La transmisión de patógenos humanos a los arrecifes de coral será estudiada por investigadores de la UGA




La propagación de enfermedades letales de animales a humanos ha sido durante tiempo un asunto de gran preocupación para las autoridades de la salud pública. Sin embargo, ¿qué hay de las enfermedades que se propagan en sentido contrario, de los humanos a la fauna salvaje? Un equipo multidisciplinario de investigadores de la Universidad de Georgia (UGA) ha sido galardonado con una beca de cinco años de 2 millones de dólares en Ecología de Enfermedades Infecciosas de la Fundación Nacional de Ciencia y los Institutos Nacionales de Salud para estudiar el primer caso conocido de una 'zoonosis inversa' que implica la transmisión de un patógeno humano a un invertebrado marino, el coral de cuerno de alce (Acropora Palmata).
La enfermedad de la viruela blanca (Serriatosis de Acróporas) ha devastado totalmente los arrecifes de coral del Caribe y Florida Keys y se cree que es responsable de gran parte de la pérdida del coral desde 1996. La enfermedad de la viruela blanca está causada por una cepa de la bacteria intestinal común Serratia marcescens que causa la infección serratiosis. Históricamente, muchas enfermedades emergentes tales como el SIDA y el Ebola han llegado procedentes del mundo natural. Los investigadores están preocupados de que la transmisión de la Serratia marcescens de humanos al coral cuerno de alce pueda indicar el comienzo de un nuevo fenómeno de enfermedades que saltan de los humanos a la fauna salvaje.
El equipo de la UGA investigará los mecanismos de transmisión de la enfermedad de la viruela blanca y los factores que llevan a su aparición en los animales marinos. 'Esta bacteria ha saltado de un vertebrado a un invertebrado, de terrestre a marino y de un medio ambiente anaeróbico a uno aeróbico,' dice James W. Porter, decano asociado en la Escuela de Ecología Odum y líder del equipo. 'Saltos triples como este son poco comunes.' Comprender los modos de transmisión permitirá a los científicos intentar predecir los futuros impactos de las enfermedades y empezar a desarrollar estrategias eficaces de control.
El alcance de la investigación del equipo se extenderá más allá obteniendo un entendimiento del impacto de la enfermedad de la viruela blanca en el coral cuerno de alce y como combatirla. La fuente más probable del patógeno para los arrecifes de coral está en los desechos humanos no tratados, de manera que el estudio explorará también la intersección de las prácticas de salud pública y las consecuencias medioambientales de salud.
'Esta investigación no sólo aborda la protección medioambiental sino también los determinantes socio-ecológicos de protección de las zonas costeras,' dice Porter. 'Esto incluye el coste de la infraestructura del tratamiento de aguas residuales. Dada la dependencia de muchos países del Caribe en el turismo, este estudio aborda un sistema de enfermedad de gran importancia económica y de preocupación de salud pública para países en vías de desarrollo.'
El entendimiento del proceso de transmisión es crítico, sin embargo Porter señala que el estudio tiene implicaciones más amplias. 'Incorporando el papel de las prácticas de uso de la tierra y la calidad del agua en nuestros modelos medio ambientales de prevalencia de la enfermedad y transmisión, este proyecto tendrá particular importancia para las actividades de desarrollo sostenible y los estudios de capacidad de carga de zona costera en todo el mundo,' dice. 'El elemento modelo de este estudio relaciona transmisiones de enfermedad con la calidad del agua, variabilidad del clima y patrones de densidad de la población humana. Esperamos mostrar que si mejoras los sistemas de eliminación de aguas residuales terrestres, entonces aumentas la supervivencia de aquellos recursos naturales económicamente importantes como son los arrecifes de coral.' 
Fuente: Oceansentry.org

Entradas populares de este blog

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

¿Cuánto tiempo nos queda? El informe de la ONU en 60 segundos

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques