Repercusiones del seminario de ética




Peter Hartmann, Coordinador Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida
 
El miércoles pasado se realizó en Coyhaique el seminario de Ética para el Desarrollo de Aisén, con excelentes panelistas y la notable participación de un público predominantemente juvenil, lo que le dio un marco esperanzador en que las nuevas generaciones recojan el guante.
 
Asimismo, igual de notoria fue la ausencia de autoridades gubernativas -inclusive municipales- y del empresariado, lo que puso la interrogante del porque evitan o se sustraen de informarse y debatir sobre estos temas básicos para el desarrollo regional. ¿Es que estaban todos pegados a la tele siguiendo el rescate de los mineros? ¿Es que este tema no les importa? ¿Es que acaso creen que el desarrollo no requiere de base ética? ¿Es que no necesitan información? ¿A que le temen; a su conciencia acaso? ¿O es que aquí nos encontramos nuevamente con lo que el Obispo Luis Infanti definió muy bien como ╲privatización de la ética╡ (o sea la ética ╲a la pinta╡ y conveniencia de cada cual)?
 
A propósito, una de las conclusiones del seminario fue precisamente aquella de la responsabilidad del Estado en no asumir el rol que por ética  le compete tanto en acción como en omisión.  
 
La verdad es que el nivel intelectual y tema poco usual para nuestra región del seminario, con parte del público no acostumbrado a esto, llevó a que algunos lo encontrasen aburrido. Esta claro que aquí no había farándula ni carrete con los que muchos se anulan echándole la culpa al sistema. Igual esperamos esta parte del público haya logrado sacar algo en limpio.
 
En cuanto a los organizadores, quedamos bastante contentos y aunque lamentamos que parte de los participantes invitados se restase, creemos haber logrado gran parte los objetivos que nos habíamos trazado, en especial aquel de tener mayor claridad en estos temas y poder encararlos responsablemente.
En alguna medida en este seminario se podía encontrar también respuesta a la pregunta de sobre como enfrentar y superar la crisis de civilización, a lo que convocó a debatir en la misma biblioteca, para el día siguiente, un grupo de connotados ciudadanos. En todo caso, desde hace décadas nosotros no nos quedamos en diagnósticos ni quejas y desde entonces levantamos y venimos trabajando y defendiendo la propuesta por Aisén Reserva de Vida, modesto aporte en la oportunidad al cambio por un mundo mejor.
 
En lo demás, quedo claro que el expositor más polémico del seminario fue Roberto Lastrico, aunque dejase en claro que su intención era la de provocarnos. Y si bien me pareció que su aporte podría haber sido mayor de otra forma, creo que vale tratar de entender su mensaje sobre que la ética no solo es exigible al empresariado (menos aún con descalificaciones) y que quienes tenemos visiones críticas las debemos fundar informadamente y dar el ejemplo en coherencia, consecuencia y propuesta.
 
Está claro que no se puede exigir y criticar lo que no nos damos el trabajo de no hacer en casa. Al respecto, en lo personal, me comprometo a actuar para intentar el traslado de la termoeléctrica de Chile Chico, ubicada peligrosa y molestamente en plena área urbana al lado del hospital y comisaría, habiendo viento suficiente y hasta una turbina eólica como para reemplazarla, al menos parcialmente. Por otra parte, llamó la atención lo desinformado que estaba el propio provocador (lo que el asumió), una persona de la elite supuestamente mas informada del país y lo que es un síntoma preocupante de que la información que se emite desde la campaña Patagonia sin Represas y quienes propugnamos la recuperación de las aguas, no esta llegando (cerco comunicacional y quien sabe que otras razones de por medio) a destino, al menos no a ese estrato ligado a los tomadores de decisiones.
Por último, a modo de epílogo o moraleja del seminario, hecho que ya por si solo justificó su realización, cabe destacar lo contentos que se sintieron las y los concejales de Tortel presentes al percatarse de lo apegado a la ética que ha sido su actuar ante acciones poco éticas de HidroAysén en su comunidad.
 
-------------------
 

 
MIRA QUIEN HABLA (De financiamiento internacional)
Por: Carlos Pérez Alvarado
 
Otro de los argumentos reiterados en forma majadera que emplean para descalificar a la oposición, no sólo el máximo ejecutivo de Hidroaysén, Daniel Fernández y sus funcionarios, sino gran parte de los que están de acuerdo en que las represas de Endesa-Colbún o las de Energía Austral (y todas las que vengan) se construyan, se relaciona con el financiamiento de la campaña "Patagonia sin represas". Fernández ha declarado estar muy preocupado por el origen de los dineros destinados ˆsegún él- a una gigantesca operación publicitaria destinada a desacreditar una iniciativa, recordémoslo, casi cinco veces mayor que Ralco y que afectaría no sólo a Aysén sino que a otras 7 regiones del país con un tendido de 2 mil Kms de líneas de AT.
 
Como caja de resonancia estas acusaciones son replicadas a través de todos los medios disponibles por los partidarios hasta llegar a la opinión pública a las que se quiere hacer creer que existe una verdadera conspiración internacional ecologista y ambientalista profunda que busca, por lo bajo, impedir el desarrollo de nuestra región de Aysén, como si estuvieran poseídos por la maldad de negar mejores condiciones de vida a sus habitantes.
 
Es bien conocida la táctica de meter a toda la oposición a un proyecto energético tan amenazante como éste en un mismo saco. Así como todos los que estaban en contra del régimen militar eran "comunistas", todos los que no quieren que se concreten ideas que atentan contra el medio ambiente, la cultura y sociedad, son frecuentemente considerados como ambientalistas radicales y asociados, todos y sin distinción, con un oscuro gringo llamado Douglas Tompkins que, además se opone al camino a Puerto Montt y tiene al país cortado en dos, etc. Esas estrategias comunicacionales, reduccionistas y simplistas, en la práctica son muy difíciles de contrarrestar, especialmente a través de los medios de comunicación nacionales o regionales; Es la mejor herramienta que utilizan los intereses corporativos aquí y en la quebrada del ají y su vez la mejor demostración de quien es en realidad el que gasta más plata en publicidad, en imagen o en relaciones públicas.
 
Yo no hablo por nadie, aparte de mí, pero estas personas debieran poder demostrar esas afirmaciones con pruebas contundentes. ¿Acaso han visto una fila de gente esperando en una ventanilla su pago por haber marchado bajo la lluvia intensa del 5 de junio en Coyhaique? ¿Ha sabido de alguien que recibió unos pesos por poner una calcomanía en la ventana de su vehículo? ¿Por qué toda la gente que se opone tendría que simpatizar con Tompkins? Son miles los que no comulgan o ni siquiera conocen ideas tan polémicas como la ecología profunda pero que igualmente participan de PSR. ¿Cómo podrían ser ambientalistas, financiados por organizaciones internacionales, el matrimonio Gallardo Pizarro que salió en un reportaje de C-13 compartiendo con el empresario Roberto Fantuzzi?; obviamente ellos son contrarios porque no quieren ver el campo y su cementerio familiar bajo el agua.
 
¿Por qué ellos creen que todo se tiene que hacer por dinero y les cuesta concebir que exista gente que salga a la calle a manifestar su descontento, por convicción, por un compromiso personal, sin pensar en retribuciones de ningún tipo más que un lugar mejor para las generaciones futuras, tal como ocurrió durante la lucha por la reconquista de la democracia. A lo mejor la razón es que ellos no podrían juntar a centenares de personas desfilando gratuitamente en favor de las represas y, de modo indesmentible, ellos sí extienden jugosos cheques de cuentas en dólares venidas de España, Suiza, Canadá o Italia en forma de becas, camisetas de fútbol o cuadernos para los niños de Villa O´Higgins con el logotipo de Hidroaysén impreso en la tapa. Lo más absurdo de todo es que justamente muchas de las personas que reciben esas gratificaciones o "incentivos" son las que acusan a los otros de ser financiados desde el exterior.
 
¿Cómo no va a ser incongruente que el Director de la Radio Ventisqueros, el Sr. Joaquín Real, escriba una columna en un semanario regional con el objetivo claro de criticar a la oposición y acusarlos de recibir fondos de "mecenas desconocidos" cuando su medio se niega a cubrir las numerosas y emotivas manifestaciones de PSR y hace como si no existieran, en cambio difunde sin sacarles una coma programas y noticias redactadas por los equipos de prensa de Hidroaysén y Energía Austral, además de la publicidad todos los días del año. Los opositores, aparentemente, no cuentan con recursos para contratar ni el 10% de los espacios que les pagan esas empresas foráneas a esa radioemisora. ¡Por favor!
 
Aunque difícil de advertir, esa propaganda contratada intenta además hacer ver como algo "malo" el oponerse. Usando las poquísimas herramientas que permite la legislación chilena, hecha a la medida de los grandes inversionistas transnacionales, la contienda es tremendamente desigual y no pueden compararse las cantidades de recursos que invierten esas corporaciones en mejorar la imagen de sus proyectos con el fin de hacerlos parecer como perfectos. Es una verdadera vergüenza que en nuestro país, con la complicidad de la mayoría de los medios de comunicación tanto centralistas como locales, se criminalice el espontáneo rechazo que generan estos emprendimientos destructivos en circunstancias que en muchos países desarrollados (esos mismos que ellos suelen poner de ejemplos) es nada menos que el propio Estado el que financia a los grupos de oposición e inyecta recursos para garantizar la mayor objetividad en la información, la promoción de consultas y los debates públicos, incluso esos gobiernos contratan un EIA alternativo al de las empresas.
 
Y, finalmente, si no hubiese sido por esa "molesta" oposición que se manifiesta y seguirá manifestando, aunque les duela a los grupos de poder, esta descabellada idea de instalar, hasta ahora, OCHO mega represas y quizás doble tendido hasta el norte de Chile, Endesa-Colbún y Xstrata, silenciosamente ya estarían construyendo sus centrales. Lógicamente ellos querían que nadie se enterara del tema y con la excusa de haber cumplido con la institucionalidad, sin oposición, sus represas ya habrían sin aprobadas sin demora hace meses y, de paso, se hubieran ahorrado muchísima plata en tanta parafernalia comunicacional y falsa RSE.
 
http://www.radiosantamaria.cl/rsm/component/content/2517.html?task=view 

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques