Sociedad Civil japonesa contra una planta nuclear al lado de Hiroshima





Una coalición de ONG de la sociedad civil japonesa luchan desde hace 28 años contra las intenciones de una compañía energética (Chugoku Electric Power Company) de construir una central nuclear muy cerca de Hiroshima, la primera ciudad de la historia bombardeada con una bomba atómica, en 1945, y que significó la muerte de más de 100.000 personas al instante y cientos de miles más a medio y largo plazo.


La gravedad del asunto, en primer lugar, es que se trata de apostar aun más por la peligrosa, insostenible y no renovable enrgía nuclear.
Pero en segundo lugar, las intenciones de las autoridades japonesas es que esta planta se construya en Kaminoseki, en el Parque Nacional del mar interior de Seto (ver web), el cual es un punto caliente con una de las mayores concentraciones de biodiversidad de Japón.

El movimiento ciudadano ha estado luchando contra el proyecto durante años, llamando la atención del gobierno sobre las gravísimas consecuencias que tendría para la biodiversidad y los ecosistemas la construcción de esta central.

Por un lado, evidentemente toda el área construida sería arrasada, pero también los tendidos eléctricos serían un impacto masivo sobre los ecosistemas. El peor impacto, no obstante, es el vertido de agua a alta temperatura al mar interior que producen las plantas de generación eléctrica a partir de su sistema de refrigeración. Este vertido puede potencialmente acabar con la mayor parte de especies en una amplia zona alrededor del punto de vertido, y eventualmente alterar de forma irremediable el equilibrio ecológico de toda la zona.

La sociedad civil está protestando durante la celebración de la Cumbre de la Biodiversidad, por la enorme hipocresía del gobierno nipón que a la vez que construye la central nuclear se llena la boca de las palabras "sostenibilidad" y "compromiso por

consevar la biodiversidad".

De hecho, se da la tétrica paradoja que un solo día antes del inicio de la COP, comenzó la construcción de los primeros edificios asociados al proyecto nuclear.

Las organizaciones civiles japonesas, han desarrollado actos de protesta a la entrada del Centro de Convenciones de Nagoya, una rueda de prensa para deunciar la situación, y tienen un activista en HUELGA DE HAMBRE Y SED desde hace 7 días, para hacer evidente lo que sufrirá la naturaleza en Japón con este proyecto brutal.

Fuente: http://nonukeskaminoseki.blog132.fc2.com/

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques