El calentamiento del Ártico podría ser irreversible





Puede que lo que hemos dañado no puede ser recuperado. Hubo un tiempo, el de Roald Amundsen y Robert Edwin Peary, en el que el Ártico era un lugar de hielo y frío implacable. Aún es frío, pero quizá nunca vuelva a serlo tanto como antes. Una evaluación realizada por científicos de Estados Unidos, Canadá, Rusia y Dinamarca así lo señala.
El Ártico, descrito en el informe como de ser el 'refrigerador del planeta', está experimentando altas temperaturas, deshielo y pérdida de hielo glacial sin precedentes, dice el Informe Anual del Ártico (Arctic Report Card), un estudio conducido por un equipo de 69 científicos internacionales.
El informe dice que en Groenlandia, 'la banquisa en verano sigue descendiendo (la extensión de banquisa en verano de 2009-2010 fue la tercera más baja desde que la monitorización por satélite empezó en 1979), y el grosor sigue disminuyendo.'
'El mínimo 2010 es el tercero más bajo registrado desde 1970, sólo superada en 2008 y el récord en 2007,' añade en informe.
'Sea lo que sea que ocurra en el resto del planeta, ocurre primero en el Ártico y en mayor medida,' dice Jane Lubchenco, directora de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, NOAA.
Como informa Reuters, normalmente el aire frío se embotella en el Ártico durante los meses de invierno, pero a finales de 2009 y comienzos de 2010, los vientos llevaron aire frío del norte al sur, en vez de seguir el patrón más típico, de oeste a este. Este patrón norte-sur sólo ha ocurrido tres veces en los últimos 160 años.
'Más allá de afectar a los humanos y la fauna salvaje que habitan en la zona, la temperaturas más templadas del Ártico, el descenso del permafrost, la capa de nieve, los glaciares y la banquisa  tienen también amplias consecuencias en los sistemas físicos y biológicos en otras partes del mundo,' dice Lubchenco en una declaración.
Añade que 'El Ártico es un importante conductor de condiciones de clima y tiempo en todo el mundo y sirve como semillero y zona de alimento que sostiene poblaciones globalmente significantes de aves, mamíferos y peces'. 
En Nuuk, capital de Groenlandia, 2010 fue el año más caluroso en los últimos 138 años y cuatro glaciares perdieron más de 25,90 kilómetros cuadrados cada uno.
Los científicos hallaron evidencias de la extensión del calentamiento en el Ártico. Las temperaturas del aire se han elevado por encima de las medias globales dos veces más rápido que en las latitudes más bajas. Esto ocurre en parte debido a un proceso llamado amplificación polar, en el que el aire más cálido derrite la nieve, cuya blancura refleja la luz del sol, así como el hielo, dando paso a tierra y agua más oscura, que absorbe la luz.
Jason Box, del Centro Byrd para la Investigación Polar, citado por Reuters, dice que no hay duda de que la pérdida de los glaciares no sólo se ha incrementado sino que de hecho se ha acelerado.
La región ártica sigue templándose a una velocidad sin precedentes, impactando en la gente y  en los ecosistemas de la zona pero afectando también a regiones pobladas del hemisferio septentrional, según el informe.
El Ártico, descrito en el informe como de ser el 'refrigerador del planeta', está experimentando altas temperaturas, deshielo y pérdida de hielo glacial sin precedentes, dice el Informe Anual del Ártico (Arctic Report Card), un estudio conducido por un equipo de 69 científicos internacionales.
El informe dice que en Groenlandia, 'la banquisa en verano sigue descendiendo (la extensión de banquisa en verano de 2009-2010 fue la tercera más baja desde que la monitorización por satélite empezó en 1979), y el grosor sigue disminuyendo.'
'El mínimo 2010 es el tercero más bajo registrado desde 1970, sólo superada en 2008 y el récord en 2007,' añade en informe.
'Sea lo que sea que ocurra en el resto del planeta, ocurre primero en el Ártico y en mayor medida,' dice Jane Lubchenco, directora de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, NOAA.
El informe también destaca la evidencia de que temperaturas atmosféricas más elevadas en el Ártico contribuyen a cambios en la circulación atmosférica más al sur, con el invierno 2009-2010 en el hemisferio septentrional, mostrando una conexión entre su frío y nevadas extremas y los patrones de viento ártico.
'Más allá de afectar a los humanos y la fauna salvaje que habitan en la zona, la temperaturas más templadas del Ártico, el descenso del permafrost, la capa de nieve, los glaciares y la banquisa  tienen también amplias consecuencias en los sistemas físicos y biológicos en otras partes del mundo,' dice Lubchenco en una declaración.
Añade que 'El Ártico es un importante conductor de condiciones de clima y tiempo en todo el mundo y sirve como semillero y zona de alimento que sostiene poblaciones globalmente significantes de aves, mamíferos y peces'. 

Fuente| www.reuters.com
Fotografía | Mila Zinkova
Traduccion Oceansentry.org

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia