Brasil: Pese al verso oficial repetido por la mayoría de los medios... la deforestación del Amazonas aumentó casi el 1.000% en 2010









La deforestación en la región amazónica aumentó el año pasado en un 994% respecto al 2009, según un informe del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonia (AMAZON) de Brasil.
El informe, resultado de un estudio satelital de la organización no gubernamental, difundido ayer, asegura que en un año se perdieron 175 kilómetros cuadrados de selva, lo que significó una emisión de millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.
Según el AMAZON, en enero de 2011 la cifra asciende a los 83 kilómetros cuadrados, auque el número podría ser mayor, pues el análisis solo comprendió cerca del 30% de los territorios, ya que la abundancia de nubes impidió abordar el resto.
La mayoría de las veces, las investigaciones que realiza el AMAZON divergen de los oficiales.
De acuerdo con el informe del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil, hubo un aumento de deforestación en diciembre del año pasado, sin embargo, considera que la deforestación total en 2010 es bastante insignificante desde 1988.

RIA NOVOSTI

---------------------------------------------------------------------


La deforestación del Amazonas es mucho peor de lo que se creía



EFE


La deforestación en toda la cuenca del río Amazonas, considerada el gran pulmón del mundo, es peor de lo que se creía hasta ahora, según un estudio que publica la revista Science. Las actividades humanas están degradando la selva amazónica al doble del ritmo estimado previamente. Considerada la cuenca fluvial más grande del mundo, la región amazónica es un gigantesco ecosistema de selvas tropicales sobre una extensión de 7 millones de kilómetros cuadrados. También se le considera como la reserva biológica más rica del mundo, con millones de especies de insectos, plantas, pájaros y otras formas de vida, muchas de las cuales todavía no han sido registradas por la ciencia. Pero más allá de eso, la cuenca es la que regula el clima de casi toda América del Sur y sus árboles son los grandes procesadores de dióxido de carbono y suministradores de oxígeno. La investigación, realizada por científicos de la Institución Carnegie, de Washington, señala que esa riqueza está bajo amenaza y que el principal factor de la deforestación es la tala indiscriminada de árboles, a lo que se han sumado ahora las actividades de la industria maderera en la región. Hasta ahora, los métodos basados en las imágenes proporcionadas por satélites sólo detectaban las extensiones de terrenos en las que los árboles habían sido talados para dar espacio a las granjas o los pastizales. Sin embargo, un nuevo método de imagen por satélite desarrollado por los científicos de la Institución Carnegie, encabezados por Gregory Asner, ha logrado determinar niveles más precisos de la deforestación amazónica.
Talas selectivas
El método llamado Sistema de Análisis Carnegie Landsat, en cuyo desarrollo también participó la NASA, permitió a los científicos identificar muchas zonas donde la floresta tropical ha sido reducida a través de lo que calificó como "una tala selectiva". En este tipo de deforestación sólo se cortan ciertas especies de árboles comercializables y los troncos se transportan a los aserraderos ubicados fuera del campo. Para detectar y cuantificar ese tipo de árboles, en los cinco estados madereros más importantes de la Amazonía brasileña, los investigadores aplicaron el sistema que les permite analizar cada uno de los píxel de la imagen producida por tres satélites. A través de ese análisis lograron determinar el porcentaje de tierra con floresta y sin floresta dentro de cada punto de la imagen. "Este método nos brinda un mapa increíble de la ubicuidad pero difusa variedad de las perturbaciones que existen en Brasil o en cualquier selva tropical", afirma Asner en el artículo.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques