Nueva Zelanda: el kakapo y el possum, dos extremos de la supervivencia





Solemos decir que todo es relativo. Para mí, la ubicación de Nueva Zelanda no lo es: queda en el fin del mundo. Estas islas son para mí el ejemplo perfecto de la frase “está lejos” y si algún lugar del planeta conserva todavía el aspecto que tenía la Tierra cuando nosotros no la habitábamos, es ese lugar.
El aislamiento en el que se encuentran las islas que conforman Nueva Zelanda les ha permitido conservar especies animales que parecen de otro tiempo, como esa simpatiquísima ave que es el kiwi. Y ha permitido a otras especies más familiares para los humanos mantener costumbres que nos dejan atónitos, como los pingüinos que anidan en los densos bosques de la Isla del Sur.
Los dos extremos de la supervivencia tienen lugar en estas islas. Cuando los humanos todavía no las habitaban, el kakapo era una especie muy exitosa. Ser un loro que no vuela, que anida en una madriguera, que llega a pesar hasta cuatro kilogramos y sólo se reproduce si hay suficiente comida, lo que puede pasar cada varios años, no parecían ser amenazas insuperables.
animales de nueva zelanda


El humano y los depredadores que éste introdujo en su hábitat, desde gatos hasta ratas, sí lo fueron. Actualmente sólo hay 91 ejemplares de este loro, todos clasificados, que sobreviven en la Isla Chalky y en la Isla Codfish. Su situación, de supervivencia en el límite de la extinción, contrasta con la de éxito rotundo de una especie no nativa que ha logrado poblar Nueva Zelanda hasta ser considerada una peste: el possum.
Se cree que los primeros possums fueron traídos por el hombre a Nueva Zelanda en 1837. Su origen: Australia. Islas cercanas, pero islas al fin, no comparten todas las especies y el equilibrio de la misma especie no es igual en todas. Es así como, en Australia, el possum está protegido. En Nueva Zelanda, en cambio, tuvo tanto éxito reproduciéndose que hoy su población es estimada en 30 millones.
Mientras que en Australia los árboles endémicos tienen defensas contra este marsupial, en Nueva Zelanda carecen de ellas. El possum come el alimento y hogar de las especies nativas de aves. Todo esto, con la tranquilidad que da no tener depredadores naturales.

Vía | www.kcc.org.nz


Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques