¿Espejitos de colores o finalmente están poniendose las pilas con la energía solar?




Amonix 7700: generador de energía solar por concentración fotovoltaica que reduce los costos de la energía renovable


El nuevo generador de energía solar de concentración fotovoltaica Amonix 7700, que ya empieza a usarse en el ámbito industrial en Estados Unidos, está llevando los precios de la electricidad de origen solar a tarifas que compiten seriamente con las del gas natural. El problema con la energía solar fotovoltaica es su alto costo en infraestructura y la necesidad de amplios espacios para instalar los paneles receptores, pero el Amonix 7700 parece haber superado esos escollos.
El Amonix 7700 puede producir un megavatio de electricidad en sólo cinco hectáreas, el doble de energía por hectárea que cualquier otro concentrador solar. En el laboratorio, sus celdas han sido capaces de convertir la energía solar en electricidad utilizable a una tasa de 41,6%, un récord mundial, según los creadores del generador, entre los que se cuenta el Laboratorio Nacional de Energía Renovable del Departamento de Energía de Estados Unidos.
Fuera del laboratorio -es decir, en el mundo real- las celdas del Amonix 7700 han conseguido una eficiencia de 31% a nivel del módulo y de 27% a nivel del sistema en el campo. Parecen ser los resultados más altos conseguidos hasta ahora por un concentrador fotovoltaico -también conocido por sus siglas en inglés, CPV- operativo. Sus concentradores ópticos pueden intensificar hasta 500 veces la luz y dirigirla hacia unas 7560 pequeñas células fotovoltaicas.
El clásico generador fotovoltaico usa espejos para concentrar la luz solar en receptores y así calentar un fluido que, luego de varios pasos, se convierte en electricidad. El nuevo generador de Amonix es diferente, pues utiliza una tecnología exclusiva de concentración fotovoltaica.
Para quienes no sean expertos en la materia, os explico lo que me han explicado a mí: un concentrador es como una lupa enfocando luz en un punto, es un colector que puede dirigir energía solar hacia un área reducida, aumentando la intensidad energética. Normalmente son enormes campos de espejos alineados hacia un objetivo que procesa la energía para su aprovechamiento. Lo que propone Amonix es simple, a mayor aprovechamiento del espacio para generar electricidad menor coste de producción.
El Amonix 7700 es fácil de instalar, no hay que preparar el terreno con cimientos especiales, lo que minimiza el impacto sobre el medio ambiente. A diferencia de otros sistemas, no requiere agua para la producción de energía. Según el fabricante, su vida útil es de unos cincuenta años.

Vía | www.earthtechling.com
Fotografía | www.amonix.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento