Día de la Victoria para las Ballenas en el Océano Antártico







Escrito por Sea Shepherd Conservation Society   

Es oficial. La flota ballenera japonesa ha abandonado el Océano Antártico, al menos por esta temporada. Y si regresan la temporada que viene, la Sea Shepherd Conservation Society estará preparada para reanudar sus esfuerzos para obstruir y paralizar las operaciones balleneras japonesas ilegales.
'El Nisshin Maru hizo un significativo cambio de curso inmediatamente después de que el gobierno japonés hiciera oficial que la flota ballenera había sido llamada,' decía el Capitán Alex Cornelissen desde el Bob Barker. '¡Parece que se va!"
El barco de Sea Shepherd Bob Barker ha estado persiguiendo al buque factoría japonés Nisshin Maru desde el 9 de febrero, haciendo imposible para los balleneros seguir con sus operaciones balleneras ilegales.
'Tengo una tripulación de 88 personas felices de 23 países distintos, incluyendo Japón, absolutamente emocionados de que los balleneros se estén dirigiendo a casa y que ahora el Santuario de Ballenas del Océano Antártico sea efectivamente un verdadero santuario,' decía el Capitán Paul Watson.
Los barcos de Sea Shepherd Steve, Irwin, Bob Barker y Gojira, permanecerán en el Océano Antártico para escoltar los buques japoneses hacia el norte. 'No abandonaremos el santuario de ballenas hasta que el último buque ballenero haya partido,' decía el Capitán del Gojira Locky MacLean.
'Es una gran victoria para las ballenas,' decía el Capitán Watson. 'Pero no lo hemos hecho solos. Sin el apoyo de la gente de Australia y Nueva Zelanda no hubiéramos podido realizar estos viajes durante siete temporadas desde los puertos australianos y neozelandeses. Estamos agradecidos al Senador Bob Brown y al partido australiano de los Verdes. Estamos muy agradecidos al Sr. Barker por darnos el barco que cambió completamente nuestros esfuerzos para echar a la flota japonesa de estas aguas. Estamos muy agradecidos a todo el personal y voluntarios en tierra, seguidores y tripulaciones de barco. Estamos agradecidos a la armada de Chile y al gobierno de Francia por su apoyo. Es un día muy feliz para la gente de todas partes que ama a las ballenas y a nuestros océanos."
Es oficial, la matanza de ballenas en el Santuario de Ballenas del Océano Antártico ha acabado por esta temporada y los balleneros no han podido conseguir ni un 10% de su cuota. Sea Shepherd estima que este año han sido salvadas más de 900 ballenas.
'Es un gran día para las ballenas,' decía Laura Dankin natural de Canberra, jefe de cocina del Steve Irwin. '¡Y es un gran día para la humanidad!   Fuente: Sea Shepherd Conservation Society
Más información en http://www.facebook.com/seashepherdespana


------------------------------------------


Caza de ballenas, ¿más cerca del fin?

Ayer recibíamos con alegría la noticia de que Japón había suspendido el programa ballenero para esta temporada. Y hoy con más calma, nos preguntamos... ¿llegaremos a ser testigos del fin de la caza de ballenas en la Antártida? ¿podremos verlo con nuestros propios ojos?...¡ojalá!


Aunque la agencia pesquera no ha hecho una comunicación oficial, las rumores indican que los barcos están poniendo rumbo de vuelta a Japón. Hoy en día la caza comercial de ballenas está obsoleta y su final debería ser incuestionable.  

Las ballenas están protegidas, de hecho hay una prohibición mundial sobre la caza comercial. Algunas especies de ballenas están en peligro de extinción. Además existen normativas que prohíben el comercio internacional de especies en peligro de extinción. Muchas áreas de nuestros mares son reconocidas internacionalmente como santuarios de ballenas. Pero, sin embargo, tras años de impune captura podemos haber puesto en peligro especies de caza en los lugares que hemos creado para su protección, los santuarios, concluyendo esta atrocidad sin sentido al vender su carne en el mercado en Japón.

Esta historia empieza hace mucho tiempo con un rechazo de la mayoría de la sociedad hacia la caza de ballenas en la Antártida, cuando por primera vez se mostró al mundo entero como un arpón mataba a una y otra ballena, y se consiguió crear el Santuario de la Antártida. Sin embargo, hay países que han estado burlando los acuerdos internacionales y los esfuerzos de conservación. Japón ha estado gastando grandes cantidades de dinero de los contribuyentes, directa e indirectamente, para defender y apoyar un programa de caza de ballenas pagado con los impuestos.

Tanta burla parece que no está funcionando, está empezando a salir la verdad. El año pasado la flota ballenera japonesa zarpó más tarde que nunca, y con menos buques. Estaba claro, esta pesquería está abocada al fracaso y era previsible que este año regresaran a casa antes.
 
Mientras la flota ballenera se queja por su vuelta a puerto, esta misma empresa guarda 6.000 toneladas de carne de ballena, y aún se atreven a decir que ¡las cazan con fines científicos! Para que os hagáis una idea, 6.000 toneladas son 1.000 rorcuales aliblancos. El colmo del absurdo, Japón justifica su caza por fines científicos, cuando hay ya miles de estudios de ballenas sin necesidad de matarlas, y por si no encuentran otra razón, hablan de la demanda de esta carne en Japón. ¡Pero si tienen ya 6.000 toneladas!

Enfrentamientos en alta mar, indignación pública mundial, vergüenza política, especulación en los medios de comunicación por la compra de votos en la Comisión Ballenera Internacional, y la denuncia de Greenpeace al destapar el desfalco de esta industria sin escrúpulos cometido por el Gobierno japonés.

La compañía que realiza la caza de ballenas, afronta unas dificultades económicas brutales, a esto hay que sumarle que la mayoría de los ingresos procedían de la venta de carne de ballena, y esta venta está bajando. La caza de ballenas tiene sus días contados, y nos alegramos, porque parece que por una vez va a ganar la naturaleza a esta raza “in-humana”.

Pero hay que tener cuidado, no vaya a pasar como con los monstruos de las pelis de terror malas. Hay que asegurarse bien de que has acabado con el “bicho” antes de darle la espalda. Cambiar las cosas dentro del propio gobierno de Japón y de su sociedad es la mejor manera de asegurarse de que el monstruo no vuelva a salir cuando nos demos la vuelta.



Celia Ojeda, campaña de Océanos

---------------------------------------------------------------

ONGs CHILENAS CELEBRAN SUSPENSIÓN DE CAZA DE BALLENAS PERO BUSCAN PROHIBICIÓN TOTAL


Luego que Japón anunciara que adelantará el término de su temporada de caza, El Centro de Conservación Cetácea afirmó que "es el momento de redoblar los esfuerzos diplomáticos y de la ciudadanía mundial para detener definitivamente esta irracional y vetusta práctica". Mientras Ecoceanos señaló que los países conservacionistas deben avanzar en modernizar la CBI y terminar con resquicios legales que permiten la matanza de estos cetáceos.


Santiago de Chile, (Ecoceanos/CCC)--
El Centro de Conservación Cetácea y Ecoceanos celebraron este miércoles el anunció del gobierno japonés de suspender sus operaciones de caza de ballenas en aguas del mar austral, pero anunciaron que es necesario avanzar hacia el respeto integral a la moratoria y los santuarios de ballenas.
Los balleneros japoneses suspendieron su actividad en la Antártida a raíz de las presiones ejercidas por organizaciones ambientalistas y luego que los gobiernos latinoamericanos elevarán una carta formal a Japón, en que lo instan a no seguir usando el resquicio legal de “caza científica” para eliminar a las ballenas.
El anuncio japonés se produce un día después que la Armada de Chile anunciara que mantendría vigilancia sobre la nave ballenera Nisshin Maru que inesperadamente cambio su rumbo para dirigirse hacia la Península Antártica, cerca de las aguas jurisdiccionales de nuestro país.
El vocero de la Agencia de Pesca de Japón anunció que el buque-factoría ballenero "Nisshin Maru" paralizó sus capturas el día 10 de febrero por seguridad, ante "las agresivas prácticas" del grupo conservacionista Sea Shepherd. En estos momentos se considera el retorno de otros tres barcos de la flota ballenera con una tripulación total de 180 marinos que capturaban cetáceos en aguas del santuario ballenero austral.
Frente a esta suspensión de caza de ballenas, Elsa Cabrera del Centro de Conservación Cetácea (CCC) desde la isla de Chiloé, Chile, señaló que “es el momento que los paises conservacionistas redoblen sus esfuerzos diplomáticos y que la ciudadanía mundial demande el cierre definitivo de la caza de ballenas, en concordancia con la moratoria adoptada por la mayoria de los miembros de la cbi hace 25 años. En pleno siglo 21 resulta inaceptable la conducta abusiva de Japón frente a la conservación de especies marinas y la gobernanza de la región antártica.”
Por su parte Juan Carlos Cárdenas de Ecocéanos indicó que “lo que ha sucedido en aguas antárticas cercanas a Chile, demuestra que sólo una voluntad tenaz de lucha de las organizaciones ciudadanas ha llevado a Japón a retroceder temporalmente. Esperamos que los países Latinoamericanos y de El Caribe logren, antes de la próxima reunión de la Comisión Ballenera Internacional, tomar acciones concretas para que ésta haya sido la última campaña Antártida del Nisshin Maru, y poder cerrar los vacíos legales existentes que permitan la urgente modernización de la CBI”.
En tanto, Cosme Caracciolo, de la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach), afirmó que "Cosme "el abandono temporal de las operaciones de "caza cientifica" de Japón en aguas antarticas, es la mas clara evidencia del debilitamiento de esta destructiva industria, dejando en claro el visionario logro que significó la prohibición absoluta de caza en aguas jurisdiccionales chilenas mediante la Ley 20.293 del 2008, resultado de la campaña ciudadana “Chile 2008, Santuario de Ballenas” que lideró Conapach junto al Centro de Conservación Cetacea y Centro Ecoceanos"

RECHAZO INTERNACIONAL COMIENZA A DAR FRUTOS

La caza de ballenas ha reportado a Tokio constantes críticas y acciones de rechazo de la opinión pública internacional, lo que incluyen una denuncia de Australia ante la Corte Penal Internacional de La Haya y la fuerte declaración de rechazo del bloque de países Latinoamericanos y de El Caribe agrupados en el "Grupo de Buenos Aires" por ocultar, bajo supuestos fines de caza científica, motivaciones meramente comerciales.
En los últimos años, las operaciones japonesas en aguas del santuario austral se han complicado progresivamente por la presión ejercida por embarcaciones de los activistas anti- balleneros, lo que provocado la irritación del gobierno de Japón.
El ministro portavoz de Japón, Yukio Edano, lamentó hoy las tácticas obstruccionistas contra la expedición "científica" nipona y dijo que pedirán a otras naciones que tomen medidas en su contra. Japón, Islandia y Noruega son los únicos países que continúan capturando ballenas. El país asiático realiza desde 1987 expediciones a aguas de la Antártida bajo supuesto interés científico, a cargo del Instituto de Investigación de Cetáceos. Japón abandonó la caza comercial de ballenas en 1986 debido a la implementación de una moratoria internacional. Sin embargo un año después retomó las operaciones de caza bajo un programa con fines científicos, aprovechando los vacíos legales existentes en la Comisión Ballenera Internacional (CBI), ante el escepticismo y críticas de los países y organizaciones ambientalistas .

JAPÓN YA NO CONSUME BALLENAS 

El consumo de carne de ballena ha venido cayendo sostenidamente en Japón. Durante el 2009 fueron comercializadas sólo 4.200 toneladas, en comparación con las 230.000 ton. de 1962. Ello ha significado elevadas reservas de carne de ballena almacenadas en Japón, que en agosto pasado alcanzarón la cifra record de más de 6 mil toneladas. Todo esto evidencia el desinterés del pueblo japonés por el consumo de carne de cetáceos.
De las mil ballenas que Japon se autoimponía como cuota anual de caza, se ha ido reduciendo paulatinamente a poco más de 500 ballenas minke o rorcuales aliblanco el 2008 y a 507 cetáceos capturados el 2010, un 60 por ciento de su objetivo, debiendo suspenderse dicha expedición por 31 días debido a las presiones de la flota ecologista de Sea Shepherd.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques