El ciclón Yasi da un nuevo golpe a la Gran barrera de coral australiana




Estar bajo el agua no los ha protegido de Yasi, el temible ciclón que arrasó recientemente el noreste de Australia. Todo lo contrario, quizás los corales hayan sufrido un durísimo golpe del que les va a costar mucho reponerse, eso si lo consiguieran.
Con la llegada de Yasi, voló por los aires el optimismo de los científicos sobre la supervivencia de la Gran barrera de arrecifes. Y no es para menos, teniendo en cuenta que este monstruoso vendaval de máximo nivel (categoría 5 sobre 5 en la escala Saffir-Simpson) se produce apenas semanas después de que los desbordamientos arrojaran desechos tóxicos a sus cristalinas aguas.
Los científicos temen destrozos en la zona cercana a la ciudad de Cairns, una de las más dañadas y puerta de entrada al arrecife. En concreto, y aunque es demasiado pronto para evaluar la magnitud de los daños, los expertos marinos advirtieron que las estructuras de coral han sido perjudicadas por rachas de viento de alrededor de trescientos kilómetros por hora.
“Los ciclones dañan los arrecifes”, explica Nick Graham, investigador de la Universidad James Cook:
Tienden a ser particularmente nocivos en las aguas poco profundas, por lo que puede romper los corales y matar las áreas de coral vivo, provocando una reducción de la cobertura de coral. Pero lo peor es que esto luego puede tener un efecto en cadena. (Traducción libre)
El calentamiento y la acidificación de los océanos vinculados al cambio climático los ha hecho más vulnerables, y ello dificultará que su ecosistema se recupere del ciclón. Así, su mermada capacidad de recuperación hará que la recuperación le lleve mucho más tiempo del normal, opina el profesor Ove Hoegh-Guldenburg, Director Global de la Universidad de Queensland.
Hoegh también recalca el aumento de la frecuencia de los ciclones tropicales del más alto poder destructor, como Yasi, relacionándolo con el calor de los océanos y el calentamiento global. A su juicio, ello puede tener impactos muy negativos en los arrecifes de coral y en su capacidad para regenerarse.
De la misma opinión es John Merson, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, para quien el cambio climático y el aumento de la temperatura del océano es la principal amenaza de los corales. “A largo plazo, no serán los ciclones los que acaben con ellos sino el calentamiento del agua, cuyo poder para decolorarlos los eliminará totalmente.”

Vía | news.yahoo.com
Fotografía | mikebaird

----------------------------------------------------------

Los arrecifes de coral podrían desaparecer en el 2050

Su magia, su valor ecológico, su existencia misma. Todo acabará en cuatro décadas, pronostican los expertos. Desaparecerán por completo los arrecifres de coral, cediendo a la presión del cambio climático, la contaminación y la pesca excesiva, entre otras amenazas. Sólo la toma de medidas urgentes podría salvarlos.
Un panorama tan negro, el acabose total para los arrecifes de coral del mundo se ha fechado para el año 2050, a menos que se reaccione en serio y desde ya, evitando que sigan deteriorándose advirtió el más reciente informe del National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA).
El informe detalla los enemigos que más fuerte pegan a estas selvas marinas: la acidificación de las aguas y el aumento de su temperatura, el transporte marítimo, la pesca excesiva, el desarrollo costero o la escorrentía agrícola. Y deja bien a las claras, al mismo tiempo, que el reto es tremendo, imposible quizás.
Su desaparición también dejaría sin medio de vida a cientos de millones de personas, algo que ya está ocurriendo a pequeña escala, pues el calentamiento de los mares ya ha causado grandes daños a los corales, blanqueándolos, “dejando al descubierto sus esqueletos blancos”, dice el informe.
Salvarlos supondría recorrer un largo camino, exigiendo una reacción tanto global como a nivel local, es decir, todos tendríamos que estar por la labor de minimizar sus amenazas. Su desaparición no sería de un día para otro, por supuesto. Según el informe, más del 90 por ciento de los arrecifres se verán seriamente amenazados en el 2030 y casi todos peligrarán en el año 2050.

Vía | news.yahoo.com
Fotografía | eutrophication&hypoxia

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia