Documental: Los Guerreros de Qiugang




Los Guerreros de Qiugang va sobre gente normal que tuvo que luchar una batalla extraordinaria. Va de Zhang Gongli, un agricultor del pueblo de Qiugang, al este de China. Y de sus vecinos, convertidos en aliados en la lucha porque el gobierno central del país, los medios de comunicación y las organizaciones no gubernamentales prestasen atención a su problema: la contaminación, producida por una planta química, se estaba tragando al pueblo.
La casa y los campos de Zhang se encuentran cerca de las orillas del río Huai, a medio camino entre el río Yangtze y el río Amarillo. En 2004, empresas privadas se hicieron cargo de una antigua empresa que había producido pesticidas y colorantes en Qiugang. A medida que la producción de la planta química aumentaba, las aguas negras comenzaron a brotar e inundar los campos de Qiugang. Los peces murieron, los cultivos se dañaron y muchos aldeanos cayeron víctimas del cáncer.
Cuando sus propios campos ya no pudieron ser cultivados, Zhang presentó una demanda contra la fábrica. Perdió, y entonces comenzó una campaña de oposición que duró cinco años. Este documental nos recuerda otros episodios de oposición popular por razones ecológicas, algo poco visto en China. En noviembre de 2009, por ejemplo, una multitud se aglomeró frente a la sede del Gobierno en Guangzhou para protestar contra la construcción de una planta incineradora de basura. Ese mismo año, el plan de construcción de una refinería de petróleo en un distrito de gran riqueza ecológica a lo largo del río Perla fue trasladado a una zona menos poblada debido a la oposición pública.
Es lo que tiene el ser humano. Se le puede utilizar a marchas forzadas y sin derecho a pataleo para incrementar la riqueza. Pero una vez que ha alcanzado cierto bienestar económico, se siente en el derecho de exigir otro tipo de bienestar: el de la calidad de vida y el que le permite enfrentarse a sus gobernantes para obtenerla. El Partido Comunista debería haberlo visto venir, para eso tiene en el poder más de 50 años.

Vía | www.warriorsofqiugang.com
Fotografía | www.warriorsofqiugang.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques