Japón cazó este año 177 ballenas con “fines científicos”


    •    El país nipón ha finalizado su temporada estival de pesca de ballenas en el Pacífico con la captura de 43 rorcuales Minke y 134 rorcuales sei. Algunas oenegés, como Sea Shepherd, denuncian la pesca comercial encubierta
 
La flota pesquera japonesa ha capturado 177 ballenas en el Océano Pacífico, frente a la costa noreste del archipiélago, durante una misión de verano que despertó la ira de los defensores de los animales. Tres buques especializados partieron en junio, según lo previsto, y capturaron 43 ballenas Minke –rorcual aliblanco– y 134 rorcuales sei, también conocido como rorcual de Rudolphi o rorcual norteño– tal y como indica la Agencia de Pesca japonesa.
La caza letal de ballenas es “necesaria” para estimar la cantidad de potenciales capturas a largo plazo, justificó la agencia, cuyo objetivo es “reanudar la pesca comercial”, según palabras del funcionario Kohei Ito.
Japón sostiene que el objetivo de la captura de estas ballenas es contribuir a la gestión de los recursos marítimos a partir del análisis del contenido de sus estómagos, cuyos resultados serán transmitidos a la Comisión Ballenera Internacional (CBI).
Japón firmó la moratoria sobre la caza de ballenas, de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) pero la practica para realizar investigaciones, no sólo cerca de sus costas en el Pacífico sino también en la Antártida.
Esta posición la denuncian las organizaciones de defensa de los cetáceos y varios países, que consideran que Tokio usa deshonestamente una excepción de la moratoria de 1986.
En el 2014, la Corte Internacional de Justicia ordenó a Tokio que detuviera la caza en aguas antárticas, ya que no cumplía los criterios científicos exigidos.
Marco legal
La Comisión Ballenera Internacional (CBI) determinó el fin de la caza comercial de ballenas, a través de una moratoria internacional que se hizo efectiva en la temporada 1985-1986
Japón canceló su campaña de invierno 2014-15 pero reanudó la caza de ballenas al año siguiente como parte de un programa modificado.
La Antártida fue escenario de enfrentamientos entre balleneros japoneses y defensores de los cetáceos hasta que la organización ambientalista Sea Shepherd anunció el mes pasado que renunciaba al acoso de los balleneros japoneses en el sur y reconoció sus propios límites frente a la potencia marítima nipona.
Noruega, que no reconoce la moratoria internacional de 1986 a la que se ha opuesto, e Islandia son los únicos países del mundo que se dedican abiertamente a la caza comercial.
Japón, por su parte, está tratando de demostrar que la población de ballenas es lo suficientemente grande para sostener la reanudación de la caza comercial.
Japón trata de demostrar que la población de ballenas es lo suficientemente grande para reanudar la caza comercial.
El consumo de ballenas tiene una larga historia en Japón, un país pesquero donde los cetáceos han sido cazados durante siglos. La industria ballenera creció después de la Segunda Guerra Mundial, trayendo proteínas animales a los habitantes del país.
Sin embargo, la demanda de carne de ballena por parte de los consumidores japoneses ha disminuido considerablemente en los últimos años, por lo que, a excepción de los profesionales del sector, se duda del sentido de las misiones científicas.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/natural/20170927/431596785526/japon-caza-ballenas.html - Imagenes: Balleneros japoneses trozean una ballena tras su captura (Getty Images/ Koichi Kamoshida)- Uno de los tres buques especializados que partieron el 14 de junio y capturaron 43 ballenas Minke y 134 rorcuales boreales con 'fines científicos' (AFP) - Ballenas muertas a bordo de un barco factoría japonés en aguas del océano antártico (Sea Shepherd)

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques