jueves, 16 de abril de 2009

Organización indígena critica reunión sobre indígenas aislados




Niña yaminahua, Río Yurúa, Perú
©
La organización indígena nacional de Perú, AIDESEP, ha criticado duramente la reunión convocada recientemente por el Gobierno sobre la creación de nuevas reservas para indígenas aislados. 

A pesar de haber recibido una invitación para asistir a la reunión, al presidente de AIDESEP, Alberto Pizango Chota, no se le permitió la entrada. “Recibí una carta para esta reunión y dejé claro que iba a participar. Nosotros somos los que sabemos acerca de los derechos de los pueblos indígenas”, dijo Pizango.

Una de las decisiones que se adoptaron durante la reunión fue crear una “Comisión Multisectorial” sobre pueblos indígenas aislados en la que sólo se permite participar a un representante indígena. AIDESEP ha calificado dicha medida como una “burla”.

Igualmente se dispuso “aceptar las propuestas para la creación de las nuevas reservas” para indígenas no contactados, pero no se adoptó ninguna medida específica para crearlas en realidad. Esto ha sido descrito como un “truco sucio” por parte de AIDESEP. Las propuestas para las reservas se presentaron por primera vez al Gobierno hace años. 

La reunión, que se celebró la semana pasada en Iquitos, ciudad situada al norte de Perú, fue coordinada por el departamento de asuntos indígenas del Gobierno peruano, INDEPA. En total, las cinco nuevas reservas abarcarían más de 4 millones de hectáreas.

Survival estima que hay alrededor de 15 pueblos indígenas aislados en Perú. Todos viven en las regiones más remotas y aisladas de la selva amazónica.
Entre ellos están los cacataibo, los isconahua, los matsigenka, los mashco-piro, los mastanahua, los murunahua (o chitonahua), los nanti y los yora.
Múltiples amenazas
Todos ellos se enfrentan a terribles amenazas, que afectan a sus tierras, a su modo de vida y, últimamente, también a sus vidas. Si no se hace nada, posiblemente desaparezcan por completo.
Los pueblos indígenas aislados son extremadamente vulnerables a cualquier forma de contacto con foráneos, ya que no tienen inmunidad frente a las enfermedades occidentales.
El derecho internacional reconoce que los indígenas son dueños de sus tierras y su derecho a vivir en ellas como elijan.
Tras el primer contacto, es frecuente que más del 50% de una tribu muera. A veces, todos mueren.
El Gobierno peruano no está respetando el derecho internacional, así como tampoco lo hacen las empresas que invaden las tierras indígenas.
Una buena razón para permanecer aislados
Todo lo que sabemos acerca de estos indígenas aislados pone de manifiesto que buscan mantener su aislamiento.
En las pocas ocasiones en que se les ha visto o encontrado, han dejado claro que quieren que les dejemos en paz.
A veces reaccionan de forma agresiva, como forma de defender su territorio, o dejan señales en la selva advirtiendo a los foráneos que se mantengan alejados.
Los indígenas han sufrido una violencia terrible y enfermedades traídas por los foráneos en el pasado. Para muchos, este sufrimiento continúa hoy día. Obviamente, tienen muy buenas razones para no querer el contacto.

Jorge, un hombre murunahua contactado en los años 90, recuerda la tragedia del primer contacto de su pueblo con los madereros.

¿Qué podemos hacer al respecto?
Survival está instando al Gobierno peruano para que proteja a los indígenas aislados y no permita las exploraciones de petróleo, talas u otra forma de extracción de los recursos naturales de las tierras indígenas.
El Gobierno debe reconocer a los indígenas como los propietarios de su tierra.
En la década de 1990, tras una campaña de Survival en colaboración con la organización indígena local FENAMAD, la petrolera Mobil se retiró de un área habitada por pueblos indígenas aislados en el sureste de Perú.

Por favor, ayúdanos a luchar por los derechos de las personas más vulnerables del mundo.