Canal interoceánico en Nicaragua, la ‘polémica’ está servida


El plan de la construcción del canal contempla dragar el lago Nicaragua a casi el doble de su profundidad actual. Eso podría causar sedimentación en el río San Juan, cuya ribera sur está en territorio costarricense. 

Costa Rica quiere que Nicaragua le informe sobre el potencial impacto ambiental del canal interoceánico que está construyendo, un proyecto de 50.000 millones de dólares que rivalizaría con el Canal de Panamá, dijo el martes el presidente costarricense Luis Guillermo Solís Rivera. El plan de la construcción del canal contempla dragar el lago Nicaragua a casi el doble de su profundidad actual. Eso podría causar sedimentación en el río San Juan, cuya ribera sur está en territorio costarricense. "Es por eso que le pedimos a Nicaragua que nos diga cómo estaban planeando prevenir la sedimentación del río San Juan. No hemos recibido esa información", dijo Solís durante una conferencia de prensa en Ginebra. "Lo único que queremos es información sobre el posible impacto ambiental en Costa Rica. Además de eso, esperamos que les vaya bien", dijo Solís durante una conferencia de prensa en Ginebra. Nicaragua anunció el comienzo de los trabajos del canal en diciembre. En esa ocasión, el gobierno del presidente Daniel Ortega dice que el canal de 278 kilómetros -que comenzaría a operar alrededor del 2020- impulsará un crecimiento económico anual mayor al 10 por ciento. La construcción de la nueva vía interoceánica estará a cargo de HK Nicaragua Canal Development Investment Co Ltd (HKND Group), empresa con sede en Hong Kong y controlada por Wang Jing, un empresario de las telecomunicaciones. "Nosotros entendemos que este (proyecto) no es un canal que vaya a ser apoyado por el gobierno de Pekín", agregó Solís. 
ORÍGENES DEL CANAL. 
El Canal de Nicaragua, también conocido como el Gran Canal Interoceánico, es una propuesta de construcción de una vía fluvial que conectará el mar Caribe y el océano Atlántico con el océano Pacífico a través de Nicaragua. Será una competencia directa del centenario Canal de Panamá, actualmente en proceso de ampliación. El canal irá por río hasta llegar al Lago Cocibolca (en Nicaragua) y atravesará el istmo de Rivas para llegar al Pacífico. Ya en julio del año pasadoCosta Rica reclamó al Gobierno de Daniel Ortega que presente estudios que acrediten el impacto ambiental del canal. La idea de la construcción de este canal viene de la época colonial, donde se quería aprovechar el curso del Río San Juan de Nicaragua, que desemboca en el Caribe. A principios del siglo XIX, Napoleón III redactó un artículo sobre el interés de este proyecto, y más tarde, Estados Unidos propuso varias rutas para construir un proyecto parecido al actual, aunque tuvo que abandonar los planes cuando los franceses compraron los derechos y las obras del Canal de Panamá. El Gobierno nicaragüense propuso en 2004 construir un canal que permitiría a barcos de mayor calado que los del canal de Panamá hacer su recorrido a través de Nicaragua. No obstante, no pudieron seguir adelante con la iniciativa ya que el presupuesto era de 25 mil millones de dólares, unas 25 veces el presupuesto anual del país. La consolidación del proyecto no tuvo lugar hasta julio de 2012, cuando la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó una ley que permite la construcción del canal interoceánico, una obra de 40.000 millones de dólares que durará, según se calcula, 10 años. Fue en junio de 2013 cuando el país centroamericano otorgó a China la concesión del proyecto. 
GOBIERNO DE NICARAGUA DEFIENDE EL PROYECTO. 
Frente a las críticas que está recibiendo el proyecto, el ministro y secretario privado para Políticas Nacionales de Nicaragua, Paul Oquist, asegura que el Canal Interoceánico de Nicaragua es un proyecto que "va a doblar la economía" del país y que "el impacto en Centroamérica" va a ser enorme. En una entrevista exclusiva concedida a Notimérica.com, en una visita a Madrid en febrero pasado, Oquist destacó que el beneficio económico más inmediatos del canal es que "doblará la economía" de Nicaragua de esta década, que ha sido de 11.800 millones de dólares, y que en 2020 podría alcanzar los 25.000 millones de dólares. Una estimación basada en el buen resultado en las cifras que ha brindado el canal de Panamá para este país. Sin embargo, para Oquist lo más importante es que Nicaragua "podrá reducir la pobreza extrema del 14 por ciento al 7 por ciento" y sacar de la miseria a 353.000 nicaragüenses. "Y estando con el empleo dinamizado, con los programas gubernamentales mejor financiados, estaríamos posicionados para la siguiente década", augura. Respecto a las críticas que los sectores más ecologistas han enarbolado contra la obra, que atraviesa el Lago Nicaragua --el segundo más grande de la región, después del Lago Titicaca--, Oquist reconoce que "todo proyecto tiene un impacto ambiental". Sin embargo, asegura que "se escogió la ruta cuatro porque era la que tenía un menor coste social y medioambiental, no porque fuera la más barata. No lo es". En este sentido ha indicado que el proyecto "se ha reajustado varias veces para reducir aun más el impacto" y que se está investigando cuáles serán los daños y cómo compensarlos. "Estamos estudiando como producir impactos ambientales netos positivos en ciertos partes de la obra y en el país en su conjunto a través de la reforestación masiva", señaló. 
DENUNCIA ANTE LA CIDH. 
El pasado mes de marzo, un total de 11 organizaciones y movimientos sociales nicaragüenses denunciaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos(CIDH) las "múltiples violaciones" a los derechos humanos que lleva aparejado el proyecto de construcción del Canal Interoceánico en Nicaragua. En una audiencia pública, representantes de dichas organizaciones criticaron la existencia de irregularidades en la aprobación del proyecto y sus "graves impactos" en los derechos humanos de la población, incluidos los pueblos indígenas. Al respecto denunciaron los "actos de agresión policial, intimidación militar y detención ilegal" a los que diversas personas han sido sometidas por protestar contra el proyecto, que se aprobó en un "anómalo proceso legislativo" de apenas 8 días. ep


Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia