El ambientalista que murió tras prenderse fuego frente a la Corte Suprema de EE.UU.

Wynn Alan Bruce, de 50 años y residente en el estado de Colorado, se prendió fuego el 22 de Abril, Día de la Tierra, justo en frente de la sede de la Corte Suprema de Estados Unidos. El hombre, quien practicaba el budismo, murió por las heridas sufridas en el incendio, tras ser transportado en helicóptero a una institución médica. Los hechos fueron catalogados por varios medios estadounidenses como un acto de autoinmolación en contra del cambio climático.

 
Fotógrafo y creyente budista
Más allá de su activismo, Bruce también era un fotógrafo. Tenía un estudio en Boulder, Colorado, desde hace varios años. Estudió fotografía en la Universidad Estatal Metropolitana de Denver, ubicada en el mismo estado.

Medios indican que Bruce meditaba en un centro de la organización Shambala, también con sede en Colorado.
En sus redes sociales se pueden ver publicaciones constantes sobre budismo y medioambiente.
En enero, Bruce compartió una fotografía del monje Thich Nhat Hanh, una reconocida figura que, según The New York Times, en 1965 envió una carta a Martin Luther King en la que celebra a otros monjes que se quemaron vivos para protestar en contra de la guerra de Vietnam.
Thich Nhat Hanh, comúnmente llamado el padre del mindfulness, murió en enero a la edad de 95 años. "Gracias por compartir compasión", dice la publicación que difundió Bruce en Facebook con la foto del monje
Igualmente, lo ocurrido no solo coincidió con el Día de la Tierra el pasado 22 de abril. Chris Cameron, jefe del buró de Washington del Times, detalló que en la actualidad los jueces de la Corte Suprema discuten un caso que busca restringir los poderes de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. para regular las emisiones de carbono.

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-61224946

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal

2021, el año en el que las pérdidas por desastres climáticos superan los 100.000 millones de dólares por sexta vez