Vaclav Smil: "Menos es más": Ese debería ser el mantra de la adaptación masiva"

Nathan Gardels, redactor jefe de Noema Magazine, entrevistó  a Vaclav Smil, científico y analista político checo-canadiense, para hablar de su nuevo libro, "Grandes Transiciones: Cómo se hizo el mundo moderno".

Gardels: Su libro trata de las transiciones de las generaciones pasadas a la era moderna en cuatro grandes categorías: población, alimentación, energía y economía. ¿Podría darnos una idea de estos cambios?
Smil:
Lo más importante, porque está en el fondo de todo, es la población. La demografía es el destino a largo plazo. Como los grandes cambios se producen muy lentamente, a menudo no se ven hasta después de los hechos, aunque el cambio se produce todo el tiempo.
Desde hace unos cien años hasta la década de 1970, nos preocupaba que fuéramos demasiados. La gente advertía de que millones de humanos sobrepasarían los recursos del planeta. Pero al final, no se trata del número de personas, sino de su nivel de consumo.
Muchos países occidentales tienen ahora una población decreciente. Sin inmigración, no hay ningún país occidental que pueda reemplazar su población con el tiempo. China, debido a la política del hijo único, está por debajo del nivel de crecimiento demográfico necesario para el reemplazo, e incluso en la India, el crecimiento de la población se está estabilizando. Algunos países, como Japón, Rumanía y otros países de Europa, están disminuyendo en números absolutos.
A largo plazo, todo estará determinado por el crecimiento de la población. A primera vista, eso sería bueno. Pero la presión sobre los recursos no se deriva de un menor crecimiento demográfico. Al contrario, cuanto más pequeñas son las familias a medida que ascienden en la cadena de prosperidad, más consumen. Menos se convierte en más.
Gardels: ¿La cuestión entonces no es la población sino lo que consume una población menor?
Smil:
Sí. Es el consumo. Imagínese que sólo hubiera dos mil millones de personas en el planeta, pero que todas ellas consumieran al nivel medio de los estadounidenses. Dios no lo quiera.
La gente no se da cuenta de la magnitud de las diferencias de consumo. Japón es próspero desde cualquier punto de vista, indiscutiblemente próspero; viven más que nadie. Al menos, según datos de hace unos años, consumen menos de 150 gigajulios per cápita, mientras que los estadounidenses superan los 250. China consume unos 95, India 25 y el África subsahariana 10. Si incluso mil millones de personas del África subsahariana alcanzaran los niveles de consumo de los estadounidenses, el planeta quedaría despoja

Gardels: Usted habla en su libro de la "recuperación retardada", por la que el crecimiento económico y el consumo se aceleran aún más para los países, como China, que antes se habían quedado atrás. El impulso central de la globalización proviene ahora de China más que de Occidente, especialmente a través de su proyecto "Belt and Road" para revivir las rutas comerciales de la Ruta de la Seda y extender mayores niveles de prosperidad por Eurasia y África. ¿Podrá la Tierra sobrevivir al éxito de China, que aspira a alcanzar los niveles de consumo estadounidenses?
Smil:
Probablemente no, aunque China ha intentado ciertamente alcanzar el nivel estadounidense. Hace sólo dos generaciones, China estaba en 35 gigajulios. Ahora está cerca de los 100. Y siguen planeando llegar al nivel europeo de 130 o 140 en cuanto puedan.
La pregunta es: ¿pueden otros países hacer lo que está haciendo China? La respuesta es que no es muy probable. Lugares como la India y el África subsahariana avanzan mucho más lentamente.
Gardels: Estos días se habla de un cambio decisivo hacia una economía digital a raíz de la COVID-19. ¿Podría esto ayudar a algunos países a superar las desigualdades que antes obstaculizaban el desarrollo para alcanzar cierto nivel de prosperidad?
Smil:
Ha sido un cambio, pero la gente sobrestima su impacto.
Lo fundamental es que la civilización se basa en cosas como el acero, el cemento, los plásticos, el cobre y el amoníaco para los fertilizantes. En eso no hay digitalización. Hay que extraer mineral de hierro, fundirlo y convertirlo en acero. Hay que extraer mucho carbón y utilizar grandes cantidades de energía para convertirlo en coque.
Se puede digitalizar el proceso de control, pero no la fuerza material. Eso sigue siendo lo mismo. La idea de que, de alguna manera, la digitalización está conduciendo a la desmaterialización de la economía es ridícula. El coche americano medio pesa cerca de dos toneladas. Se necesitan dos toneladas de acero, plástico y vidrio para fabricar ese coche. Puedes tener aparatos digitales en ese coche, incluso puedes estar viendo la televisión mientras conduces el coche, pero el coche está compuesto por dos toneladas de material.
A juzgar por las cifras de ventas, los estadounidenses prefieren los SUV y las camionetas. Las camionetas Ford de la serie F han sido los vehículos más vendidos durante más de 30 años. Son más pesadas que antes y cada vez las compra más gente. Así que la cantidad de materiales que se utilizan en cada vez más camiones está aumentando.
O piensa en tu teléfono móvil: pesa menos que hace 10 años, pero ahora hay miles de millones de ellos en todo el mundo. La cantidad total de materiales que se utilizan en los teléfonos móviles ha aumentado, no ha disminuido.
La gente siempre comete un error fundamental entre la desmaterialización relativa y la absoluta. Lo que importa es la intensidad energética absoluta y el uso de materiales.
Gardels: En su libro, usted advierte que las cuatro transiciones epocales en materia de población, energía, alimentación y economía que han hecho el mundo moderno están ahora en peligro por lo que usted llama la "quinta transición": la gestión de la habitabilidad de la biosfera, y el cambio climático sobre todo.
Smil:
Yo iría mucho más lejos, en realidad, que el cambio climático. Nunca me ha gustado esta idea. Llevo décadas luchando contra la idea de que el cambio climático es el único problema medioambiental. Es sólo uno de los muchos problemas medioambientales.
Supongamos que no hubiera ningún cambio climático. Supongamos que el dióxido de carbono u otros gases de efecto invernadero no tuvieran ningún efecto sobre el clima. Seguiríamos teniendo una deforestación masiva en muchos países del mundo. Seguiríamos teniendo una pérdida masiva de biodiversidad. Seguiríamos teniendo el problema de los cientos de millones de toneladas de plástico en el océano. Seguiríamos teniendo la clásica contaminación del aire. Los ecosistemas marinos seguirían acidificándose debido a la entrada de fertilizantes.
Hay muchos otros problemas medioambientales, además del cambio climático, que hay que abordar. Así que incluso sin el calentamiento global, esta biosfera no está en buena forma.
La gestión de la biosfera, por tanto, es el principal problema, porque es la única biosfera que tenemos. No vamos a colonizar Marte, a pesar del entusiasmo de Elon Musk. Seamos claros al respecto. Recuerdo que dijo que quería enviar una misión tripulada allí en 2024. Quiere lanzar enormes naves espaciales para emigrar a Marte. Quiero decir, esto es más allá de lo ridículo. Es totalmente irrisorio. Esta es la única biosfera que tenemos, y tenemos que cuidarla aquí y ahora.
Nuestra biosfera es frágil pero, afortunadamente, también es resistente. Eso es algo que mucha gente no entiende: que puede recuperarse. Sin embargo, no es menos cierto que hay ciertos niveles a partir de los cuales no se recupera. Podemos destruir bastante, y se recuperará, pero eso no puede ser eterno.
Gardels: ¿Estamos cerca del punto de inflexión cuando la cascada de daños interrelacionados alcance el umbral de no retorno? 
Smil:
No hay ningún umbral. Hay muchos umbrales diferentes. Mucha gente ha dicho que en los últimos años China se ha excedido en la explotación de sus recursos naturales. Yo dije: "No, puede que se esté colapsando constantemente en algunos lugares, pero también está mejorando constantemente en otros".
Lo mismo ocurre con la biosfera. Miren lo que hemos hecho en algunos países en materia de reforestación, sobre todo mediante plantaciones artificiales. Hay mucho de natural y sencillo en la resiliencia, sobre todo si la ayudamos. Si se abandonan los campos, los árboles vuelven a tomar el relevo. En 1997, las naciones acordaron limitar el uso de clorofluorocarbonos para reparar el agujero de la capa de ozono. Hoy, no nos preocupa mucho ese agujero.
Como muchas cosas siguen mejorando, por supuesto, muchas otras seguirán empeorando o no mejorarán en absoluto. Lo que es difícil de determinar es el efecto neto. No podría decirte si estamos mejor hoy que hace 10 años porque hay diferentes calidades y cantidades que son incomparables. Depende de en qué te centres y de cómo quieras interpretarlo. Es un proceso dinámico. Estamos mejorando y empeorando al mismo tiempo. Por eso, podemos ser indiferentes en algunos aspectos y alarmarnos en otros.


Gardels: Usted ha señalado en sus escritos que las grandes transiciones epocales han sido desiguales. Las naciones y las culturas han avanzado a diferentes ritmos y en diferentes trayectorias debido a atributos culturales específicos. Al menos en el tema del clima, existe una conciencia global sincronizada. ¿Ve usted alguna posibilidad de que surja un sentido común de "realismo planetario" para afrontarlo a escala global?
Smil:
No, porque hay mucha incertidumbre sobre el cambio climático, y con razón, porque es un asunto muy complejo. Requeriría una acción global por primera vez en la historia de la humanidad. Eso no quiere decir que tengamos que meter a Letonia o Camerún, sino que necesitaríamos que cooperaran al menos 20 o 25 de los mayores emisores, como Rusia, India, Estados Unidos, Europa, China, Brasil y los estados productores de petróleo.
Sí, todos esos países firmaron el acuerdo climático de París. Pero, ¿qué dice ese acuerdo? La gente siempre lee sólo la primera página en la que las partes "juran solemnemente" cumplir su parte. Incluso si todos cumplen sus promesas, que no son legalmente vinculantes, no será suficiente para mantener el calentamiento global por debajo del objetivo de 2 grados centígrados, y es probable que muchos países no cumplan sus compromisos. Así que no es posible estabilizar las temperaturas, ¿verdad? Lamento decirlo, pero no veo ninguna acción concertada a nivel mundial, ya que esto afectaría a las raíces del actual modelo económico de desarrollo.
Veamos las cosas como son: No hay "economía", sólo hay conversión de energía. Tu coche, tus casas con calefacción, tus vuelos a Europa... todo debe sufrir un gran golpe. A menos que inventemos algún tipo de tecnología energética milagrosa, frenar seriamente el cambio climático significa que tendríamos que reducir deliberadamente nuestro nivel de vida. Es imposible que todos los habitantes del planeta vivan como los del condado de Santa Clara en Estados Unidos y sigan teniendo un medio ambiente perfecto. Simplemente imposible.
Gardels: Así que de lo que realmente estamos hablando es de adaptación, no de mitigación.
Smil:
Por supuesto. La idea de que limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados centígrados de aquí a 2030 supondrá una diferencia suficientemente grande es una ilusión. Hay muchos documentos que demuestran científicamente que ya se está produciendo un calentamiento mucho mayor. Tenemos que admitir que el tren ha salido de la estación. Es muy probable que el calentamiento que se avecina supere los 2 grados centígrados como mínimo. Así que, sí, el realismo del que usted habla debe implicar hacer frente a la subida de los mares, las tormentas intensas, los incendios forestales perpetuos y el resto.
Gardels: ¿Cómo ve entonces la adaptación, o algún híbrido de mitigación y adaptación, que se está llevando a cabo?
Smil:
Nuestra mayor esperanza es darnos cuenta por fin de lo derrochadores que somos. Simplemente tenemos que hacer lo que yo llamo "gestión racional". Desperdiciamos hasta el 40% de los alimentos que cultivamos. Y la agricultura representa alrededor del 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero en EE.UU. Liberamos todo eso en la biosfera para cultivar alimentos, y luego desperdiciamos el 30, 35, 40% de ellos cada año, año tras año.
Ahora bien, es imposible llevar una economía con cero residuos. Pero podríamos reducir los residuos a menos del 15%. Ciertamente, menos del 30. Lo mismo ocurre con la energía para el transporte. Hace treinta años, el vehículo más vendido no era el Ford F-150, sino los coches pequeños y medianos. Desperdiciamos energía, desperdiciamos alimentos, desperdiciamos materiales... de muchas maneras.
Piensa de nuevo en los teléfonos móviles. ¿Cuál es la vida media de uno ahora? Yo no tengo uno, pero seguro que tú sí. Apuesto a que cada dos semanas recibes un anuncio sobre el cambio a uno nuevo con más artilugios y juegos. En Occidente, la gente sustituye sus teléfonos móviles al cabo de un par de años, más o menos. Estos objetos contienen cobre, vidrio, plata, oro y metales de tierras raras y consumen mucha energía, pero mucha gente los desecha sin más.
Así que una de las formas más importantes de mitigar y adaptarnos sería simplemente ser menos derrochadores en todos los niveles. Uno de mis ejemplos favoritos es el tamaño medio de una casa estadounidense. En 1950, era de unos 1.000 pies cuadrados. Ahora son de 2.500 pies cuadrados, aunque el tamaño de las familias ha disminuido. La gente tiene casas en las que ni siquiera visita algunas habitaciones. Piensa en toda la conversión de energía que se destina a los materiales y a la construcción de esa casa, por no hablar de la calefacción y la refrigeración de la misma. ¡Qué despilfarro!
Podríamos consumir mucho menos y ahorrar mucho más. Menos es más: Ese debería ser el mantra de la adaptación masiva. Porque somos muy derrochadores. Y no sólo nosotros en Occidente. También los chinos. Están engullendo todoterrenos y construyendo comunidades cerradas con grandes casas como en California.
Gardels: Así que, en lugar de centrarnos únicamente en las emisiones, que son aguas abajo, deberíamos mirar aguas arriba para frenar el consumo derrochador.
Smil:
Por supuesto. Podríamos diseñar un coche que durara 35 años si pusiéramos buen acero y buenos materiales. Podríamos hacer coches en los que el motor tuviera que ser revisado una sola vez en ese periodo.
Esto podría hacerse, sin problemas. Pero lo hacemos al revés. Diseñamos la obsolescencia. Diseñamos los residuos en nuestros productos.
Una casa es una de las inversiones más duraderas que hace la gente, pero las construimos de forma tan chapucera. ¿Tiene usted ventanas de triple cristal en su casa? Por supuesto que no. No las tengo. Casi nadie tiene ventanas de triple cristal. ¿Por qué tener ventanas de triple cristal? Porque se pierde alrededor del 30% de la energía de la casa a través de las ventanas.
Deberíamos prestar mucha atención a estas cosas. Son muy fáciles de hacer. Fabricar e instalar el aislamiento de las casas también crearía puestos de trabajo. En lugar de soñar con inventar algún artilugio ingenioso para succionar el carbono del aire -algo que tardaría muchos, muchos años, si es que ocurre-, ¿por qué no hacer algo sencillo, práctico e inmediatamente posible, listo para funcionar mañana mismo?
Parece que siempre nos empeñamos en hacer cosas más complicadas y derrochadoras de lo necesario. Hay un viejo refrán yiddish que dice que hay que rascarse la oreja derecha con la mano izquierda, pasando por encima de la cabeza y doblando la mano hacia atrás, en lugar de rascarse sólo con la mano derecha. Esto es lo que hacemos todo el tiempo: desperdiciar esfuerzo y energía sin ningún propósito. Algo tan sencillo como unas ventanas de triple cristal podría tener un efecto tremendo en la biosfera.
Gardels: Lo que dices me recuerda a la gente que se burla de la practicidad y la falta de carisma de la canciller alemana Angela Merkel. Una vez, cuando le preguntaron qué sentimientos despierta Alemania en ella, respondió: "¡Pienso en ventanas bien cerradas!"
Smil:
Es una científica. Tiene un doctorado en química cuántica. Así que seguramente entiende la termodinámica y que el aislamiento puede ayudar a salvar el planeta.
Gardels: Usted ha dicho que la naturaleza es a la vez frágil y resistente, que hay muchos umbrales que se cruzan incluso cuando se hacen mejoras. ¿Hay alguna bala de plata, sobre todo, que pueda salvar la habitabilidad de la biosfera?
Smil:
No, no hay nada de eso. Nunca. En los sistemas complejos, nunca hay una sola cosa que sea decisiva. Incluso si cumplimos el acuerdo de París, el calentamiento seguirá aumentando.
Supongamos que dejamos de vender todos los SUV. Supongamos que la gente deja de volar como un loco, como lo hacía en los tiempos anteriores a COVID. ¿Y si la gente dejara de comprar casas enormes, eliminara el desperdicio de alimentos y dejara de importar arándanos de Perú en aviones de alto consumo energético?
Ninguna de estas medidas serviría por sí sola. Esa es la naturaleza de la bestia en los sistemas complejos. Si se ataca un solo problema, afectará, digamos, a un 6% o 7% de lo que aflige a la biosfera. No hay un solo ámbito de consumo de energía o problema medioambiental en el que, si se solucionan sus problemas, desaparezca el 40% de las emisiones.
Lo que tenemos son un montón de pequeñas claves para deshacernos de un 3% al año aquí, un 6% allí y así sucesivamente. Para ensamblar tal conjunto de respuestas se requiere mucha más atención, mucha más consistencia y periodos mucho más largos de devoción al problema.
Gardels: Al final de su libro, usted escribe que en lugar de ser maximalistas simplificadores, deberíamos ser minimalistas complejizadores.
Smil: Absolutamente, lo que significa que debemos favorecer una multitud de enfoques en lugar de confiar en una solución única (y supuestamente perfecta). Y no creo que vaya a cambiar mucho después de la pandemia de COVID. La gente es un animal social. Irán a bares y cafés incluso cuando haya miles de nuevas infecciones cada día.
Puede que lleve un tiempo, pero la gente volverá a salir como loca, a volar sólo para ir a algún sitio el fin de semana. A la larga, el cambio será mucho menor de lo que la gente piensa ahora. Esa es la raíz de nuestro desafío.

Fuente: Noema Magazine 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal

2021, el año en el que las pérdidas por desastres climáticos superan los 100.000 millones de dólares por sexta vez