Las probabilidades de olas de calor en el Antártico se han multiplicado por diez

La probabilidad de las olas de calor en el continente antártico se ha multiplicado por diez desde el período 1950-1984, según un estudio de científicos del Grupo Antártico de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la Universidad de Barcelona, y el Instituto de Geociencias del CSIC y la Universidad de Lisboa. El trabajo, que publica la revista ‘Communications Earth & Environment’, del grupo Nature, ha estudiado las más intensas olas de calor registradas en la península antártica desde que existen datos, entre ellas la de febrero de 2020.

Amplificación de las olas de calor en el Antártico
El estudio confirma, por primera vez, que el cambio climático es capaz de amplificar una ola de calor en el continente antártico y concreta que la probabilidad de experimentar una ola de calor similar a la registrada en 2020 ha aumentado diez veces desde el período 1950-1984, en gran medida como resultado del cambio climático.
En el Antártico, el mes de febrero de 2020 fue normalmente cálido en la península antártica, donde hubo una ola de calor que se produjo entre los días 6 y 11, una de las más intensas de las registradas en la región, donde se midieron anomalías de la temperatura media de + 4,5 ºC y dejó un récord de temperatura en la península el 6 de febrero de 2020, con un registro de 18,3 °C en la base Esperanza.
Para cuantificar el papel del cambio climático en la magnitud de esta oleada de calor regional de seis días, los investigadores estudiaron hechos similares que hubieran sucedido en períodos pasados (1950-1984) y recientes (1985-2019).

El cambio climático y las actividades humanas
Los resultados mostraron que oleadas de calor similares a las de 2020 en la península antártica son ahora al menos aproximadamente 0,4 °C más cálidas que en el período anterior, lo que representa un aumento del 25 % en la intensidad.
Asimismo, observaron que la probabilidad de experimentar anomalías medias regionales de 6 días por encima de unos 2 °C ha aumentado diez veces desde el período 1950-1984.
Los cambios en la circulación atmosférica experimentados recientemente en la zona no son capaces de explicar el aumento de temperatura durante este fenómeno y, por eso, el estudio atribuye responsabilidades a factores antropogénicos, es decir, al cambio climático.

Fuente EFEverde
 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal

2021, el año en el que las pérdidas por desastres climáticos superan los 100.000 millones de dólares por sexta vez