“Estamos luchando contra los intereses económicos y políticos”: “El principal problema del bosque francés es su industrialización desde hace unos quince años”

El activista ambiental Vincent Olliers encargado del departamento forestal y secretario general de la sección Pirineos Atlánticos explica como la tala de arboles en Francia puede significar la erradicación de los bosques nativos... que serán remplazados por exóticas de rápido crecimiento, y... qué están haciendo las comunidades organizadas al respecto.

 Sofia Belandria
Trabajamos en varios grupos y nos centramos en determinados tipos de problemática, yo estoy a cargo del departamento forestal de los Pirineos Atlánticos, y de eso es de lo que voy a hablarles ahora, porque los problemas son múltiples y están entrelazados. 
El principal problema del bosque francés, y del bosque de los Pirineos Atlánticos en particular, porque estoy reorientando un poco, es su industrialización desde hace unos quince años. Por lo tanto, podemos oírlo en todas partes, incluso en los principales medios de comunicación. Resulta que esta industrialización ha devastado, y finalmente ha afectado, por utilizar un eufemismo, las zonas mucho antes de llegar a nuestras colinas de los Pirineos Atlánticos: por tanto, hay zonas que son martirizadas como las zonas del Morvan, o las de los Cévennes. Estamos empezando a escuchar un poco sobre ello en los medios de comunicación.
Esta industrialización tiene toda una gama de modos de operación, modos de funcionamiento: es un cambio de paradigma en la forma en que se explota el bosque. Así que aquí no voy a tratar esta parte, con toda la evolución industrial, con su lado económico, su lado financiero, etc., sino sus "consecuencias". De hecho, las consecuencias son la llegada de nuevas prácticas en el entorno forestal, la tala de árboles que siempre ha existido. Lo que es nuevo es su sistematización y luego la llegada de nuevos materiales, la llegada de nuevos métodos operativos que contribuyen a un objetivo común, que es la erradicación a largo plazo de los bosques de frondosas, porque la madera de frondosas no corresponde a la demanda en los últimos 15 años.
También allí habría todo un debate ya que estos bosques de frondosas tienen una tasa de renovación que es la de los bosques nativos, pero que ya no corresponde a las ambiciones de la versión industrial de la silvicultura que desea acortar los ciclos, y por lo tanto volver a sembrar los suelos con especies exóticas, en su mayoría resinosas, para lograr mayores rotaciones y calibrar la producción a los intereses, objetivos y requerimientos industriales.
De esta forma, todas estas prácticas, que ya están muy presentes en otros ámbitos, pero que llegan a los Pirineos Atlánticos, han motivado la creación, en los Pirineos Atlánticos y en toda la cadena pirenaica, de una red SOS Forêt, en la que SEPANSO participa activamente, y en una acción tanto local como política. Eso es lo que estoy haciendo.
Entonces como ciudadano, como asociación, es obviamente muy difícil resistirse a esta evolución porque hay: lobbies económicos, sindicatos de terratenientes, e incluso agencias estatales en algunos aspectos, que permiten esta tala selectiva, que se sustenta en la voluntad política y puramente económica.
El Plan Nacional Forestal de la Madera (PNBF), que es, por lo tanto, un plan a diez años, de cómo se organizará el bosque a lo largo de diez años, que se desarrollará entre los años 2016 y 2026, preveía que las extracciones de madera aumentarían en un 25% en comparación con la década anterior.
Por lo tanto, la prioridad de todos los interesados, aparte de los protectores del medio ambiente y de los bosques naturales que somos, todos los demás, contribuyen a este objetivo común.
Este objetivo común se llama la crianza de la madera (entender, los árboles son talados).
    •    Por lo tanto, es muy complicado resistirse a esta visión, por lo que hay una serie de iniciativas aquí y allá, entre las cuales se encuentran:
    •    Por un lado, en el bosque público de las comunas, en el bosque privado de los propietarios, en las uniones de propietarios, pero es muy complicado porque estamos yendo en contra de la corriente del discurso evidentemente dominante,
    •    Hay iniciativas para adquirir determinados terrenos, por parte de ciertos grupos de propietarios que se fijan objetivos que no tienen carácter de explotación industrial,
    •    Existe la posibilidad de promover una serie de métodos silvícolas, que se denominan silvicultura blanda: por ejemplo, la silvicultura inteligente irregular, que permite preservar la cubierta vegetal de un terreno a pesar de su explotación, es decir, que permite conservar un cierto número de árboles de todas las especies presentes en el terreno y de todas las clases de edad. Así que el terreno sigue siendo un bosque a pesar de su explotación,
    •    Existe un método bien conocido en la industria forestal llamado método PRO SILVA que ha llevado a este tipo de prácticas anteriormente.
    •    Y luego está la identificación (este es un gran trabajo) y la preservación de los llamados bosques viejos. Incluso en los Pirineos, y en los Pirineos atlánticos medios, y pronto en los Pirineos catalanes, observatorios de bosques antiguos. Por lo tanto, son individuos o grupos de individuos los que, bajo la protección de France Nature Environnement, la gran asociación nacional que agrupa a asociaciones como la nuestra, se han fijado la tarea de identificar los bosques antiguos, que corresponden a un cierto número de criterios (es un bosque que no ha sido explotado, que no ha sido entropezado durante un cierto número de años, y en el que todavía hay muchos árboles de todos los diámetros, grandes bosques, árboles senescentes, árboles muertos en el suelo a un bosque, como nos imaginamos el bosque fantasmatizado). Por lo tanto, es posible que estos bosques ya no sean muy difíciles de evaluar. Está en progreso.
No pueden ser más del 5 al 2% del territorio dependiendo de las zonas, por lo que hay una urgencia vital de preservarlas en relación con su biodiversidad, en relación con el momento de los beneficios ecosistémicos que proporcionan, al igual que todos los bosques, pero éste en particular, y también en relación con el valor patrimonial que representan. No obstante, las motosierras también están ocupándose de ellos.
De modo que se trata de una urgencia importante, para la que organismos como el Conservatorio de Espacios Naturales, cuya vocación es esa, trabajen con más urgencia en la actualidad.
Evidentemente, formamos parte de todos estos modos de conservación, pero estamos en las primeras fases y, una vez más, estamos luchando contra intereses económicos y políticos sobredimensionados, por lo que sigue siendo bastante complicado.
Así que lo positivo que puedo decirles es que pueden unirse a nosotros porque estamos luchando duro y necesitamos aliados.

Cortesía de Pressenza Traducción Soledad Imbago
Fuente: https://www.elciudadano.com/medio-ambiente/estamos-luchando-contra-los-intereses-economicos-y-politicos-vincent-ollier/08/20/

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

Ola de calor en Kuwait supera los 70º C al sol y derrite autos