La ONU presentó el primer Atlas del medio ambiente y Argentina sale mal parada



Es el primero sobre América Latina. Argentina está en el top ten de países con problemas de preservación. Preocupan los glaciares, la erosión y la escasez de bosques.


La ONU presentó hoy en Panamá el primer Atlas latinoamericano sobre medio ambiente y la Argentina sale mal parada. Las malas noticias vienen de la mano de la falta de políticas que ayuden a la preservación del ecosistema, en especial de los glaciares, tal como anticipó Clarín ayer

A través de más de 200 imágenes, en su mayoría tomadas por satélite, el "Atlas de un ambiente en transformación", presentado hoy por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), ilustra los cambios ambientales que está registrando América Latina y el Caribe, además de analizar casos particulares mostrando la evolución de una misma área en distintas fechas. Cuatro de esos casos tienen como protagonista a la Argentina.

"La degradación de tierras y la deforestación avanzan en un país en el que más del 80% de las actividades productivas son agrícolas, ganaderas y forestales. En la actualidad, más de 60 millones de hectáreas están sujetas a procesos de erosión de suelos que van de moderados a graves", comienza diciendo el Atlas sobre la Argentina.

La escasez de bosques es otro de los problemas que resalta el Atlas en su resumen sobre el país: "La cobertura boscosa era apenas del 10,3% del total del territorio nacional en 2006, lo cual estaría acercando el país a formar parte del listado de naciones con cobertura forestal reducida, según la definición de FAO".

Glaciar Upsala

"El cambio climático está impactando con fuerza a los glaciares del Campo de Hielo Patagónico Sur", explica el PNUMA en este trabajo sobre uno de los mayores glaciares.

Las imágenes satelitales presentadas en el Atlas permiten observar un "severo retroceso" de este campo de hielo. "El Upsala, segundo glaciar más largo de Sudamérica (870 km² de extensión y 60 km de longitud), ha perdido el 3,7% de su superficie en sólo 19 años. Los brazos de este glaciar (ver las áreas violetas en la foto de 2005) se están debilitando y el frente se está retrayendo considerablemente producto del derretimiento (señalado en colores más verdes y azules en la imagen)".

"Una parte de la pérdida de espesor de los glaciares se debe a la propia dinámica del hielo y a la variabilidad del clima, pero los aumentos de temperatura y algunas anomalías pluviométricas ocasionadas por el calentamiento global profundizan su derretimiento", explica el Atlas.

"El debilitamiento de los glaciares genera impactos negativos, como la pérdida de biodiversidad y de masa forestal en los ecosistemas que dependen de ellos, además de inundaciones y sequías", subraya.

Salta

Esta provincia es otro de los casos de estudio. En el Atlas se destacan los dos tipos de bosques que tiene Salta: "la Selva Tucumano-Boliviana (o Yungas) y el Parque Chaqueño (o Chaco Seco), que representan más del 50 por ciento de la superficie boscosa del país".

"El avance de la frontera agrícola es una de las principales causas de la deforestación en Argentina; en 2006, de acuerdo a la Secretaría de Política Ambiental de Salta, la deforestación en los departamentos de Anta, San Martín y Orán representó el 80 por ciento de la pérdida de bosques en la provincia", afirma.

"Entre 1998 y 2002 la provincia perdió 194.389 ha de bosques, que implica una tasa de deforestación anual de 0,69 por ciento y, según los últimos datos de la Unidad de Manejo del Sistema de Evaluación Forestal de la Nación, el proceso se agravó entre 2002 y 2006, con una tasa de deforestación anual de 1,54 por ciento", agrega.

Aimogasta

Esta localidad es la cuna del olivo en la provincia de La Rioja y una de las zonas que preocupan al PNUMA. "Aimogasta es un centro olivícola, comercial y turístico. En la región, la expansión de la frontera agrícola ha generado serios procesos de degradación de los recursos naturales. La principal consecuencia radica en la escasa disponibilidad del agua de riego y en el aprovechamiento inadecuado del recurso, provocando graves efectos de erosión hídrica, eólica, salinización y pérdida de biodiversidad", dice el Atlas. Hay que sumarle que "el incremento reciente de la exploración y/o explotación minera propone una nueva amenaza a los recursos naturales y la competencia por el recurso agua".

Pico Truncado

El Atlas repasa la historia de la ciudad santacruceña, vinculada al descubrimiento, auge y caída de la industria petrolera. "Recientemente, con el alza de los precios del crudo, algunas compañías han regresado y traído consigo una fuerte migración de obreros de otras regiones, creando tensiones con los obreros locales desempleados.

En las imágenes satelitales que muestra el Atlas, "se observan los campos petrolíferos, donde las grandes bombas extraen el gas y el petróleo a través de perforaciones, ya existentes en 1975 y en mayor cantidad para 2010. En la imagen de 2010 (ver fotos), se observa también el crecimiento de la ciudad".

Silvia Giada fue oficial del PNUMA encargada de la presentación del Atlas. "Muchas publicaciones similares hablan y muestran textos o gráficos que son difíciles de entender porque no muestran los cambios de los cuales se está hablando", lo que sí ocurre con el uso de las imágenes por satélite en esta publicación, indicó.

No obstante, señaló que el documento es solo una muestra de lo que ocurre en la región en materia ambiental, porque hay otras temáticas que ocurren comúnmente, como la deforestación, el crecimiento humano y de los glaciares, pero cuyos efectos sólo son presentados en algunos países.

Otros hallazgos importantes que se muestran son los cambios profundos que se registran en la agricultura, el incremento en la explotación minera, en el uso del agua dulce y la degradación de los ecosistemas costeros.

Con este material se busca generar una reflexión sobre las acciones futuras y las políticas públicas necesarias para hacer realidad un desarrollo más sostenible para la región.

El libro se estructura en tres partes: las dos primeras recogen información regional, mientras que la tercera detalla problemas ambientales de importancia en cada país y analiza 65 casos nacionales específicos.

Las más de 200 imágenes, mapas y gráficos recopilados permiten apreciar la urbanización acelerada y sin la planificación adecuada.

De igual forma, el cambio de uso del suelo, la pérdida de biodiversidad y la degradación de las áreas costeras, son otros de los problemas ambientales que evidencia el Atlas, que se puede consultar en Internet y tiene un vínculo con Google Earth.


Clarin.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia