Los humanos consumimos anualmente 25% de la producción de plantas de la Tierra


Puede que seamos cada vez más avanzados tecnológicamente, pero seguimos siendo tan dependientes como siempre, si no más, del mundo natural que nos rodea. Por ejemplo, en 1995 los humanos consumían 20% de todas las plantas que crecían en el planeta. Desde entonces y hasta 2005, el consumo global anual de plantas ya era de 25% de toda la producción de plantas. Y la tendencia de esa tasa de consumo es hacia arriba, con regiones como Norteamérica y China en las que tanto el consumo per capita como la población están aumentando.

Esa es la principal conclusión de un estudio realizado por un equipo de investigadores de NASA, liderado por Marc Imhoff, del Centro Espacial Goddard. Los resultados son apenas una parte de la investigación cuyo objetivo final es determinar los límites de la producción de los ecosistemas y el impacto de una tasa de aumento del consumo.

El grupo utilizó datos de satélites de la NASA para crear un registro de varios decenios de producción vegetal (desde 1982 a 2007) que establece una línea de base de la productividad de la tierra. Pero son los datos de consumo, estimados a partir de informes sobre Agricultura y Alimentación de las Naciones Unidas, los que revelan cómo el consumo esta cambiando nuestro paisaje.

Tal vez el hecho más significativo de estos datos, que se refiere a las tendencias futuras, es que tanto el consumo total debido al crecimiento de la población, como el consumo per cápita están aumentando. Esto es, según Imhoff, un crecimiento no lineal. Aunque la producción de vegetales varía de año en año, dependiendo del clima, las tendencias de la demanda crecen de manera continua y preocupante.

Muchos se preguntarán porqué la NASA esta involucrada en un proyecto así, cuando debería estar construyendo naves espaciales y satélites. Robert Wolfe, un científico del Instituto Goddard involucrado en el estudio, lo ilustra muy bien: en este caso la nave espacial es la Tierra, de aquí en adelante es responder a las preguntas típicas de una investigación de esta agencia y buscar soluciones. Descubrir las necesidades esenciales y los efectos de los seres humanos en esta nave espacial. ¿Cuántos alimentos y productos se necesitan? ¿Qué sucede con los residuos? ¿Dónde estará el suministro de energía?.

Vía | www.nasa.gov
Fotografía |
NASA

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques