Agrotoxicos en Argentina: periodismo de pacotilla...


Longobardi el rey poroto

"Longobardi, vaya a vivir a Malvinas Argentinas, al barrio de Ituzaingo anexo, a pueblitos de Entre Ríos, etc, y cumpla con su rol de periodista "en serio" en vez de hablador de pacotilla. Para hablar hay que saber, y Ud. demuestra no sólo saber muy poco de lo que pasa en su país sino que es un hipócrita mentiroso e irrespetuoso con los que luchan por la salud de todos los argentinos”. Estas declaraciones pertenecen a la profesora Alicia Jardel, luego que el periodista de Radio Mitre observara descalificadoramente a las personas y organizaciones que llevan adelante el bloqueo a la planta de Monsanto en Córdoba. Jardel se pregunta a quién defiende Longobardi ? a Monsanto ?. Longobardi habría insistido en que los militantes estaban encapuchados y con palos, cosa que no es cierto.

Para Jardel Longobardi es pagado por sus silencios y mentiras. Y continúa “las Madres de Ituzaingo anexo o todos los habitantes que han sido contaminados por agrotóxicos, gracias a este modelo agro exportador que deberían hacerle un juicio por calumnias y por sus denuncias canallescas”. Longobardi manifestó en reiteradas oportunidades su oposición a los grupos que manifiestan por distintas cuestiones, y en especial a aquellos que obstaculizan la inversión. Sin embargo en este caso en particular el tema es más complejo. 
Por otra parte el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, en diálogo conCadena 3, se mostró a favor de una consulta popular para la instalación de la planta de Monsanto en Malvinas Argentinas. “Cuando llega un empresa a Córdoba nunca hago nada para que se vaya, todo lo contrario, porque es empleo para la gente”, indicó.
En el caso de Monsanto, explicó: “Hubo una presentación de impacto ambiental donde no se explica qué van a hacer con los residuos y con algunos efectos que podrían ser contaminantes, y se lo rechazó”.
“Al mismo tiempo, hemos presentado una ley en la Legislatura, que ha sido debatida, y es una ley de convivencia ambiental, es decir, yo como ciudadano tengo derecho a opinar si quiero que una determinada empresa se instale o no en el lugar que elegí para vivir”, expuso De la Sota.
Respecto a esta norma, expuso: “Nuestra ley prevé la realización de audiencias y si éstas no fueran suficientes para ponerse de acuerdo, existe la posibilidad de un plebiscito donde cada localidad diga ‘quiero y no quiero’”.
“Con el intendente de Malvinas Argentinas coincidimos y, si la Legislatura aprueba esta ley, la primera aplicación que va a tener es en el tema Monsanto”, anunció.
En ese sentido, señaló: “Convocaremos primero a una audiencia con todas las fuerzas vivas, los ambientalistas, la empresa, y si no alcanza, el intendente va a poder convocar a los ciudadanos a que digan que se quede o que se vaya”.
Fuente e imagenes: medioymedio.com.ar

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

¿Cuánto tiempo nos queda? El informe de la ONU en 60 segundos