Gran Bretaña: MIENTRAS GREENPEACE MIRA, CAMERON Y SALMOND SE DISPUTAN EL PETRÓLEO DEL MAR DEL NORTE

Malas noticias para las banderitas de Greenpeace. Aberdeen, la capital petrolera del Mar del Norte, es en estos momentos el tablero de ajedrez donde el primer ministro del Reino Unido David Cameron y el ministro principal escocés, Alex Salmond disputan el oro negro. En una calculada estrategia, los dos líderes convocaron a sus ministros en la ciudad portuaria, separados por apenas diez kilómetros, para dirimir el 18 de septiembre del 2014,si Escocia debe ser o no un país independiente. Pero además lo que está en juego es el petróleo. En este sentido Alex Salmond, reiteró su promesa de crear un fondo de petróleo similar al de Noruega, alimentado todos los años con el 10% de los ingresos por impuestos hasta llegar a los 40.000 millones de euros.
Salmond acusó al Gobierno central de Londres de "haber dilapidado el petróleo del Mar del Norte" y recordó que las reservas de crudo supondrían 300.000 libras por cada escocés (unos 370.000 euros), que "estarían mucho mejor gestionadas por nosotros".
"Tenemos la experiencia y la capacidad para administrar nuestro gas y nuestro petróleo", recalcó. "No necesitamos que siga viniendo nadie de Londres para echarnos más y más sermones".
El choque dialéctico entre Londres y Edimburgo, en el campo de juego del Aberdeen, estuvo precedido del informe de Sir Ian Wood, una de las figuras más respetadas de la industria, advirtiendo que las reservas estimadas son de 15.000 a 24.000 millones de barriles de crudo y que hay que poner un orden en el actual caos de las 300 compañías que se reparten la explotación del tesoro oculto bajo el Mar del Norte.
Por su parte David Cameron prometió la creación de un nuevo organismo regulador para "facilitar, catalizar y derribar las barreras" que impiden sacar todo el provecho posible a la bonanza petrolera. El primer ministro británico aseguró que la producción en los campos del Mar de Norte podrá incrementarse entre el 4% y el 10% "bajo el paraguas de una las diez mayores economías del planeta".
Cameron insistió en que la permanencia en el Reino Unido "es la mejor garantía frente a la volatibilidad del mercado" y aseguró que los escoceses serán los primeros en beneficiarse si se consigue reimpulsar la producción, que tocó techo en 1999 (y que hasta ahora ha supuesto 40 billones de barriles extraídos).
"Sinceramente pienso que en la cuestión del petróleo, como en todas las otras cuestiones, nos conviene seguir formando parte de la gran familia del Reino Unido", recalcó Cameron tras su primer y simbólico encuentro en suelo escocés con sus ministros.

Fuente: medioymedio.com.ar

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques