El mismo meteorito que fulmino de la faz de la tierra a los dinosaurios deparó bosques prósperos de hoja caduca


Aplicando fórmulas biomecánicas a un tesoro de miles de hojas fósiles de angiospermas, plantas con flores a excepción de las coníferas, el equipo fue capaz de reconstruir la ecología de una diversa comunidad próspera de plantas durante un periodo de 2,2 millones de años que abarca el evento del impacto cataclísmico, que se cree que acabó con más de la mitad de las especies de plantas que vivían en ese momento.
El impacto del meteorito que acabó con los dinosaurios hace 66 millones de años diezmó los árboles de hoja perenne, de crecimiento lento, más que sus pares de hoja caduca, que son de rápido crecimiento. Esta es la conclusión de Estados Unidos, y cuyos resultados se publican en la revista 'Plos Biology'.
Los investigadores encontraron evidencia de que después del suceso, angiospermas de hoja caduca de rápido crecimiento reemplazaron en gran medida a sus compañeros de hoja perenne, de crecimiento lento. Ejemplos de angiospermas de hoja perenne, como el acebo y la hiedra, tienden a preferir la sombra, no crecen muy rápido y sus hojas son de color oscuro. "Cuando te fijas en los bosques de todo el mundo hoy en día, no ves muchos bosques dominados por plantas con flores de hoja perenne", afirma el autor principal del estudio, Benjamin Blonder, graduado del laboratorio de la UA del profesor Brian Enquist, del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la UA, y que ahora es coordinador de SkySchool de Ciencia de la UA. "En cambio, están dominados por especies de hoja caduca, plantas que pierden sus hojas en algún momento durante el año", añade.
El estudio proporciona mucha evidencia de cómo el evento de extinción se desarrolló en las comunidades de plantas existentes en ese momento, resalta Blonder. Si bien se sabía que las especies de plantas que existieron antes del impacto eran diferentes de las que vinieron después, los datos eran escasos sobre si el cambio en los conjuntos de plantas fue sólo un fenómeno aleatorio o un resultado directo del evento.
"Si se piensa en una extinción masiva causada por un evento catastrófico como un meteorito impactando la Tierra, es posible imaginar que todas las especies tienen la misma probabilidad de morir", afirma Blonder. "La supervivencia del más apto no se aplica, sino que el impacto es como un botón de reinicio. Sin embargo, la hipótesis alternativa es que algunas especies tienen propiedades que les permitieron sobrevivir", apunta este experto.
ep

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia