En Tailandia ‘pagás con cárcel’ manifestarte en contra de las centrales de carbón

Las autoridades de Tailandia han detenido a 16 personas que estaban manifestándose contra la construcción de una central termoeléctrica de carbón, unos arrestos que han provocado las críticas de los activistas ecologistas y de defensores de los Derechos Humanos.
 
La central que se planea construir estará situada en la provincia de Songkhla, en el sur de Tailandia, y contará con dos unidades de 1.000 megavatios. La planta será construida en el marco de un plan de desarrollo energético de cara a 2036 y los activistas denuncian que tendrá un grave impacto en materia medioambiental y de salud en las comunidades de la zona.
Los 16 manifestantes fueron detenidos el lunes cuando viajaban desde el distrito de Thepa, en el que se construirá la planta, a la capital provincial para presentar una petición al jefe de la junta militar que gobierna en Tailandia, el general Prayuth Chan Ocha, quien estará este martes en esa localidad para asistir a una reunión.
"Este incidente muestra la verdadera cara de los dictadores militares de Tailandia, que han cometido una larga lista de abusos y represiones desde el golpe de Estado de mayo de 2014", ha afirmado Sunai Phasuk, investigador especializado en Tailandia de Human Rights Watch, en declaraciones a Reuters.
Por su parte, el activista ecologista Supat Hasuwannakit ha asegurado que hay seis manifestantes heridos por enfrentamientos con agentes de la Policía. "El uso de la fuerza no estaba justificado", ha explicado Supat a Reuters.
La Policía ha dicho que hay varios agentes heridos y que los 16 manifestantes que han sido arrestados han sido detenidos porque estaban bloqueando el tráfico, asaltando a las autoridades y por resistirse a su arresto.
El director de Greenpeace en el sureste asiáitico, Tara Buakamsri, ha denunciado la acción de las autoridades tailandesas contra los manifestantes ecologistas y ha asegurado que se trata de un "completo fracaso". "La planta eléctrica de Thepa no tiene legitimidad para que sea construida", ha asegurado Greenpeace.
Está previsto que la primera unidad de la central termoeléctrica comience a operar en 2021. El estudio de impacto ambiental y de salud fue completado en agosto y está pendiente de aprobación por parte de la Junta Medioambiental Nacional tailandesa.

Enviado por: ECOticias.com / Red / Agencias  ep

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques