Minas, minerales y "energía verde": una revisión de la realidad

A medida que los responsables políticos han cambiado el enfoque de los desafíos de la pandemia a la recuperación económica, los planes de infraestructura son una vez más discutidos activamente, incluyendo los relacionados con la energía. Los defensores de la energía verde están redoblando presión para continuar, o incluso aumentar, el uso de la energía eólica, solar y de los coches eléctricos. Pero no se ha tenido en cuenta las implicaciones medioambientales y en la cadena de suministro de las energías renovables.

Por Mark Mills

Como ya analicé en un artículo anterior, "La nueva economía energética: Un ejercicio de pensamiento mágico " muchos entusiastas creen cosas que no son posibles cuando se trata de la física de de dar energía a una sociedad que depende de los combustibles fósiles, sobre todo la creencia mágica de que la energía de "tecnología limpia" puede reflejar la velocidad del progreso de las tecnologías digitales. No es posible.
Este documento se centra en una realidad diferente: toda la maquinaria que produce energía debe fabricarse con materiales extraídos de la tierra. En resumen, ningún sistema energético es realmente "renovable", ya que todas las máquinas requieren la continua minería y procesamiento de millones de toneladas de materias primas y el continuo reemplazo de equipos que inevitablemente se desgastan. En comparación con los hidrocarburos, las máquinas verdes suponen, de media, multiplicar por 10 las cantidades de materiales extraídos y procesados para producir la misma cantidad de energía.
Esto significa que cualquier expansión significativa del modesto nivel actual de energía verde -actualmente menos del 4% del del consumo total de EEUU) (frente al 56% del petróleo y el gas) creará un aumento sin precedentes en la extracción mundial de los minerales necesarios, lo que exacerbará radicalmente el problema.  agravando radicalmente los problemas medioambientales y laborales existentes en los mercados emergentes (donde se encuentran muchas minas), y aumentará drásticamente las importaciones estadounidenses y la vulnerabilidad de la cadena de suministro energético de Estados Unidos.
En 1990, Estados Unidos era el primer productor mundial de minerales. Hoy ocupa el séptimo lugar.
A pesar de que la nación tiene vastas reservas minerales por valor de billones de dólares, Estados Unidos depende ahora al 100% de de las importaciones de unos 17 minerales clave y, en el caso de otros 29, más de la mitad de las necesidades nacionales son importadas.
Entre las realidades materiales de la energía verde:
        La construcción de turbinas eólicas y paneles solares para generar electricidad, así como de baterías para alimentar los vehículos eléctricos, requiere, de media, más de 10 veces la cantidad de materiales, en comparación con la construcción de máquinas que utilizan hidrocarburos para suministrar la misma cantidad de energía a la sociedad.
        Un solo coche eléctrico contiene más cobalto que 1.000 baterías de teléfonos inteligentes; las aspas de un solo aerogenerador tienen más plástico que 5 millones de teléfonos inteligentes; y un conjunto solar que puede alimentar un centro de datos utiliza más vidrio que 50 millones de teléfonos.
        La sustitución de los hidrocarburos por máquinas ecológicas según los planes actuales -sin tener en cuenta las aspiraciones de una expansión mucho mayor- aumentará enormemente la extracción de varios minerales críticos en todo el mundo. Por ejemplo, una sola batería de de coche eléctrico que pesa 1.000 libras requiere la extracción y el procesamiento de unas 500.000 libras de materiales. A lo largo de la vida útil de la batería, cada kilómetro de conducción de un coche eléctrico "consume" dos kilos de tierra. El uso de un motor de motor de combustión interna consume alrededor de 0,2 libras de líquidos por milla.
        Se necesita petróleo, gas natural y carbón para producir el hormigón, el acero, los plásticos y los minerales purificados que se utilizan para construir máquinas ecológicas. La energía equivalente a 100 barriles de petróleo se utiliza en los procesos para fabricar una sola batería que puede almacenar el equivalente a un barril de petróleo.
        En 2050, con los planes actuales, la cantidad de paneles solares desgastados -muchos de ellos no reciclables- constituirá el doble del tonelaje de todos los residuos plásticos mundiales actuales, junto con más de 3 millones de toneladas al año de plásticos no reciclables procedentes de palas de aerogeneradores desgastadas. En 2030, más de 10 millones de toneladas anuales de baterías se convertirán en basura.

Fuente: Manhattan Institute - Imagen de portada: El proyecto minero Mirador, en la amazonia ecuatoriana. Para leer el documento completo: https://media4.manhattan-institute.org/sites/default/files/mines-minerals-green-energy-reality-checkMM.pdf
 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal

Los países ricos no desarrollan a los países pobres; en realidad, son los países pobres los que desarrollan a los ricos