Más de 410.000 muertes en desastres climáticos durante la última década

La Federación Internacional de la Cruz Roja cifra en 1.700 millones las personas afectadas por desastres climáticos, cada vez más intensos por el calentamiento global, durante los últimos 10 años. Las consecuencias parecen vivir en un eterno ranking: récord de altas temperaturas, récord de lluvias, récord incluso de migraciones por motivos climáticos. A estas alturas, 2020 se ha convertido también en el año con más «tormentas con nombre». Mientras Iota obliga a miles de personas a dejar sus casas en Nicaragua, su población todavía intenta recuperarse de Eta, el huracán que impactó en Centroamérica hace dos semanas. Iota es la trigésima tormenta de esta temporada, que ya supera en número a la de 2005, cuando hubo un total de 28.

Por Alba Mareca

Un informe presentado este martes por la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR) pone cifras a los efectos de desastres naturales como los mencionados, cada vez más frecuentes en un contexto de crisis climática. Según esta organización, más de 410.000 personas han muerto durante la pasada década como consecuencias de los desastres relacionados con el cambio climático, que han afectado a un total de 1.700 millones de personas en este tiempo.

Desde los años 90, los fenómenos meteorológicos extremos asociados al calentamiento global han aumentado casi un 35% cada década pero no han afectado de la misma forma a todas las regiones del planeta. Aun así, el citado informe insiste en que existe «una clara desconexión entre dónde es mayor el riesgo climático y hacia dónde va la financiación para la adaptación climática». Una peligrosa brecha que, según la FICR, «podría costar vidas».
Los 20 países más vulnerables a los desastres climáticos no son los que reciben una mayor financiación
Según Oxfam Intermon, los países más empobrecidos viven en la contradicción de ser los que menos contribuyen al cambio climático a la vez que sufren en mayor medida sus consecuencias, sea en forma de inundaciones, falta de alimentos o temporales como los vividos estos meses en Centroamérica. No sólo eso, sino que las poblaciones de estos estados apenas tienen recursos para afrontar este tipo de fenómenos sin pérdidas, en tanto que el 97% de las personas con bajos ingresos del planeta no dispone de una cobertura de seguros para afrontar catástrofes medioambientales, ni de apoyo social brindado por las instituciones públicas y los gobiernos locales. A ello, se suma la importante brecha de género que deja a las mujeres en una situación de vulnerabilidad ante este tipo de desastres. Según un informe de Oxfam, una mujer tiene 14 veces más posibilidades de morir ante un fenómeno climático que un hombre.

Tal y como detalla el informe, Somalia es el país más vulnerable a los efectos del calentamiento global. Sin embargo, hay 71 países en el mundo que reciben una mayor ayuda económica de los fondos para adaptarse a sus consecuencias y mitigar sus impactos. La situación es similar para la República Centroafricana o Corea del Norte, que no han recibido ningún tipo de financiación internacional en este sentido. Otros países también vulnerables a los desastres naturales, como Somalia, Afganistán, Myanmar y Sudán del Sur también destacan por tener una financiación insuficiente  frente a los riesgos del cambio climático.
Paquetes de estímulo
En su informe, la FICR insiste en la importancia de que los paquetes de estímulo para afrontar la crisis provocada por la COVID-19 tengan en cuenta la protección del planeta con el objetivo de evitar riesgos futuros. Para FICR, es importante que los gobiernos, así como los sectores humanitarios y de desarrollo prioricen las ayudas a los países más vulnerables ante los desastres climáticos.

Fuente: https://www.climatica.lamarea.com/mas-de-410-000-muertes-en-desastres-climaticos-durante-la-ultima-decada/


 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

ARGENTINA: Aguas de nadie. Buscan ponerle un freno global a la depredación en los océanos