lunes, 23 de mayo de 2016

Chile: Bloqueo de Alemania en importaciones de maíz chileno enciende alarmas por presencia de transgénicos

El Ministerio de Agricultura y Medioambiente de Alemania rechazó un lote de semillas de maíz contaminadas con trazas de transgénicos que fueron importadas desde Chile. Esto ha generado alarma en nuestro país, frente a los riesgos que estaría generando la coexistencia entre cultivos orgánicos y genéticamente modificados.
Uno de los estados federados de Alemania denunció la contaminación de trazas de maíz transgénico NK603 y Mon 803 de Monsanto, por lo que un país miembro de la Unión Europea, que tiene tolerancia cero con la contaminación de semillas, cuestiona el prestigio de Chile como productor de semillas convencionales.
Esto ha causado inquietud desde diversos sectores. La directora de la Fundación Sociedades Sustentables, María Isabel Manzur, calificó de “grave” la situación, la que a su juicio pone en evidencia un problema que nuestro país aún no se decide a resolver.
“Este episodio es como la punta del iceberg porque Chile tiene varios casos ya de contaminación de maíz. Lo que han detectado ahora también fue detectado en 2012, si vamos años atrás, la Unión Europea el 2012 le hizo una auditoría a Chile por repetidas contaminaciones de maíz tradicional con transgénicos que eran exportados a Europa. Chile se comprometió a establecer medidas para impedir la contaminación y bueno, vemos que pareciera ser que no funcionaron”, explicó Manzur.
La bióloga afirmó que el 2008 fueron a la sexta región y pudieron comprobar la existencia de cultivos contaminados. Además, el 2005, Greenpeace realizó un estudio donde también se ratificó la existencia de contaminantes. Esto se suma a golpe que en el 2011 recibieron los empresarios apícolas cuando el mismo país corroboró que la miel estaba contaminada, limitando su ingreso al mercado europeo.
En ese sentido, la especialista afirmó que desde 1992, año en que se liberaron los cultivos transgénicos en Chile, éstos se dan al aire libre y sus trazas viajan kilómetros por el viento a la acción de las abejas, lo que es difícil controlar. Ante esto, algunas voces han apuntado a la imposibilidad de la coexistencia de cultivos orgánicos y modificados.
“Estamos desde hace tiempo planteando que hay que defender los cultivos orgánicos, fundamentalmente agroecológicos y convencionales, de la amenaza de contaminación por transgénicos”, dijo la encargada de semillas de la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas, Lucía Sepúlveda.
“Se nos replica por parte de la autoridad siempre de que la coexistencia es posible y ellos lo que le ofrecen a los agricultores hoy día es eso. Pero lo que vemos con este incidente es que se comprueba que esto no es así, que los riesgos existen, son reales, y que en este caso los perjudicados siempre van a ser los tradicionales, o sea los cultivos no transgénicos”, concluyó Sepúlveda.
La ambientalista añadió que la Asociación Nacional de Producciones de Semillas (Anpros) ha garantizado siempre que los productos no se pueden contaminar, pero que este nuevo antecedente demostraría lo contrario. Frente a esto, su presidente, Mario Schindler, afirmó que falta conocer el mecanismo de identificación y los protocolos utilizados en Alemania, entre otra información relevante.
“Normalmente existen varios factores en los cuales uno debe fijarse antes de tomar una posición y esos antecedentes por el momento no los tenemos. Los antecedentes que tenemos son la detección de un estado de una región de Alemania, donde en un solo lote habrían encontrado trazas mínimas de presencia de organismos genéticamente modificados y esa es toda la información que tenemos por el momento. Sacar cualquier tipo de conclusión, en ese momento, sería total y absolutamente apresurado”, explicó.
El empresario reiteró que la coexistencia es absolutamente posible. Radio Universidad de Chile se comunicó con el Ministerio de Agricultura y con el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), quienes no entregaron ninguna versión sobre el tema.

Fuente: http://radio.uchile.cl - Ecoportal.net
---------------
Movimientos sociales chilenos se sumaron a Marcha Mundial contra Monsanto y exigen rechazar el TPP


El Acuerdo Transpacífico exigiría a Chile ratificar la Ley Monsanto, que privatizaría la semilla y que fue suspendida por la Presidenta Bachelet a inicios de su mandato, debido a las fuertes presiones sociales

 Por cuarto año consecutivo, se llevó a cabo, este sábado 21 de mayo la Marcha Mundial contra Monsanto. Las manifestaciones, que se realizan en cientos de ciudades a lo largo de todo el mundo, tienen como objetivo alertar sobre los peligros de los alimentos genéticamente modificados por la empresa de Biotecnología estadounidense.
En esta ocasión, Chile se suma a la Jornada de protestas con una consigna doble;  expresando no sólo su rechazo por los transgénicos, sino también, la oposición absoluta por el Acuerdo Transpacífico, TPP en su sigla en inglés, que deja la soberanía del país en manos de transnacionales como Monsanto.
Cabe recordar que el TPP, que fue firmado en febrero por el ejecutivo y que está ad portas de ser enviado para su  aprobación en el Parlamento,  exige ratificar el Convenio UPOV 91, versión internacional de la Ley Monsanto de privatización de la semilla. Esto  implicaría  derogar la actual Ley de semillas y aprobar el proyecto de Ley de Obtentores, que  había sido suspendido, al inicio del mandato  de la Presidenta Michelle Bachelet,  debido a las presiones sociales.
“Si bien, en estos años se presionaba a Chile para que ratificara el convenio UPOV 91, esto se podía eludir. Pero ahora con el TPP, el Congreso de Estados Unidos aplicará una ley de certificación de los  tratados, creada precisamente para impedir este tipo de situaciones, examinando previamente toda la legislación de los países involucrados para ajustarla a sus objetivos. Si Chile aprobara el TPP, para certificar aquello, Estados Unidos obligará a  cambiar la actual ley de semillas remplazándola por la Ley Monsanto” expresó Lucía Sepúlveda vocera de la campaña  Yo no quiero Transgénicos en Chile y de la Plataforma Chile Mejor sin TPP.
Lucía Sepúlveda, manifestó también su preocupación por las nocivas consecuencias que traería consigo la reposición de  la  Ley Monsanto en Chile. “Es un grave atentado a la agricultura familiar campesina. Significaría  impedir el ejercicio del derecho ancestral al libre intercambio de semillas, extendiendo el registro de semillas a todas las variedades vegetales y encareciendo aún más sus costos. Además, permite patentar conocimientos ancestrales, un procedimiento rechazado por las organizaciones de los pueblos originarios que habitan nuestro país”, sostuvo la vocera, advirtiendo que la salud de los ciudadanos también correría riesgo, pues se favorecería  los productos transgénicos en beneficio de las Multinacionales, impidiendo el etiquetado de esos alimentos.
Discurso Presidencial: “Exigimos que escuche la  voz de la ciudadanía”
Esperamos que la Presidenta abra los ojos y atienda la responsabilidad ineludible de preservar la semilla nativa y criolla, respetando nuestros años de historia. Además, este Acuerdo no solo atenta contra nuestra soberanía alimentaria, sino contra diversos aspectos de nuestra vida. Exigimos que se escuche la voz de la ciudadanía”, sentenció Paula Muñoz, representante de la Cooperativa Verde y de Chile Mejor sin TPP.

Fuente:
El Ciudadano