sábado, 21 de mayo de 2016

Los recelos ante el glifosato impiden que la UE renueve su autorización

La fuerte oposición de Francia, Italia y Alemania hacen posponer, por segunda vez, la votación para renovar la autorización del polémico herbicida por nueve años.

La Unión Europea (UE) no consiguió hoy una mayoría cualificada sólida como para votar sobre la renovación hasta 2025 de la autorización del glifosato, un compuesto químico presente en herbicidas, por las fuertes reservas de Italia, Alemania y Francia, indicaron fuentes comunitarias.

El comité sobre Plantas, Animales, Alimentos y Piensos de la UE, que reunió a representantes de los países miembros este miércoles y el jueves en Bruselas, no llegó ni siquiera a votar hoy la propuesta de la Comisión Europea (CE) de renovar por nueve años la autorización del glifosato, de acuerdo con un portavoz comunitario.
"La CE ha dejado claro que no avanzaría sin una mayoría cualificada sólida de los Estados miembros", recalcó el portavoz. Dado que era "obvio" que no se hubiera reunido la mayoría cualificada, "no se ha votado" la propuesta, agregó. Aún no está claro cuándo será la próxima reunión del comité. La Comisión puede bien presentar una nueva propuesta o bien proponer una prórroga técnica.
Tres Estados miembros han expresado fuertes reservas: Francia e Italia, que de haberse votado se esperaba que hubieran expresado su rechazo a la medida, y Alemania, que se estima que podría haberse abstenido.
La ministra francesa de Sanidad, Marisol Touraine, ya había advertido el miércoles de que no renovará la autorización porque los estudios disponibles demuestran que es un perturbador endocrino.
"La CE reflexionará sobre el resultado de las discusiones. Si no se toma una decisión antes del 30 de junio, el glifosato no quedará autorizado más en la UE y los Estados miembros tendrán que retirar las autorizaciones para todos los productos basados en el gilfosato", explicó el portavoz.
Es la segunda vez desde marzo pasado que la Comisión Europea fracasa en reunir el respaldo de los gobiernos comunitarios para la renovación de la autorización del glifosato.
"No es ninguna sorpresa, ya que la Comisión seguía ignorando las preocupaciones de científicos independientes y es el momento ahora de que cambie el curso", señaló la directora para la política alimentaria de la UE de Greenpeace, Franziska Achterberg. 
"La decisión de postponer el acuerdo es señal de que los gobiernos están tomando en serio la firme oposición existente hacia esta sustancia, y que la enorme presión social y política que estamos liderando funciona. Ha quedado claro que el interés de la Comisión Europea y de la industria agroquímica están presionando fuertemente para que la aprobación por 9 años y sin restricciones salga adelante. Esperamos que tras postponer la decisión, más gobiernos se sumen al 'no' a una sustancia que puede derivar en un problema de salud pública, agregó por su parte Florent Marcellesi, portavoz de Equo en el Parlamento Europeo.
La renovación de la autorización del glifosato llega en plena controversia científica sobre la posibilidad de que esta sustancia pueda provocar cáncer en seres humanos. El lunes fue publicado el último estudio al respecto, uno de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el que afirman que "es poco probable que el glifosato cause un riesgo cancerígeno para los humanos expuestos a él mediante los alimentos".
Este estudio dice lo contrario que la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC, en inglés), perteneciente a la OMS, que en marzo de 2015 dijo que el glifosato era un "posible cancerígeno".
En noviembre pasado la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) concluyó por su parte que no hay evidencias científicas del vínculo entre el glifosato y el cáncer, anque se niega a publicar las pruebas científicas realizadas para su investigación.