Recetas para destruir el planeta: 'sopa de plástico'

El estudio se centra en los microplásticos primarios, que entran en los océanos en pequeñas partículas, lo contrario a los grandes residuos de plástico, que se degradan en el agua, procedentes de las viviendas o de los productos industriales a lo largo de siete regiones geográficas.

Las diminutas partículas de plástico derivadas del lavado de productos, como los tejidos sintéticos o los neumáticos de los vehículos podrían aportar, al menos, al 30 por ciento de la 'sopa de plástico' en los océanos de todo el mundo, según un informe de la UICN, que señala que en muchos países desarrollados esta fuente de contaminación es mayor que los residuos plásticos que están en los mares. El estudio se centra en los microplásticos primarios, que entran en los océanos en pequeñas partículas, lo contrario a los grandes residuos de plástico, que se degradan en el agua, procedentes de las viviendas o de los productos industriales a lo largo de siete regiones geográficas. Las fuentes de microplásticos que analiza la UICN incluye neumáticos de coches, textiles sintéticos, los revestimientos de las paredes de los barcos, los productos de cuidado personal, los pellets de plástico e incluso el polvo de las ciudades. En total, se calcula que cada año se arroja a los océanos unos 9,5 millones de toneladas de plástico y de estos, entre el 15 y el 31 por ciento son microplásticos, de los que dos tercios proceden del lavado de textiles sintéticos y de la abrasión de los neumáticos durante su uso. El director general de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), Inger Andersen, ha señalado que este informe sirve para abrir realmente los ojos y mostrar que los residuos de plástico no son solo los plásticos que hay en el océano. Andersen ha reflexionado sobre las actividades diarias, tales como lavar la ropa o la conducción contribuyen "significativamente" a contaminar y estrangular los océanos, con efectos potenciales desastrosos para la rica diversidad marina y, con ello, sobre la salud humana. "Estas averiguaciones indican que debemos mirar más allá de la gestión de residuos si queremos abordar la contaminación marina en su integridad", concluye Andersen que hace un llamamiento a los líderes del sector privado para que tome las medidas necesarias para mejorar sus cadenas de producción. En países desarrollados, donde hay un gestión de los residuos, tales como América del Norte, los microplásticos primarios son una fuente mayor de contaminación plástica marina que los plásticos. En Asia, la principal fuente son los textiles sintéticos mientras en Asia Central, Europa y América dominan los microplásticos de los neumáticos. El responsable del Programa Marino Global de la UICN, Joao de Sousa, ha destacado que las conclusiones de este documento tienen "implicaciones importantes" para la estrategia global para atacar la contaminación por plásticos.
 Asimismo, señala que esto indica que las soluciones deben incluir el diseño de productos e infraestructuras así como mejorar el comportamiento de los consumidores. "Los tejidos sintéticos podrían ser diseñadas con menos fibras y los consumidores pueden tomar partido mediante la lección de productos fabricados con fibras naturales mejor que por los sintéticos", considera. Las diminutas partículas de plástico derivadas del lavado de productos, como los tejidos sintéticos o los neumáticos de los vehículos podrían aportar, al menos, al 30 por ciento de la 'sopa de plástico' en los océanos de todo el mundo, según un informe de la UICN, que señala que en muchos países desarrollados esta fuente de contaminación es mayor que los residuos plásticos que están en los mares. El estudio se centra en los microplásticos primarios, que entran en los océanos en pequeñas partículas, lo contrario a los grandes residuos de plástico, que se degradan en el agua, procedentes de las viviendas o de los productos industriales a lo largo de siete regiones geográficas. Las fuentes de microplásticos que analiza la UICN incluye neumáticos de coches, textiles sintéticos, los revestimientos de las paredes de los barcos, los productos de cuidado personal, los pellets de plástico e incluso el polvo de las ciudades. En total, se calcula que cada año se arroja a los océanos unos 9,5 millones de toneladas de plástico y de estos, entre el 15 y el 31 por ciento son microplásticos, de los que dos tercios proceden del lavado de textiles sintéticos y de la abrasión de los neumáticos durante su uso. El director general de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), Inger Andersen, ha señalado que este informe sirve para abrir realmente los ojos y mostrar que los residuos de plástico no son solo los plásticos que hay en el océano. Andersen ha reflexionado sobre las actividades diarias, tales como lavar la ropa o la conducción contribuyen "significativamente" a contaminar y estrangular los océanos, con efectos potenciales desastrosos para la rica diversidad marina y, con ello, sobre la salud humana. "Estas averiguaciones indican que debemos mirar más allá de la gestión de residuos si queremos abordar la contaminación marina en su integridad", concluye Andersen que hace un llamamiento a los líderes del sector privado para que tome las medidas necesarias para mejorar sus cadenas de producción. En países desarrollados, donde hay un gestión de los residuos, tales como América del Norte, los microplásticos primarios son una fuente mayor de contaminación plástica marina que los plásticos. En Asia, la principal fuente son los textiles sintéticos mientras en Asia Central, Europa y América dominan los microplásticos de los neumáticos. El responsable del Programa Marino Global de la UICN, Joao de Sousa, ha destacado que las conclusiones de este documento tienen "implicaciones importantes" para la estrategia global para atacar la contaminación por plásticos. Asimismo, señala que esto indica que las soluciones deben incluir el diseño de productos e infraestructuras así como mejorar el comportamiento de los consumidores. "Los tejidos sintéticos podrían ser diseñadas con menos fibras y los consumidores pueden tomar partido mediante la lección de productos fabricados con fibras naturales mejor que por los sintéticos", considera. ep

Fuente: Reciclaje de Residuos - Imagen: ‪theurbanearth.wordpress.com‬
------------------
La ONU lanza una campaña mundial para acabar con los plásticos en los océanos


El Programa de Naciones para el Medio Ambiente (Pnuma) lanzó hoy una campaña mundial para eliminar en 2022 las principales fuentes de basura en los océanos, entre las que predomina el plástico.
Bajo el lema “#MaresLimpios, ¡Cambia la marea del plástico!“, la ONU pidió a los Gobiernos que lleven a cabo políticas para la reducción del plásticos, y apeló a los consumidores a que abandonen el hábito de usar y tirar productos plásticos “antes de que perjudique irreversiblemente a nuestros océanos”.
Cerca del 90 por ciento de toda la basura que flota en los océanos es plástico, por lo que la organización pidió a la industria que minimice los envases elaborados con este material.
Cada año se lanzan más de 8 millones de toneladas de plástico a los océanos, el equivalente a verter un camión de basura lleno de plásticos cada minuto, según datos del Pnuma, con sede en Nairobi.
Más plástico que peces
A este ritmo, en 2050 los océanos contendrán más plásticos que peces, y aproximadamente el 99 % de las aves marinas habrá ingerido plástico, según algunas estimaciones.
Estos daños en los ecosistemas marinos ascienden al menos a 8.000 millones de dólares, ya que no solo causan estragos en la flora y fauna marina sino también en la pesca y el turismo.
“Ha llegado el momento de abordar el problema del plástico que daña nuestros océanos. La contaminación por este material navega ya por las playas de Indonesia, se instala en el fondo del océano en el Polo Norte y llega hasta nuestras mesas a través de la cadena alimentaria”, alertó el director ejecutivo del Pnuma, Erik Solheim, en un comunicado.
Uruguay y Costa Rica
Entre los países que ya apoyan esta campaña de la ONU figuran Uruguay, que se ha comprometido a gravar las bolsas de un solo uso a finales de este año, y Costa Rica, que tomará medidas para disminuir el plástico mediante una mejor gestión de los residuos y la educación.
“Nuestro objetivo es desincentivar el uso de bolsas de plástico a través de la normativa, dar una alternativa para los trabajadores del sector de residuos y desarrollar planes educativos sobre el impacto del uso de bolsas de plástico en el medio ambiente”, señaló la ministra de Medioambiente de Uruguay, Eneida de León.
Por su parte, su homólogo de Costa Rica, Edgar Gutiérrez-Espeleta, afirmó que su país está “firmemente a favor de la participación de todos los actores implicados en este tema, incluida la sociedad civil y el sector privado, para apoyar los esfuerzos nacionales y mundiales” en la lucha contra la basura marina.
La firma tecnológica Dell también ha querido unirse a esta campaña y se comprometió a reciclar el plástico de los océanos para utilizarlo en el embalaje de sus productos.
También los cosméticos
Otra fuente de basura marina son las microperlas utilizadas en productos cosméticos: cerca de 51 billones de partículas de microplástico (cantidad 500 veces superior a las estrellas que hay en la galaxia) ensucian nuestros mares y amenazan gravemente la flora y fauna marinas, según la ONU.
La organización espera poder anunciar avances en su lucha contra el plástico en los océanos durante la Conferencia de los Océanos que celebrará en junio en Nueva York y durante la Asamblea para el Medio Ambiente prevista para diciembre en Nairobi.

Foto: La ONU lanza la campaña "#MaresLimpios, ¡Cambia la marea del plástico!". EFE/Alex Hofford
EFE Verde http://www.efeverde.com/


Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”