martes, 28 de febrero de 2017

“No existe ninguna herramienta vinculante a nivel internacional que vele por los derechos humanos frente a las multinacionales”

FRANCIA SIENTA UN PRECEDENTE CON LA APROBACIÓN DE LA LEY DEL DEBER DE VIGILANCIA
 
La ‘ley del deber de vigilancia’ aprobada la semana pasada en Francia sienta un precedente para que no queden impunes tragedias como la ocurrida en el Rana Plaza que causó centenares de muertes, o catástrofes medioambientales como los vertidos de petróleo de Shell en Nigeria o Chevron en Ecuador.


“Por primera se establece una obligación jurídicamente vinculante para que las empresas establezcan planes de debida diligencia que hasta ahora se reflejaban en disposiciones que eran voluntarias para las empresas", resalta Elena Salgado del Observatorio de RSC Francia vuelve a ponerse a la vanguardia de la defensa de los derechos humanos. Y lo ha hecho aprobando esta semana una histórica ley que obligará a la multinacionales con matriz francesa a establecer planes de ‘debida diligencia’ (*). Impulsada por la europarlamentaria de Les Verts-Europe-Ecologie, Danielle Auroi, y distintas organizaciones como Amnistía Internacional o Amigos de la Tierra, la ley obliga a las empresas francesas y a sus filiales, proveedores y subcontratas a establecer planes de vigilancia en materia de derechos humanos, derechos laborales y medio ambiente.
La ley sienta un precedente importante para el mundo desarrollado porque se aprueba en un contexto donde “no existe ninguna herramienta vinculante a nivel internacional que vele por los derechos humanos frente a las multinacionales”, afirma Alejandro González, coordinador de Amigos de la Tierra, que cita casos como los ocurridos por los vertidos de fuel en Nigeria con la empresa Shell o Chevron en Ecuador, que “está costando muchísimo esfuerzo, tiempo y dinero para que llegue a escenarios como la Corte Internacional de Justicia de La Haya, sin que exista ningún tipo de trámite jurídico que lo pueda agilizar”. (El pasado 26 de enero, la justicia británica frena una demanda contra Shell por daños en Nigeria).

La nueva normativa afectará a 100 empresas francesas, principalmente del sector extractivo como Shell, Chevron, GDF Suez, etc., donde se producen mayores conflictos en materia de derechos humanos y medioambientales y a otras manufactureras y del textil. Si esta ley hubiera estado vigente cuando se produjo la catástrofe del Rana Plaza donde en 2013 fallecieron más de 1.100 personas, el caso hubiera adquirido mayor relevancia a nivel mundial con multas para las empresas francesas implicadas que oscilarían entre los 10 y los 30 millones de euros (como estipula la ley), señala Alejandro González: “no solo se hubiera incumplido la ley en cuanto al plan de vigilancia, sino que además se daba el agravante de la catástrofe con cientos de víctimas”, señala.
OBLIGACIÓN JURÍDICA VINCULANTE
Elena Salgado Rodríguez, miembro del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, resalta que la ley francesa supone que “por primera se establece una obligación jurídicamente vinculante para que las empresas establezcan planes de debida diligencia, que es uno de los pilares fundamentales de los que hablan los Principios Rectores de Naciones Unidas pero que hasta ahora se reflejaban en disposiciones que eran voluntarias para las empresas. Es la primera vez que una ley recoge esa obligación por lo tanto tiene una relevancia fundamental y esperamos además que contagie al resto de países europeos”, señala.
Y es que, hasta ahora ha habido mucha legislación en torno a la obligación de informar sobre esos planes, pero no la obligación de contar con un plan. La novedad de esta ley radica precisamente en eso “porque la obligación no es solo de informar si no en demostrar que realmente se cuenta con ese plan de vigilancia en materia de derechos humanos y de medio ambiente”.
AFECTA A TODOS LOS SECTORES INDUSTRIALES
La ley francesa, aprobada por unanimidad en la Asamblea Nacional, abarca tres principales ámbitos en materia de derechos: derechos humanos, derechos laborales y defensa del medioambiente y territorios. Asimismo, cubre todos los sectores industriales.
“Es una ley que tiene un carácter preventivo, que no busca ser punitiva o castigar, sino que, de alguna manera puedan evitarse ciertas violaciones de derechos humanos a partir de la implementación de un plan de vigilancia”, precisa Alejandro de Amigos de la Tierra.
Aunque la ley ha sido aplaudida por distintas organizaciones de derechos humanos y medioambientales ha generado también ciertas críticas, principalmente por el alcance que tendrá ya que seguirá habiendo empresas que puedan escapar a este control.  Además, en el caso de las víctimas pueden quedar indefensas ya que la carga de la prueba recae en ellas: “muchas veces, ahí radica el problema, porque las víctimas no tienen los medios económicos suficientes ante gigantes empresariales que cuentan con un aparato de defensa increíble”, señala Elena del Observatorio.
TÍMIDOS PASOS EN OTROS PAÍSES EUROPEOS
Al margen de Francia, otros países del entorno están dando tímidos pasos. El pasado mes de enero, Holanda daba luz verde, en primera aprobación a una iniciativa legislativa que establece planes de debida diligencia en materia de trabajo infantil.
En 2016 en Suiza se empezaron a recoger miles de firmas para plantear al Gobierno un referéndum sobre la necesidad de que las empresas tengan la obligación de implementar estos planes de debida diligencia. Aunque el Gobierno se comprometió a ello, de momento está parado.
En el marco de las Naciones Unidas se lleva tiempo trabajando para establecer un instrumento jurídicamente vinculante que permita que las multinacionales puedan ser juzgadas por este tipo de delitos.
En España, el grupo de Podemos en el Congreso presentó en 2016 (durante la legislatura fallida) una PNL que fue apoyada por todos los grupos y que se espera pueda retomarse en esta nueva legislatura.

*Debida Diligencia En materia de derechos humanos es la forma en que una empresa determina qué información necesita para comprender sus riesgos específicos relacionados con los derechos humanos en un momento determinado y un contexto operacional dado, así como las medidas que necesita adoptar para prevenir y mitigar esos riesgos
Imagen: Vertidos en el Delta del Níger, Nigeria © Michael Uwemedimo/cmapping.net..

A la contaminación no le ponen muros


Un estudio científico publicado la semana pasada encontró niveles “extraordinarios” de contaminación con químicos altamente tóxicos en la fauna de la fosa de las Marianas, el punto más hondo de los oceános, con más 11,000 metros de profundidad en el noroeste del oceáno Pacífico.

Por Silvia Ribeiro*

Encontraron, entre otros, PCBs (bifenilos policlorados), sustancia fabricada por más de 40 años por Monsanto, más conocida en México por su formulación como askareles.
Para el estudio tomaron muestras de anfípodos, pequeños crustáceos que allí habitan y encontraron que tenían niveles más altos de PCB que organismos similares en desagües de zonas industriales pesadamente contaminadas en Asia, a más de 1000 kilómetros de allí. También tomaron muestras de crustáceos en la fosa oceánica Kermadec, en el Pacífico Sur, cerca de Nueva Zelanda y encontraron contaminación con PCBs y PBDEs (polibromodifenil éteres). Esa fosa tiene más de 10,000 metros de profundidad y está a 7000 kilómetros de las Marianas. Ambas sustancias están catalogadas como cancerígenas por la Organización Mundial de la Salud, además de que son neurotóxicas, disruptores endócrinos y producen defectos de nacimiento y otras dolencias graves.


Son “contaminantes orgánicos persistentes” y son bioacumulables. Se denominan así porque no se disuelven en agua ni se degradan fácilmente, aunque son solubles en lípidos. Por eso cada ser vivo que está expuesto a ellos, los acumula en sus tejidos grasos y no los elimina, los pasa a sus predadores cuándo estos se los comen y éstos a su vez a los siguientes, acumulando cada vez cantidades mayores. Así están contaminadas muchas especies de aves y peces de agua dulce o marina, que luego son alimento humano. Se ha encontrado contaminación con PCB y PBDE en muchos distintos organismos, en fuentes de agua y sedimentos, en huevos de aves, ballenas y hasta en el Ártico. También han encontrado residuos de PCB y PBDE en leche materna y en bebés, en varios países.
Monsanto fue el primer productor mundial de PCB desde 1929 y el único productor de PCBs de América del Norte, hasta que cesó su producción en 1977. Los PCBs se han usado principalmente como aislante de material eléctrico y como retardantes de flama. Actualmente está prohibido su uso en la mayoría de los países, pero existen grandes cantidades de residuos en condiciones precarias.
La producción de PCB de Monsanto se realizó a través de su subsidiaria Solutia en Anniston, Alabama, de la que más tarde se deshizo. Allí, 20,000 pobladores de Anniston emprendieron una acción civil legal contra las dos empresas, por haber contaminado sus aguas, tierras y aires con PCB, provocando un alto porcentaje de casos de cáncer y muchas otras enfermedades, abortos y defectos de nacimiento. Luego de un largo proceso judicial, Monsanto aceptó en 2003 tomar medidas de remediación ambiental y pagar a los pobladores 700 millones de dólares, una cifra ridícula para el destrozo causado.
Uno de los puntos más escalofriante del caso, es que durante el juicio salió a la luz que Monsanto recibió casi desde el principio informes de que el PCB era seriamente tóxico, por casos de trabajadores enfermos y posteriormente por la muerte de peces, así como por pruebas de aguas que le fueron entregadas periódicamente durante varias décadas. Monsanto engavetó los informes y siguió produciendo PCBs que ahora sabemos que además de envenenar a cientos de miles de personas en distintas partes del mundo, llegó a los confines más extremos del planeta, donde su acción tóxica persiste.
En México, los mayores importadores de askareles (PCBs con solventes) fueron la Comisión Federal de Electricidad y Pemex. Tanto la manipulación, uso para fabricación como disposición final de PCB (en productos desechados, etc.) es altamente peligrosa y han habido casos gravísimos de contaminación por derrames en varias partes del mundo. Los casos más conocidos en México sucedieron en Zacatecas (por la minera Rosicler que como negocio importaba residuos de askareles) y en Perote, Veracruz, donde en 1990 la CFE colocó en 240,000 litros de residuos con askareles. En 1996, fuerte lluvias lo derramaron y la población comenzó a investigar, entre otras cosas por que comenzaron a haber fetos con anancefalia y muchos casos de cáncer. Finalmente forzaron a la CFE a retirarlos, pero los efectos y contaminación con PCB siguen allí.
Monsanto es también, el inventor y por décadas único productor del glifosato, el agrotóxico omnipresente en los transgénicos y que en 2015 la OMS también declaró cancerígeno. La empresa ha tratado por muchos medios de revertir o anular este informe con otros de científicos vinculados a ésta.
Bayer, Basf, Dow, DuPont, Syngenta y unas cuantas más, todas tienen historias similares a las de Monsanto. Hace más de cien años que están produciendo químicos tóxicos como negocio, y han invadido campos, ciudades, semillas, comida, nuestros cuerpos, el de nuestras hijas e hijos y miles de especies en el medioambiente y hasta los confines más alejados de la tierra.
Quizá por ello no debería sorprendernos que hayan llegado hasta los puntos más profundos del oceáno, pero es sobrecogedor, porque muestra tan claramente cuán extendida y omnipresente está la garra de la contaminación química, inherente al capitalismo industrial.
Contaminación que nos enferma y debilita también para combatirlos. Por eso trabajar por formas de producir, consumir y relacionarnos solidariamente que enfrenten esa contaminación, formas de evitar la vorágine químico-industrial, desde nuestros alimentos a medicinas y formas de organización, son también formas de resistir al capitalismo.

*Investigadora del Grupo ETC Estudio citado: Jamieson, A. J. et al. Bioaccumulation of persistent organic pollutants in the deepest ocean fauna. Nature Ecology and Evolution 1, 0051 (2017). 13 de febrero 2017 http://www.nature.com/.
Fuente: https://desinformemonos.org

Alimentos genéticamente modificados: ¿política o ciencia?

Occidente y Eurasia: una “esquizofrenia” transgénica

Luis E. Sabini Fernández
Revista Futuro


Los OGM “en casa”. Argentina y Uruguay
 
En 1996 “se aprueba” en Argentina el ingreso de soja transgénica. Era el momento de la fiesta menemista, de la pizza con champán. Era tanto el apuro por recibir millones (de dólares, está casi de más aclararlo), que los textos fundacionales de la soja transgénica están en inglés que, ya se sabe, no es el idioma oficial argentino. En 2002 entra al Uruguay, raudamente y de modo similar. En esa media docena de años, entre 1996 y 2002, Argentina, con su soja “Maradona” había logrado oficiar de “cabecera de playa” del “ejército monsantiano” para el desembarco de esa soja en Uruguay, en Paraguay y en Brasil.
En Brasil hubo lucha, verdaderamente, porque aquel PT, −no el de Lula y Dilma− se opuso a la introducción de tales plantíos y reivindicó la agricultura más ligada a formas “no tan agresivas” de producción. Con el apoyo del MST. Pero aun así, los dirigentes petistas que resistieron la soja contrabandeada lo pagaron con su carrera política.
El estilo en Paraguay fue más expeditivo; el ejército ofició de “vanguardia” o avanzada para ir convirtiendo los campos con sus campesinos tradicionales en campos “inteligentes” y a los campesinos refractarios en obedientes. Algunos muertos en el camino no alteraron la marcha triunfal de la ingeniería genética entonces ya bautizada “biotecnología”, nombre mucho más vistoso y menos frío, sin duda.
En Uruguay, “los adelantos científicos” son asuntos sagrados y por lo tanto, entraron sin problema y más bien con el aplauso de los progresistas globalifílicos.
Así tuvimos una primera década del siglo XXI a pura ganancia para los sojeros que adhirieron al “avance tecnológico” en la región platense, pese a la resistencia y desconfianza que en alguna medida existió; sospechando que el apuro en la implantación no era científico sino comercial, que los recaudos sanitarios iniciales[1] eran insuficientes, que las investigaciones para probar su posible equivalencia con sus correspondientes clásicos no eran concluyentes (sobre todo por algunos episodios, alergógenos, p. ej., que obligaron a retirar algunos “eventos”), que los efectos del “paquete tecnológico” que caracterizó el cultivo de transgénicos encerraba incógnitas, ominosas (se trataba de las baterías de agrotóxicos diseñadas para la producción transgénica)…
En Argentina fue la fiesta de los millones de dólares conseguidos con una producción sin control de calidad. Todo “marchaba” en los barcos, sobre todo al Asia y fundamentalmente a China.
A ese “negocio” se entregaron tanto lo más neoliberal y entreguista, como el reinado de Menem o el efímero de De la Rúa, como lo más progre, populista y nacional de la era K.
En Uruguay, casi toda la expansión sojera ha corrido durante los gobiernos del Frente Amplio. Que le cedieron graciosamente la valiosísima tierra oriental a sojeros argentinos sin reclamarles ni siquiera pago de impuestos. Como una suerte de régimen de zona franca; un mecanismo económico traído desde las economías centrales, afiatado durante las dictaduras latinoamericanas “setentistas” y que el Frente Amplio Encuentro Progresista Nueva Mayoría ha hecho suyo.
La implantación de transgénicos se presentó dentro del llamado “paquete tecnológico” –la semilla GM más la batería de agrotòxicos−. Entre agrónomos y técnicos agrarios e incluso periodistas hubo lo que ya dijimos; resistencia, dudas, sospechas.[2] Tales observaciones fueron sistemáticamente desatendidas. Los aportes de Arpad Pusztai y Stan Ewen todavía en el siglo XX y más recientemente, biólogos como los investigadores Andrés Carrasco, argentino, y Gilles-Eric Séralini, francés, fueron olímpicamente ignorados.
“La ciencia” parecía seguir adelante, pujante. “Al servicio de la humanidad”, según declaraban sus sostenedores desde la década de los ‘90; los numerosos Víctor Trucco, Héctor Huergo, la cúpula de CASAFE (Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes, argentina), ingenieros agrónomos como Esteban Hopp o ejecutivos como Juan Kiekebusch y, recibiendo “sangre nueva”; Gustavo Grobocopatel, el “sojero sin tierra” según su propia y modesta definición; Rodolfo Rossi y en general los redactores de los suplementos de campo de los diarios (como La Nación), los cultores de Expoagro y los designados por la era Macri, como Ernesto Ambrosetti, admiradores de la “agricultura inteligente”…
En 2010, la Red de Médicos de Pueblos Fumigados de Argentina muestra que el “paraíso en el campo” no es tan idílico como nos lo muestran aquellos suplementos camperos.[3] Releva enfermedades un poco por doquier en esa nueva y exitosa Argentina agroindustrial. Algunos médicos, al principio como “francotiradores” (Darío Gianfelici, Hugo Gómez Demaio, aunque la investigación de este último tenga más relación con los agrotóxicos tradicionales en zonas tabacaleras) ya habían ido denunciando los vicios de procedimiento para recibir e incorporar tales cultivos y a la vez los de los procesos mediante los cuales se “legitimaron” tales cultivos en EE.UU. −que es el foco planetario de esa “revolución agrícola”−,[4] pero “la marcha triunfal” de los OGMs se mantuvo.
Pese a la verificación de daño ambiental, biológico y humano en más y más casos, la industria biotech contó con abogados que lograban oscurecer, difuminar, el origen de tales daños y en general, valiéndose de legislación y reglamentación cómplice, se solía, se suele, atribuir los desastres, cada vez más inocultables, a mal manejo, a errores de los ejecutantes, excesos de dosis, etcétera. Como si los venenos no fueran veneno con dosis adecuadas.[5]
Ni la presentación de un fotógrafo, Pablo E. Piovano, hace pocos años, mostrando el resultado atroz de la fumigación sojera en los cuerpos sobre todo de niños en las zonas más estragadas por la producción sojera GM en la Argentina.[6] Al contrario, los municipios generalizaron el uso de glifosato hasta en las plazas públicas de las ciudades del país para quitar con comodidad, sin “agachar el lomo”, los yuyos, aunque dejando, claro, residuos del herbicida en baldosas y pastos que transitan a menudo cachorros, de perro… y de humanos. Esa comodidad, faltaba más, se trasladó a los municipios uruguayos y así vemos a cuadrillas provistas de glifosato “matando yuyos” en veredas y plazas del Uruguay…
Incluso para desembarazarse de la irrespetuosa Huerta Orgázmika de Caballito, en Buenos Aires, en 2009, no tuvieron nada mejor que entrarle a saco con nubes de glifosato gaseado, al mejor estilo militar en dictadura… eso pasó en pleno período K, bajo el gobierno municipal de Mauricio Macri.
Así hemos ido llegando a 2016. Y a 2017.
CHINA… Y RUSIA
“La bomba” ha estallado en Heilongjiang, una provincia china del tamaño de Francia entera o de toda España, con “apenas” unos 40 millones de habitantes… Acaban de aprobar una suspensión de cultivo y consumo de alimentos transgénicos desde el próximo mes de mayo y por cinco años.
En la región platense, ni nos enteramos, al menos no se entera “el mundo de la soja” (mejor dicho, claro que se enteran, pero no se ha convertido en noticia). Una forma radical de “control del daño” (si algo no existe, no ocasiona dificultades…).
Los servicios sanitarios de la provincia de Heilongjiang estuvieron verificando año a año el deterioro sanitario de su población. Ya en 2014, las autoridades militares “pidieron la prohibición de alimentos GM para sus tropas”.[7]
Pero el establishment chino, nutrido desde los emporios de ingeniería genética madeinUSA intentó desmontar esa resistencia creando un organismo de pantalla con apariencia de ciencia y “sin fines de lucro”; la Academia China de Ciencia Agrícolas.
A la larga, empero, ese personal forjado en los centros de adiestramiento de los grandes consorcios occidentales de productos transgénicos no tuvo éxito en sus planes de persuasión, porque el Ministerio de Agricultura chino resolvió, 22/9/2016, entre otras medidas, la clausura de la Academia mencionada.
Una de las “gotas que derramó el vaso” fue la toma de estado público gracias a un “whistleblower” chino[8] que explicó que el ministerio se valía de informes falsos que legitimaban la ingeniería genética. Wei Jingliang, trabajando en “Genetically Modified Animals and Feeds Safety Supervision and Inspection Center” (Centro de Inspección de Animales Transgénicos y Supervisión de Seguridad Alimentaria) [9] sostuvo que la Academia de que hemos hablado ignoró su denuncia de falsificación de datos, y que por el contrario se valió de tales falsificaciones para habilitar transgénicos.
Las autoridades chinas tuvieron que enfrentar este terrible “tornado” que conmovió habilitaciones y una confianza que hasta entonces era de las autoridades aunque no de la población.[10]
Los chinos percibieron que aumenta el caudal de investigaciones críticas respecto de las consecuencias del empleo de semillas transgénicas y del “combo” en el cual rinden. A la vez, desde hacía ya años, médicos chinos, sobre todo en Heilongjiang, venían rastreando la indisimulable relación entre la propagación de enfermedades nuevas, sin precedentes, y el ingreso masivo de soja transgénica en hogares, cocinas y estómagos chinos. El “alud GM” proviene de EE.UU., Brasil y Argentina que fue sustituyendo producciones locales. Y aunque habían evitado el consumo de tal soja en la alimentación humana directa (se la destinaba casi exclusivamente a ración para animales), no dejaron de asociar su deteriorado estado sanitario con los cambios alimentarios.
Por eso, las autoridades de salud de Heilongjiang lograron aprobar esa suspensión por cinco años de empleo de semillas y alimentos transgénicos.
Hasta aquí podemos verificar la decisión china (aunque se trate de escala provincial) y el “silencio de radio” entre nosotros, en la “República Unida de la Soja” como en algún momento los CEOs de Syngenta bautizaron la implantación de la soja GM en Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Bolivia.
Pero “la bomba” no estalló sólo en Heilongjiang. Sustainable Pulse, un blog ecologista pero no anticapitalista, ha publicado un informe que detalla “la cocina” o si se quiere la labor de lobby de los elencos protransgénicos de EE.UU. en Rusia.[11]
Se repite la secuencia de China.
En 2015 el Parlamento Ruso, la Duma, aprobó la primera instancia de un proyecto para prohibir OGMs. Se agendó para marzo de 2016 su tratamiento definitivo. Y el mismo día de ese anuncio, la agencia nacional rusa TASS publica un artículo que alcanza muchísima difusión, viralizado, titulado: “Russian scientists have refuted the findings of studies on the hazards of GMOs” [Científicos rusos han refutado los hallazgos de investigaciones acerca de los peligros de los productos transgénicos], que se basa en un examen por parte de científicos rusos (de IPPI RAS, Instituto para Información de Problemas de Transmisión) y estadounidenses (de la Universidad Miller de Miami). El artículo está firmado por Alexander Panchin, del IPPI RAS, y Alexander Tjuzhikov, de la Universidad Miller de Miami.[12]
Según Sustainable Pulse, el artículo resultó muy pobre, científicamente hablando, lleno de errores que destacaron varios investigadores rusos de primer nivel. No ayuda a la calidad intelectual de uno de los autores del artículo difundido por TASS el hecho que Panchin haya cuestionado la investigación de Séralini de 2012 quien se permitiera seguir estrictamente los protocolos de Monsanto respecto de la toxicidad del glifosato, sólo que prolongando la experiencia de Monsanto de tres meses (que no había dado nada negativo) a algunos meses más y que ya en el cuarto mes reveló una serie de tumoraciones atroces en los cobayos, patentizando el manejo de la “ciencia” monsantiana.
Pero la influencia del lobby “científico” estadounidense en Rusia es importante, tanto como para lograr un contacto directo con Vladimir Putin, el namberguán del elenco político ruso. Algo que logró Vladimir Fortov, presidente de la Academia Rusa de Ciencias.
Sin embargo, siempre según Sustainable Pulse, Putin y sus ministros vienen presentando a Rusia con el proyecto de convertir a ese país en el mayor productor de alimentos orgáncos del mundo. Como confirmando este aserto, en 2015 el primer ministro ruso del gobierno de Putin, Arkady Dvorkovich, afirmó que no es necesario el uso de ingeniería genética para alimentar el mundo; exactamente lo opuesto de lo que proclaman Monsanto, Syngenta, el USDA [Ministerio de Agricultura de EE.UU.] y todo el entramado del agribusiness incluidos nuestros grandes cultores (y más grandes beneficiarios) de la agricultura “inteligente”.
En resumen, vemos la presión trans (-nacional y -génica) sobre Eurasia, el asiento de la mayor población del planeta, a la vez que también de los mayores territorios y que no están totalmente dependizados de Occidente (aunque están sí bastante dependizados), de todos modos menos que la despedazada África, América Lapobre, Oceanía…
En este aspecto, la situación europea es problemática. Europa es la cuna de lo que llamamos hoy Occidente. Y, muy a grandes rasgos, ha gozado históricamente ese privilegio. Pero a diferencia de EE.UU., donde la ingeniería genética se desarrolló con gran éxito, la inmensa mayoría de los países europeos rechazan los OGMs o, en última instancia hacen como China; aceptan forrajes transgénicos con la esperanza de quebrar continuidades genéticas. Salvo España, Portugal y Ucrania (“el granero de Europa”), los demás han prohibido tales cultivos.
Volvamos a nuestra región, platense
    1.    Las vicisitudes de la implantación de transgénicos en otras partes del mundo pasan totalmente inadvertidas en nuestros medios de incomunicación de masas. En China se discute si con los transgénicos no han aparecido enfermedades nuevas; hay autoridades médicas chinas que asocian el consumo de transgénicos con el aumento de la infertilidad (hay sospechas incluso que eso puede ser una política).[13] Nada de eso se plantea “entre casa”.
    2.    En febrero, la TV italiana puso al aire el informe de Gaetano Pecoraro sobre lo que acontece en Argentina con los transgénicos. Horrorizado, visitó las zonas más devastadas por la contaminación vinculada a la siembra directa y los cultivos OGMs.[14] Registró una cantidad inusualmente alta de enfermos de cáncer, por ejemplo. Algo que vienen diciendo los médicos de la Red de Pueblos Fumigados desde hace años, aunque con escasa resonancia mediática dentro de fronteras. Y dentro de la región.
Porque aquí parece que seguimos viviendo en el mejor de los mundos.
Pecoraro visitó San Salvador en Entre Ríos al que presentó como “ ‘el pueblo del cáncer’ donde se puede respirar una atmósfera espesa con altas concentraciones de veneno y los habitantes de bajos recursos utilizan los bidones de glifosato descartados para llevar agua a sus hogares.”
Su pronóstico es sombrío: “el ‘granero del mundo’ va camino a convertirse en una gigantesca enfermería.”
    1.    Hemos repasado sucintamente la problemática de los transgénicos, desde el punto de vista sanitario (cuando hablamos de salud y aludimos a los productos GM no precisamos, ni podemos, si “las nuevas enfermedades” se correlacionan con los productos transgénicos o con “el paquete tecnológico” para el cual aquella transgénesis se ha llevado a cabo); desde el punto de vista geopolítico, como lo acabamos de reseñar en los casos de China y Rusia, cuyas políticas alimentarias están claramente interferidas por intereses transnacionales asentados sobre todo en EE.UU. y Suiza y vaya uno a saber en qué otros estados o centros de poder), y desde el punto de vista informativo, mejor dicho no-informativo o desinformativo.
Lo futuro es por naturaleza, incognoscible. Pero el presente nos revela cada vez más prístinamente que la agroindustria tiene un atroz poder contaminante, que es un temible productor de desechos, de inundaciones, de contrarreforma agraria y consiguiente desocupación rural, de gran escala. Y que la gran escala a favor de los poderosos del planeta, diezmando al campesinado, no se casa bien con el cuidado del planeta. Al contrario, es, por su naturaleza, un proceso que deja a “la vera del camino” muchísimos desechos y detritus.
¿Pero a la vera de qué? ¡De nada! La montaña de desechos y desperdicios, que en rigor es algo mucho peor que una montaña, está saturando a todo el planeta.
Y nuestro principal “almácigo” planetario, el fondo del mar océano, está totalmente alterado por las políticas humanas. Como la de la dirección económico-militar estadounidense que durante décadas, ha llevado desechos industriales a altamar, los ha quemado y luego los ha fondeado; o mediante la “plastificación” de los mares (todos los océanos cuentan hoy con “islas” de plástico tan extensas como Groenlandia o Argentina).
Como los plásticos no son biodegradables, cuando el oleaje, la falsa digestión de animales, fricciones, los desmenuzan, partículas, minipartículas y hasta micropartículas “navegan” y se van asentando en los fondos marinos, asfixiándolos, bloqueando sus procesos bióticos, que son los nuestros.
Hace años lo sabemos, aunque a algunos les cueste ver la conexión y/o asumirla.
Estamos poniéndole bulones al ataúd. ¿Habrá tiempo para reaccionar?

[1] Los primeros cultivos GM en EE.UU. y otros países del 1M se hicieron bajo carpa, en invernaderos; pero la industria biotech arrasó pronto con tales recaudos. En Argentina un proyecto de ley presentado por el MAPO (Movimiento Argentino de Producción Orgánica) alrededor del 2000 para dividir el país mediante un paralelo y permitir el uso de soja tradicional y/u orgánica de un lado y transgénica del otro, fue ignorado olímpicamente en el Congreso y todo cultivo de soja no transgénica pudo recibir a su lado uno transgénico, con lo cual la mezcla resultaba inevitable y la pérdida de la calidad de orgánico también.
[2] En Argentina, para mencionar apenas algunos; Grupo de Reflexión Rural, Ecos de Romang, Grupo de Ecología, Paisaje y Medio Ambiente, Ecos de Saladillo, CETAAR, revistas futuros, biodiversidad, El Abasto… En Uruguay, RAPAL, Grupo Guayubirá, Greenpeace, Redes, entre otros.
[3] Particularmente el Clarìn Rural, pero también los boletines y suplementos de Expoagro y demás voceros de la agroindustria a menudo sincerada como “agribusiness”.
[4] Véase Druker, Steven, Alliance for Bio-Integrity, 1998.
[5] La coartada principal: el agua es también un tóxico, un veneno mortal si uno toma 6 u 8 litros…
[6] Provincias de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe, Santiago del Estero.
[7] Alejandro Villamar, “Un regalo de año nuevo lunar en China”, ALAI AMLATINA, 30/1/2017.
[8] “Tocador de silbatos, literalmente, aunque está entrando en uso el vocablo “alertador”: alguien que ubicado en una posición que le ha permitido saber un acto de corrupción o de falsificación de quienes están con cuota de poder, arriesgando su propia posición personal, lo denuncia. Como Daniel Ellsberg, Jeffrey Wigand, Hervé Falciani, Mordechai Vanunu, Edward Snowden, Chelsea Manning y tantos otros bravos (y bravas).
[9] “Ministry Halts Operation of GMO Agency Following Accusations from ex-emloyee”, .
[10] Adam Minter, “China Wants GMOs, The Chinese People Don’t”, 16 set. 2016.
[11] “Has the US Biotech Industry Infiltrated the Russian Scientific Community?”, 17 feb. 2016.
[12] Sustainable Pulse, ibíd.
[13] http://blogs.wsj.com/chinarealtime/2014/05/14/claims-that-u-s-soybeans-cause-infertility-stoke-chinas-gmo-battle/
[14] “Le Iene”.


La Nación, Buenos Aires, publicitó en un suplemento del año 2013 un abordaje de los pros y contras de los OGMs, basado en ‘la más pura información’. Veámoslo punto por punto. (https://spanish.gmoanswers.com/questions-answers).
Los OGM y la salud
La salud y la seguridad de los organismos genéticamente modificados (OGM) es un tema de debate importante. Obtenga más información sobre la regulación de los OGM, las pruebas de seguridad y los organismos científicos y gubernamentales que han ratificado la seguridad de los cultivos y alimentos genéticamente modificados. 
1.    ¿Los OGM provocan cáncer?
“En pocas palabras, no, no hay absolutamente ninguna prueba respetable de que los alimentos genéticamente modificados provoquen cáncer”, dice el Dr. Kevin Folta, presidente interino y profesor adjunto de la Universidad de Florida, Departamento de Ciencias Hortícolas.”
Lo que no dicen ni Folta ni LN es qué pasa con “el paquete tecnológico” que viene siempre adosado a los cultivos GM: la enorme difusión de glifosato (junto a otros agrotóxicos, algunos altamente contaminantes y cancerígenos, como el 2-4 D, el paraquat) nos permite concluir que la respuesta es capciosa. Podría estar diciendo –en el mejor de los casos−una parte de verdad, pero no toda la verdad…
2: ¿Están los OGM provocando un aumento de alergias?
Los OGM no causan nuevas alergias. Si una persona es alérgica a una planta que no está genéticamente modificada, por ejemplo, la soya, también será alérgica a la versión genéticamente modificada disponible en el mercado actual.
El piadoso olvido de los eventos transgénicos que no han salido al mercado por su fuerte contenido alergógeno, como fue el caso con una nuez de Pará GM, nos pone en guardia contra una presentación tan inmaculada.
3: ¿Están las grandes empresas forzando a los agricultores a cultivar OGM?
El derecho del agricultor de elegir el mejor tipo de semilla para su campo es uno de nuestros cinco principios fundamentales.
Claro que no. ¿Obliga La Nación a leerla a sus lectores?
Se han desarrollado otras técnicas mucho más persuasivas que la brutal obligación, reservada siempre como ultima ratio. Se adquieren enormes extensiones a menudo en arriendo y se establece allí un régimen de producción agroindustrial con insumos exclusivos, se vacía de población, dejando los planteles mínimos para las necesidades empresariales.
Los agricultores, entonces, o son despojados o son constreñidos mediante el lavado de cerebro sistemático y cotidiano a partir de los medios de incomunicación de masas. Muchos aceptan la modificación laboral junto con la modificación genética. Otros más que persuadidos, son arrinconados. En la India, p. ej., tras el ingreso al mundo transgénico, con el endeudamiento “modernizador” se han suicidado miles de campesinos. ¿Se los obligó, se los persuadió? En absoluto: ellos tomaron la decisión ‘con la más pura información’, con ecuanimidad…
4: ¿Están los OGM aumentando el precio de los alimentos?
Si bien hay diversos factores que afectan el costo de los alimentos (el precio del petróleo afecta los costos de transporte, las sequías pueden afectar el rendimiento y la oferta disponible, etc.), los OGM tienen un papel importante en mantener los precios lo más bajos posible.
Basta un dato para desmentir tan rosada perspectiva: los “biocombustibles” han establecido una competencia entre granos para combustible y granos para comer… aumenta así la demanda de granos, y eso ¿tiende a refrenar los precios o a dispararlos?
5: ¿Están los OGM contaminando los cultivos de alimentos orgánicos?
La coexistencia de múltiples métodos de producción (orgánicos, convencionales y genéticamente modificados) no es un concepto nuevo.
Confrontemos con un solo episodio histórico, el que refiero en la n. 1 del cuerpo principal. El mundo de los discursos preelectorales… todo tan puro, tan noble, tan solidario, tan luminosamente hermoso… ¿tiene algo que ver con el mundo a secas?
6: ¿Por qué no se realizan estudios de salud a largo plazo en plantas genéticamente modificadas?
Hay una lista de 1.785 estudios sobre la seguridad de los OGM, incluyendo estudios a largo plazo, disponibles para descargar en Informa Healthcare.
Informa Healthcare parece estar dentro de la difícilmente desentrañable Life Sciences, una red “sin fines de lucro” auspiciada por Monsanto, que misteriosamente sí es propulsada con fines de lucro. Semejante impronta no auspicia objetividad alguna.
7: ¿Están los OGM provocando un aumento del uso de pesticidas?
En general, la aplicación de pesticidas ha disminuido, en gran parte, debido a la adopción de cultivos resistentes a los insectos, en particular el algodón, de acuerdo con el economista agrícola Graham Brookes.
Las estadísticas de países con fuerte inversión en transgénicos, como Argentina, revelan un aumento escalofriante de tales pesticidas. Justamente porque las plantas GM están acondicionadas para soportar sin límites determinados tipos de agrotóxicos, la tendencia es a aumentar su uso. Nada ilógico (cierto que a la vez suprimiendo otros).
8: ¿Por qué las empresas de OGM parecen oponerse tanto a etiquetar los alimentos genéticamente modificados?
Según comenta Cathy Enright, directora ejecutiva del Consejo para la Información sobre Biotecnología, “nosotros estamos a favor del etiquetado obligatorio de los alimentos, incluidos los OGM, cuando este plantea un problema de seguridad o salud —por ejemplo, para alertar a poblaciones sensibles de la posible presencia de un alérgeno”.
¿Están a favor del etiquetado… cuando hay problemas de seguridad? Puesto que los OGMs son “seguros”, afirman sus patrocinadores y usufructuarios, ¿para qué etiquetarlos? El razonamiento es redondo. En lógica se llama petición de principio; invocar como autoridad lo que justamente está cuestionado.
9: ¿Están los OGM contribuyendo a la muerte de abejas y mariposas?
Cabe destacar que antes de que pueda producirse un cultivo genéticamente modificado de forma comercial, las empresas que desarrollan este tipo de plantas deben demostrar que las nuevas plantas no son dañinas para los demás insectos, tales como las abejas y las mariposas.
Otra vez la cantinela. Los consorcios biotech no hacen algo “malo” para matar abejas.
Lo que sin embargo se ha registrado es una merma preocupante de la actividad y la vida de las abejas ante la presencia de la agroindustria. No sabemos si es el evento transgénico o la pérdida generalizada de biodiversidad o el derrame de agrotóxicos por doquier. Pero hay menos abejas con más avances de agricultura “inteligente”.
Es tan extenso el arrasamiento de la vida de las colmenas que la empresa Monsanto llegó a proponer su “vía de salvación”, humorísticamente un hallazgo si no fuera tan pesadillesco: ofreció minidrones para polinizar… las plantas de los cultivos, del bosque, del planeta… ¿puede alguien ser tan necio e ignorante? Los CEOS de Monsanto, por lo visto pueden.
10: Si el ganado se alimenta con granos GM, ¿habrá OGM en la carne?
Nunca se han detectado OGM en la leche, la carne o los huevos derivados de animales alimentados con productos genéticamente modificados.
Esto puede ser cierto. Pero no es suficiente para descartar alguna modificación en las redes genéticas, hereditarias. La vida podría manifestarse en modos que las comprobaciones científicas actuales no han logrado (por lo menos todavía) discernir.

Fuente: https://revistafuturos.noblogs.org/2017/02/occidente-y-eurosia-una-esquizofrenia-transgenica/- Imagenes: ‪Lainformacion.com‬ - ‪Lainformacion.com‬ - ‪Ecoosfera‬ - ‪Voz de América‬

Chile: Después de los incendios: el real desafío de la restauración ecológica

Ignacio Fernández Chicharro y Narkis Morales San Martín
CIPER

Culpar a la intervención humana o a lo inflamable de los pinos es una forma de simplificar el problema de los mega-incendios que sufrimos esta temporada. Así lo sostienen los autores de esta columna, quienes remarcan que el calentamiento global y la distribución de los bosques han sido también factores centrales. La determinación correcta de las causas de la tragedia es central para lo que viene: la restauración de los bosques. Y en esa etapa los autores abrigan desconfianza: técnicamente se sabe cómo restaurar con mayores niveles de seguridad, pero la experiencia muestra que lo que se sabe, termina siendo archivado por la burocracia cuando la emergencia pasa.

Los incendios forestales que han afectado a Chile durante esta temporada han puesto de manifiesto la vulnerabilidad de la zona central del país frente al fuego. Debido a la extensión y magnitud de los daños, es comprensible que el foco noticioso haya estado en la consecuencia de los incendios. Pero esto ha dejado en segundo plano temas que debieran ser ahora prioritarios: evaluar los factores que influyeron en esta catástrofe para prevenirlas a futuro, y poner en práctica un plan de largo plazo y a gran escala para la restauración de los ecosistemas nativos. Estimamos que en particular este último punto, que implica un enorme desafío que debiera marcar la agenda pública de los próximos años, se ha tomado con alarmante liviandad. Escribimos esta columna con el objetivo de poner en perspectiva el desafío de la restauración.
Primero, hay que dejar en claro que reforestar no es análogo a restaurar. Como lo señala la Sociedad Internacional de Restauración Ecológica, restaurar un ecosistema implica desarrollar actividades con el objetivo de “iniciar o acelerar la recuperación del ecosistema con respecto a su salud, integridad y sostenibilidad”.
En este sentido, la restauración va mucho más allá de la simple reforestación con especies nativas: se busca no sólo recuperar la composición y la estructura del ecosistema, sino también la funcionalidad de éste.
A modo de ejemplo, imaginemos una casa que fue seriamente dañada por un terremoto. Si nos abocamos solamente a recuperar su estructura usando materiales y planos originales, seguramente conseguiremos que luzca muy similar a como fue previo al terremoto. Sin embargo, sino reparamos también el sistema eléctrico, las cañería de gas y el sistema de provisión y drenaje de agua, la funcionalidad de la casa quedará seriamente mermada, pudiendo hacerla incluso más vulnerable frente al próximo terremoto. Del mismo modo, cuando un bosque es seriamente dañado se pierden funciones básicas, como son el control de erosión, infiltración y ciclado de nutrientes. Estas funciones no necesariamente se recuperarán por el simple hecho de reforestar.
Es por esto que frente a los daños generados por estos incendios, es urgente implementar cuanto antes acciones tendientes a mantener o recuperar las funciones fundamentales del ecosistema.
Por otra parte, un plan de restauración ecológica no puede ser llevado a cabo sin analizar primero cuáles fueron los principales factores implicados en el daño al ecosistema, ya que dicho plan debe considerar medidas tendientes a reducir o eliminar esos factores. En ese sentido, poco sacaremos invirtiendo en restaurar si al poco tiempo los ecosistemas vuelven a incendiarse. En los siguientes párrafos haremos un breve análisis de algunos de los principales factores que podrían haber contribuido a esta catástrofe.
En primer término hay que considerar el contexto territorial de las regiones que se vieron mayormente afectadas por estos incendios: Valparaíso, Metropolitana, O´Higgins, Maule, Biobío y La Araucanía. En ellas se concentra la gran mayoría de los habitantes del país, así como también gran parte del cambio de uso de suelo para el desarrollo de actividades forestales. Teniendo en cuenta que casi la totalidad de los incendios forestales en Chile son por causas humanas, no resulta sorprendente que esta zona concentre una gran proporción de los casi 6.000 incendios forestales que ocurren en promedio en Chile por año y que lo mismo haya ocurrido esta temporada.
Sin embargo, un dato llama la atención: las estadísticas de Conaf no indican que en esta temporada se haya registrado un aumento del número de incendios en dicha zona. Por el contrario estos han caído un 12% en comparación con los últimos 5 años. Lo que sí ha ocurrido, es que los incendios han aumentado enormemente de tamaño, lo que ha implicado un 1.240% de aumento en el área quemada en estas 6 regiones en comparación con los últimos 5 años.
Estos datos sugieren que la peor temporada de incendios forestales registrada en Chile no ha sido producto del aumento de fuentes de ignición, sino que principalmente producto de la dificultad de controlar el avance de los incendios una vez estos han sido detectados. Estos datos le quitan soporte a las hipótesis que apuntan a la intencionalidad como uno de los agentes detonantes de la catástrofe. Con esto no negamos que la intencionalidad sea un agente importante en la ignición de incendios, pero los datos apuntan a que este factor no se relacionaría con la magnitud y extensión que alcanzaron los incendios esta temporada.
Otro factor que ha sido ampliamente discutido como implicado en la magnitud de los recientes incendios es la inflamabilidad de las especies presentes en las plantaciones forestales, mayoritariamente pino insigne (Pinus radiata) y eucaliptus (Eucaliptus globulus). Estas especies, provenientes de Norte América y Australia respectivamente, evolucionaron en ecosistemas donde el fuego cumple un papel fundamental en las dinámicas ecológicas, y por tanto han desarrollado adaptaciones para sacar ventajas del fuego que las hacen altamente inflamables. Por el contrario en los ecosistemas de la zona central de Chile el fuego sólo comenzó a ser un factor relevante tras la llegada del ser humano, y por tanto las especies nativas no han evolucionado para quemarse u obtener ventajas de los incendios.
Sin embargo, es importante poner en perspectiva que en las dinámicas de los incendios forestales no dependen únicamente de las características de las especies que se queman, sino también de cuál es la distribución de éstas en el espacio, y de una serie de variables climáticas y topográficas. Por ejemplo, si un rodal productivo de pino o eucaliptus (un área de explotación forestal) se encuentra inserto en un sistema de humedales (zona con abundante agua y vegetación húmeda) y completamente desconectado de otros bosques, la probabilidad de que un incendio en dicho rodal se expanda será muy baja. Si este mismo rodal se encuentra rodeado por cultivos agrícolas y bosque nativo, la probabilidad de que el incendio se expanda a zonas aledañas aumentará, pero la magnitud y velocidad de propagación de éste aún lo harán controlable. Sin embargo, si dicho rodal es parte de un continuo de rodales formando una masa homogénea de árboles plantados a gran densidad, la posibilidad de que el incendio se expanda rápidamente y salga de control aumenta considerablemente. Si junto con ello las condiciones climáticas y topográficas no son beneficiosas para combatirlos, esto puede ser la receta para un desastre. Y así lo demuestra la reciente catástrofe.
Es por ello que consideramos que debatir sobre si las especies exóticas son más o menos inflamables que las nativas desvía el foco de atención sobre el factor más relevante: Las enormes extensiones de masas homogéneas y continuas de árboles de una sola especie plantados a grandes densidades. Y es por esto que se debe apuntar a la ausencia de una planificación territorial como una de las principales causas de la catástrofe, ya que plantaciones forestales con esas características van a ser vulnerables a incendios independiente de la especie que sea. Por lo mismo, si no se cambia la forma cómo se manejan e integran las plantaciones forestales dentro del territorio, incendios de estas características volverán a ocurrir en el futuro, y cualquier plan serio de restauración será infructuoso.
Consideramos de suma relevancia hacer énfasis en la necesidad de cambiar la forma en que se planifica el territorio para evitar que incendios de estas características vuelvan a ocurrir. No hay que perder de vista que Chile se encuentra enfrentando los efectos del cambio climático, y por tanto es probable que condiciones climáticas propicias para la generación de incendios de estas características sean cada vez más frecuentes. Un reporte encargado por Conama, y preparado por el Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile el año 2006 (Estudio de la variabilidad climática en Chile para el siglo XXI), describe claramente parte de los efectos del cambio climático que vivimos hoy: disminución de las precipitaciones para la zona centro sur del país de entre un 25 a un 45% por ciento; y un aumento en las temperaturas de entre 2 y 4 °C. Como bien lo sugieren González y colaboradores (2011), bajo este nuevo contexto climático se darán condiciones ambientales más favorables a incendios más frecuentes y de mayor extensión. Estos autores señalan explícitamente que “particularmente vulnerables a estos cambios serían aquellas regiones dominadas por extensas plantaciones y ecosistemas remanentes altamente fragmentados e invadidos por especies exóticas, derivado principalmente del tipo, homogeneidad y continuidad del combustible”. A conclusiones similares llegaron Altamirano y colaboradores (2013), quienes predicen “un importante aumento de la probabilidad de ocurrencia de incendios forestales” producto de los efectos del cambio climático en la zona central de Chile.
Como muestran estos antecedentes, el real problema de los incendios en Chile no es si éstos son causados o no de manera intencional, sino cómo se ha generado un territorio forestal altamente proclive a generar incendios forestales de gran magnitud. De no mediar acciones potentes que lleven a un cambio de paradigma respecto al como planificamos e integramos las actividades forestales dentro del territorio, incendios con características catastróficas probablemente seguirán acompañándonos en el futuro.
Es la interacción de estos factores lo que hace urgente integrar las medidas de restauración ecológica dentro de una estrategia de planificación territorial, que no sólo se aboque a recuperar la estructura, composición y funcionalidad de los ecosistemas afectados, sino que también reduzcan la probabilidad de que este tipo de incendios ocurran en el futuro.
Actualmente la misión de diseñar el plan de restauración ecológica se encuentra en el recientemente creado “Comité Nacional de Restauración Ecológica”, encabezado por el Ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, e integrado por expertos y ONG’s. Por lo que se ha difundido en la prensa, no nos queda claro aún qué rol tendrá ni qué nivel de es incumbencia tendrán sus propuestas en las decisiones políticas que finalmente se tomen. Nuestras dudas tienen bases. Por ejemplo, la experiencia del incendio de Torres del Paine de finales de 2011, donde se convocó a un grupo de expertos de diversas universidades para generar un Plan de Restauración que hasta el día de hoy no ha sido implementado.
En relación a esto último, nos imaginamos que las ONG’s debieran tomar un rol protagónico en recolectar y transferir la información entre la comunidad y el grupo de expertos, así como abogar para que las medidas acordadas por el comité sean efectivamente implementadas. De otro modo no entendemos bien cuál sería el rol de convocar a representantes de ONG´s como Codeff y Chile Sustentable, que si bien cumplen un importante rol en el contexto ambientalista chileno, no son expertos en el ámbito de la restauración.
A nuestro modo de ver el mayor desafío de este comité será de carácter político y no técnico. Creemos que actualmente existe suficiente material publicado y conocimiento técnico para definir de forma rápida las estrategias que deberían ser tomadas para iniciar cuanto antes la restauración de los ecosistemas afectados por el incendio. Conaf posee diversos documentos técnicos en esta materia, existe un libro que aborda específicamente la restauración ecológica para ecosistemas nativos afectados por incendios forestales, y existen diversos grupos de investigadores actualmente trabajando en el tema. Por tanto el principal rol del comité no debiera estar en generar conocimientos ya existentes, sino que en buscar la forma de obtener los recursos y el compromiso de las instituciones estatales para que las acciones de restauración sean efectivamente implementadas, y esto es una tarea netamente política.
Nuestro temor es que el resultado de este comité sea un nuevo reporte que sea archivado, y que al final del día las recomendaciones no sean consideradas ni implementadas. Para que la restauración sea exitosa, tiene que haber un compromiso claro del gobierno no sólo en lo que respecta a convocar y liderar el comité de restauración, sino que también en lo referente a facilitar los recursos necesarios, y promover potenciales cambios a la normativa que puedan surgir del comité. Nosotros abogamos por que el proceso de restauración y la toma de decisiones se hagan en un clima de cooperación, con amplia participación desde el mundo científico y profesional, que sea un proceso socialmente inclusivo, y que tenga el apoyo político tanto en términos de los recursos monetarios, como para potenciales cambios legislativos. Por último esperamos que esta vez sí podamos aprender de los errores para dejar de ser una nación reactiva y transformarnos en una proactiva. Con eso no sólo disminuiríamos los impactos negativos de los incendios sobre el patrimonio natural y económico, sino que también el drama humano que estas tragedias usualmente conllevan.

http://ciperchile.cl/2017/02/15/despues-de-los-incendios-el-real-desafio-de-la-restauracion-ecologica-en-chile/ - Imagenes: ‪El Mundo‬ - ‪Uniradio Noticias‬

Patagonia Argentina: Acción vecinal contra programas promineros en Radio Nacional Esquel

El viernes pasado por la mañana en la puerta de Radio Nacional Esquel, un grupo de vecinos volantearon y dieron lectura ante los medios de comunicación a un documento donde rechazan que el gerente de comunicaciones de Minas Argentinas, subsidiaria de Yamana Gold, y un médico vinculado a la misma estén a cargo de dos programas radiales que comenzaría a emitir la "Radio de Todos". Marcaron que en este caso las autoridades de la radio pública no pueden argumentar la pluralidad de voces porque, de ser así, "si existiera un programa contra la violencia de género, debería existir otro a favor de dicha violencia, lo cual es descabellado. Los intereses de los vecinos y de la empresa son diametralmente opuestos".

Por Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Esquel por el NO A LA MINA

Los esquelenses se movilizan contra la megaminería y todos sus variados intentos por instalarse, propagandizar y convencera a la población de la región y la provincia, desde hace catorce años. Esa lucha extendida por todo Chubut, ha hecho que la actividad minera metalífera a cielo a abierto esté prohibida por ley provincial. En Esquel, además, se logró una ordenanza municipal declarádolo municipio no tóxico y otra que prohibe la habilitación comercial para todas las actividades relacionadas con ella, incluída la propaganda.
Desde las 10 de la mañana los vecinos distribuyeron información tanto en la vereda de Radio Nacional Esquel como en otras puntos de alta concurrencia durante la mañana como en la puerta del Banco de la Provincia del Chubut, en el Centro Cultural Melipal, la Dirección Municipal de Turismo, el Correo Argentino y otros locales comerciales.
A las 11 hs. dieron una conferencia de prensa para explicar los motivos de la actividad, responder a las preguntas de los movileros y dar lectura al documento de la Asamblea (ver texto al pie).
Los vecinos señalaron que de ningún modo puede admitirse la presencia de programas mineros, abiertos o encubiertos, en Radio Nacional y que sus autoridades los avalen bajo el argumento de que deben oírse todas las voces, ya que por ese criterio, "si existiera un programa contra la violencia de género, debería existir otro a favor de dicha violencia, lo cual es descabellado. Los intereses de los vecinos y de la empresa son diametralmente opuestos".
Tambien marcaron la preocupación porque con los dos nuevos programas, se estarían cubriendo cargos y espacios de la radio pública y estatal en forma discrecional y con personas carentes de formación periodística, habiendo en la ciudad otros vecinos que se han formado en la profesión y se encuentran subocupados o directamente desocupados.
Esta concesión a voces directamente ligadas al extractivismo y contrarias a un rol estatal activo en diversas áreas claves, se enmarcan en las políticas nacionales tanto respecto de la minería como a los medios públicos de comunicación en el sentido de profundizar la insersión del sector empresario en curriculuas escolares y medios de comunicación para quebrar los crecientes movimientos sociales que defienden el agua y el territorio de la voracidad de numerosas actividades.
Más tarde, ingresaron a las radio para entrevistarse con su director, Marcelo Gallego, a quien le expusieron los fundamentos de su demanda.
Los vecinos de Esquel se autoconvocan a una nueva asamblea para el próximo martes 28 de febrero a las 18.30 hs. en la vereda de Radio Nacional Esquel.

Documento entregado al director de RN Esquel
La ASAMBLEA DE VECINOS AUTOCONVOCADOS POR EL NO A LA MINA DE ESQUEL informa a los vecinos de la región que la empresa minera YAMANA GOLD-MINAS ARGENTINAS comenzará a emitir dos programas radiales en Radio Nacional Esquel.
Este hecho es repudiable porque gracias a la lucha del pueblo la megaminería se encuentra prohibida en nuestra ciudad, así como la habilitación comercial para todas las actividades relacionadas con ella, como, en este caso, la propaganda. Tampoco puede explicarse la presencia de programas mineros en la emisora estatal como lo hizo el director de la misma, Marcelo Gallego, quien dijo a una vecina que si en la radio había un programa del “No a la mina” también debía haber uno del “Sí a la mina”, porque, con ese criterio, si existiera un programa contra la violencia de género, por ejemplo, debería existir uno a favor de dicha violencia. Además, ya hemos dicho hasta el hartazgo que los intereses de los vecinos y de la empresa son diametralmente opuestos.
Uno de los programas será conducido por el gerente de comunicación de YAMANA GOLD-MINAS ARGENTINAS, quien ha sido declarado Persona No Grata por esta asamblea, debido a su permanente y agresivo accionar contra los vecinos del pueblo que luchamos por esta emblemática causa. El otro programa lo llevará adelante un médico al servicio de la minera, quien justamente tiene el triste antecedente de haber “llevado por delante”, es decir, de haber atropellado con su camioneta al movilero de Radio Nacional hace unos años. O sea, este periodista se ve obligado a tener de compañero de trabajo a quien lo agredió alevosamente. Hacemos responsable al señor director Marcelo Gallego de la integridad física y emocional del vecino periodista Andrés Campos, y nos solidarizamos con él y los demás trabajadores de la radio.
Por otro lado, vemos con preocupación que los cargos de esta prestigiosa emisora se estarían cubriendo en forma discrecional y con personas carentes de formación periodística, habiendo en nuestra ciudad otros vecinos que se han formado en la profesión y se encuentran subocupados o directamente desocupados.
Una vez más, repudiamos la presencia de la empresa minera YAMANA GOLD-MINAS ARGENTINAS con sendos programas en Radio Nacional Esquel y exigimos el retiro de los mismos de la grilla de programación. Esta emisora debería estar al servicio de los intereses del pueblo y no contra ellos, sobre todo en este tema que lleva 15 años de lucha.
La postura del pueblo de Esquel y de todo Chubut está firme y es clara. No será doblegada por esta ni ninguna otra artimaña de nuestros enemigos, por más poderosos que sean.
Convocamos a una nueva asamblea de vecinos el día viernes 24 a las 18:30 en la puerta de Radio Nacional Esquel.
NINGÚN PROGRAMA DE LA MINERA EN RADIO NACIONAL

NO A LA MINA.
NO PASARÁN, NO PASARÁN, NO PASARÁN.

Argentina: Nueva resolución autoriza uso minero en Laguna Brava

La Resolución 286 del 19 de diciembre de 2016, es una nueva manifestación de la profundización de las políticas de devastación, expropiación y despojo que entregan este importante humedal de la Provincia de La Rioja, ofreciéndolo como Plan de Uso Público, de manera inconsulta e irresponsable, a cualquier empresa extranjera que quiera explotarla. La Asamblea Riojana Capital reitera la denuncia a la Secretaría de Minería, a la Secretaría de Ambiente provincial y al Gobierno Nacional sobre los permisos otorgados y a otorgar a empresas mineras multinacionales en zonas aledañas a Laguna Brava.

Laguna Brava es sitio RAMSAR. Como Reserva de Usos Múltiples queda expuesta a la manipulación legal y a la entrega discrecional por parte del gobierno de este patrimonio natural, paisajístico, arqueológico, turístico y ecológico. El Gobierno provincial, anterior y actual, autorizaron 61 proyectos mineros en Laguna Brava, lo que implica las dos terceras partes del territorio.
En éste momento es necesario dejar en claro que hay un acto de gobierno (la Resolución N° 286) que reconoce que habrá minería en la reserva y pretende que creamos que se hará en algunas zonas si y en otras zonas no como si la contaminación y sus consecuencias pudieran reconocer y respetar los límites impuestos por la Secretaría de Ambiente quien al hablar de estas zonas reconoce implícitamente que la minería es una actividad dañina en una zona como Laguna Brava.
Reiteramos nuestro repudio a estas políticas y advertimos que La Rioja sostiene el NO a la mega minería.
Celebramos la organización de ciudadanos y ciudadanas de Vinchina que se han autoconvocado como Asamblea para defender su territorio.
Continuaremos nuestra incansable lucha basada en la legitimidad de la defensa de la vida y la biodiversidad .
LAGUNA BRAVA NO SE TOCA! LA RIOJA NO SE TOCA!

Asamblea Riojana Capital (Regional Cuyo Noa UAC - Unión de Asambleas Ciudadanas)

Argentina: Pueblos originarios de Jujuy se movilizarán contra minería a cielo abierto

La movilización estaría prevista para mediados de marzo, desde La Quiaca a San Salvador. La movilización estaría prevista para mediados de marzo, desde la ciudad de La Quiaca hasta San Salvador de Jujuy. Exigen la derogación de la Ley de Servidumbres 5915, impulsada por el gobernador Morales, y contra el avance de la megaminería a cielo abierto como es el proyecto “Chinchillas” en la cuenca de Pozuelos. Convoca Asamblea de Comunidades e Indígenas libres.

El 4 de febrero, en la Comunidad de Rodeo (Cuenca de Pozuelos) se llevó a cabo una nueva reunión de la Asamblea de Comunidades e Indígenas libres. Las mismas se vienen realizando desde junio de 2016, en sus inicios fue convocada exigiendo la derogación de la Ley de servidumbres 5915 impulsada por el Gobernador Morales en mayo de 2016, violatoria de derechos de los pueblos originarios e inconstitucional.

En diciembre en una convocatoria realizada por el Gobierno Provincial con la Secretaria de Pueblos Indígenas y diputados provinciales, la Ley 5915 fue repudiada y casi la totalidad de las autoridades de las comunidades presentes pidieron la derogación. Cabe destacar que este pedido casi unánime no tuvo respuesta de parte del Gobernador de la Provincia ni la Secretaría de Pueblos Indígenas, al contrario el Gobernador y otras autoridades provinciales se apresuraron a aplicarla, a pesar de su inconstitucionalidad, ignorando por completo el mandato de las comunidades.
En la Cuenca de Pozuelos, hermanos de la zona expresaron su gran preocupación, por el avance del proyecto minero “Chinchillas” de la empresa canadiense Golden Arrow y la mendocina Valle del Cura.
Este proyecto estaría ubicado dentro de la zona de Reserva de Biósfera Laguna de Pozuelos y funcionaría en la modalidad a cielo abierto, utilizando enormes cantidades de agua y siendo altamente contaminante. El Gobierno provincial promueve este emprendimiento extranjero, aun estando emplazado en un área protegida y a pesar de la alarmante sequía que afecta el Monumento Natural Laguna de Pozuelos y la puna entera, amenazando las formas de vida actuales.
Citando al biólogo Lino Pizzolon “el proyecto propone cambiar dudosos beneficios momentáneos durante cinco años a cambio de la producción de daños permanentes e irreparables en la calidad del agua de toda la zona del área de influencia del proyecto, alrededor del arroyo Uquillalloc y Laguna de Pozuelos y perjudicara fuertemente la disponibilidad de agua para usos tradicionales, se trata de un proyecto inaceptable”.
Como sucedió con otros emprendimientos en la Provincia, el procedimiento de consulta libre, previa e informada enmarcado en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) no es cumplido o se hace a su manera, pasando por alto a las comunidades, y los informes de impacto ambiental son engañosos, complejos y no accesibles a la población.
En el transcurso de las reuniones que se vienen realizando en distintas localidades de Quebrada y Puna, también se acercaron hermanos afligidos por diversas problemáticas que los afectan en sus territorios, como ser proyectos mineros contaminantes en Salinas Grandes y Cuenca de Guayatayoc, Coranzuli, El Aguilar. También por desalojos y criminalización de la protesta a las comunidades Cueva del Inca y Pucara en Tilcara en beneficio de empresarios turísticos y por políticas no claras en la regularización de entrega de títulos comunitarios, entre otras.
Los organismos oficiales como ser Secretaría de Pueblos Indígenas e INAI hacen la vista ciega a estas problemáticas actuando en forma funcional al gobierno de turno.
El proceder del gobierno y sus slogans “Jujuy es Pachamama”, “Pachamama yo te cuido”, suenan a hipocresía y a folklorismo superficial y vacío, ya que las políticas aplicadas, promueven la desaparición de nuestras formas de vida tradicionales. Se haría imposible la continuidad del pastoreo y la actividad agrícola, causando daños irreparables a la Pachamama con el derroche del recurso hídrico, agravando la sequía y contaminando cursos de agua superficiales, aguas subterráneas, suelos y aire.
Se suman y agravan este panorama las políticas económicas, tarifazo y ajustes a los sectores más vulnerables de la sociedad, favoreciendo con estas a los grandes grupos económicos.
Toda esta situación fue debatida, decidiendo en forma unánime y consensuada, que ya es tiempo de visibilizar todas la problemáticas que nos afectan producto de la continuidad y profundización de políticas netamente mercantilistas, neoliberales, de saqueo, represión y exterminio de nuestros pueblos indígenas, como la represión a nuestros hermanos de la Nación Mapuche en Neuquén, represión y persecución a los hermanos de la Nación Wichi en Salta.
Apelamos a las herramientas de lucha y resistencia como la movilización y asambleas comunitarias, decidiendo marchar desde la localidad de La Quiaca a la Capital jujeña del 17-18 de marzo al 24 de marzo, atravesando los diferentes pueblos de quebrada y puna. Convocamos a todos los hermanos y hermanas de pueblos originarios de comunidades y de ciudad y al campo popular (a toda la sociedad, sindicatos, movimientos sociales, etc.) para visibilizar y pronunciar nuestro descontento y formular una propuesta superadora y reivindicativa ante estos gobiernos saqueadores de nuestra Pachamama.
Hermanados en la lucha y siguiendo el legado de nuestros mayores de Batalla de Abra de la Cruz, Batalla de Quera y Malón de la Paz, reivindicamos la dignidad de los pueblos originarios. JALLALLA!

Fuente: La Izquierda Diario

lunes, 27 de febrero de 2017

El neoliberalismo y la soledad humana: la disgregación de nuestras sociedades

George Monbiot 
 
Los cuerpos y mentes de millones de personas se están viendo afectados por trastornos mentales epidémicos. Es hora de preguntarse adónde nos dirigimos y por qué. ¿Qué mayor síntoma de fracaso puede dar un sistema que el hecho de provocar psicopatías epidémicas? Aun así, la ansiedad, el estrés, la depresión, la ansiedad social, los desórdenes alimenticios, la autoagresión y la soledad son males que afligen a las sociedades en todo el mundo. Los últimos y alarmantes datos publicados sobre la salud mental de niñas y niños británicos reflejan una situación de crisis global.

Existen múltiples razones secundarias para este desgraciado fenómeno, pero me parece que la causa subyacente es la misma en cualquier lugar: los seres humanos, en tanto que mamíferos extraordinariamente sociales y cuyos cerebros están programados para interactuar con los demás, están sufriendo un proceso de disgregación. Los cambios económicos y tecnológicos son factores fundamentales en esta cuestión, pero también lo es la ideología. A pesar de que nuestro bienestar está inseparablemente vinculado a la vida de los demás, el mensaje que se nos transmite es que la prosperidad se alcanza por medio de un individualismo extremo, competitivo y ególatra.
En el Reino Unido, hombres que han pasado toda su vida entre cuatro paredes (la escuela, la universidad, el bar o el parlamento) nos aleccionan para que uno solucione sus problemas por sí mismo. El sistema educativo se hace más brutalmente competitivo año tras año. La búsqueda de empleo es una batalla a sangre en la que lucha una multitud de personas desesperadas por un número cada vez menor de puestos de trabajo. Los nuevos carceleros de los pobres atribuyen una culpa individual a las circunstancias económicas y los interminables concursos televisivos alimentan unas esperanzas imposibles, mientras las oportunidades reales se contraen.
El consumismo suple el vacío social pero, lejos de curar el trastorno que provoca el aislamiento, intensifica la comparación social hasta el punto en que, tras haber consumido todo lo posible, nos convertimos en nuestras propias presas. Las redes sociales aproximan a las personas, al tiempo que pone distancia entre ellas al permitirles cuantificar con exactitud su posición social y comprobar que las otras personas tienen más amigos o seguidores.
Gracias a la brillante investigación de Rhiannon Lucy Cosslett, sabemos que las jóvenes suelen modificar las fotos que comparten en internet para parecer más esbeltas y delgadas. Algunos teléfonos lo hacen por sí solos gracias a los ajustes de “belleza” que incorporan. Ahora es posible que uno mismo se convierta en su propio ejemplo de delgadez a seguir (es decir, convertirse en su propio thinspiration, o como se ha dado en llamar hoy en día a las imágenes de delgadez que circulan por la red y cuya comparación con uno mismo sirve, a ciertas personas, como factor de motivación para reducir su peso). Bienvenida a la distopía post-hobbesiana: la guerra de todos contra sí mismos.
No es de extrañar, por lo tanto, teniendo en cuenta estos solitarios mundos interiores en los que el retoque fotográfico ha sustituido al contacto físico, que los trastornos psicológicos afecten de manera tan desmesurada a mujeres jóvenes. Un estudio realizado recientemente en el Reino Unido muestra que una de cada cuatro mujeres de entre 16 y 24 años se han autolesionado y que una de cada ocho padecen ahora de un trastorno de estrés postraumático. La ansiedad, la depresión, las fobias o el trastorno obsesivo-compulsivo afectan al 26 % de las mujeres comprendidas en esa franja de edad. Sin duda, estos datos revelan una situación crítica en materia de salud pública.
Si la ruptura del vínculo social no recibe una atención tan seria como una rotura de cadera es porque la primera no es tan visible. Pero los expertos de la neurociencia sí pueden percibirla. Un conjunto de fascinantes investigaciones realizadas en el Reino Unido sugieren que las aflicciones físicas y sociales se procesan a través de los mismos circuitos neuronales. Ello podría explicar por qué, en diferentes idiomas, es difícil describir el impacto de la ruptura de un vínculo social sin acudir a los términos empleados para explicar heridas o dolores físicos. Tanto en los humanos como en otros mamíferos de conducta gregaria, el contacto social reduce el dolor físico. Por eso abrazamos a nuestros hijos cuando se hacen daño: el afecto es un potente analgésico. Los opiáceos alivian tanto la agonía física como la angustia de la separación. Quizás esto explique el vínculo que existe entre la adicción a las drogas y el aislamiento social.
Una serie de experimentos, resumidos y publicados en la revista Physiology and Behaviour (Fisiología y conducta), muestra que los mamíferos de comportamiento social prefieren sufrir dolor físico y no sentirse aislados. Un grupo de monos capuchinos que hayan ayunado en soledad durante 22 horas, se reunirán con sus compañeros antes de acudir a la comida. Los niños que padecen abandono emocional, según muestran algunos estudios, sufren peores consecuencias para su salud mental que los niños que padecen tanto abandono emocional como maltrato físico (ya que, por horrible que sea, la violencia implica atención y contacto). La autolesión se ejerce a menudo como medida de alivio contra la angustia: otra señal que indica que el dolor físico no es tan malo como el emocional. De este modo, y tal como es bien sabido en las prisiones, uno de los métodos más eficaces de tortura es el régimen de aislamiento.
No resulta difícil apreciar las razones evolutivas de las aflicciones sociales. La supervivencia entre mamíferos se hace mucho más factible cuanto mayor sea el vínculo con el resto del grupo. Son los animales solitarios y marginalizados los que mayores posibilidades tienen de cazados por sus depredadores o de fallecer de hambre. Del mismo modo que el dolor físico nos protege de dañarnos físicamente, el dolor emocional nos protege del daño social. Nos impulsa a reconectar, aunque a muchas les resulte casi imposible.
No sorprende que el aislamiento social esté tan estrechamente relacionado con la depresión, el suicidio, la ansiedad, el insomnio, el miedo y la percepción de amenaza. Es más sorprendente descubrir el número de enfermedades físicas que causa o que exacerba. La demencia, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, los derrames cerebrales, los déficits inmunitarios o incluso los accidentes son más comunes entre personas que sufren soledad crónica. La soledad tiene un impacto sobre la salud comparable al consumo de 15 cigarrillos diarios: incrementa el riesgo de muerte prematura en un 26 %. Esto se debe, en parte, a que se incrementa la producción de la hormona del estrés, el cortisol, que suprime el sistema inmunológico.
Estudios realizados sobre animales y humanos sugieren una posible razón para la ansiedad alimenticia: el aislamiento reduce el control sobre los impulsos, lo cual conduce a la obesidad. Dado que aquellos que están en el escalón socioeconómico más bajo tiene más posibilidades de padecer soledad, ¿puede ser esta una de las explicaciones para el vínculo evidente entre el nivel económico bajo y la obesidad?
Es fácil comprobar que algo más importante que la mayoría de los temas que nos preocupan no ha ido bien. ¿Por qué participamos en este delirio de destrucción medioambiental y perturbaciones sociales, si lo único que produce es un dolor insoportable? ¿Acaso esta pregunta no debería hacerles caer la cara de vergüenza a nuestros líderes públicos?
Existen maravillosas organizaciones sin ánimo de lucro que hacen lo posible para combatir esta plaga y con algunas de ellas colaboraré en mi proyecto Loneliness (Soledad). Pero, por cada persona a las que ayudan, muchas otras pasan abandonadas.
Este problema no requiere una respuesta política, sino algo mucho más grande: una reevaluación de toda nuestra visión del mundo. De todas las fantasías del ser humano, la idea de que puede vivir solo es la más absurda y quizás la más peligrosa. O permanecemos juntos o nos hundiremos desunidos.
George Monbiot es uno de los periodistas medioambientales británicos más consistentes, rigurosos y respetados, autor de libros muy difundidos como The Age of Consent: A Manifesto for a New World Order y Captive State: The Corporate Takeover of Britain, así como de volúmenes de investigación y viajes como Poisoned Arrows, Amazon Watershed y No Man's Land.
Fuente: https://www.theguardian.com/commentisfree/2016/oct/12/neoliberalism-creating-loneliness-wrenching-society-apart?CMP=share_btn_wa - Traducción:José Manuel Sío Docampo - Imagenes: ‪Igor Morski‬


Ecuador prohibirá a funcionarios públicos tener bienes en paraísos fiscales

En un plebiscito realizado junto a las elecciones presidenciales el pasado domingo, los ecuatorianos se pronunciaron para que ninguna dignidad de elección popular ni servidor público pueda tener bienes o capitales en paraísos fiscales. Un 55% apoyó la medida. En Ecuador, casi 6 mil millones de dólares están depositados fuera del país en paraísos fiscales, de los cuales 3 mil 200 millones están en Estados Unidos y 2 mil 467 millones en Panamá.

El Ciudadano

El presidente Rafael Correa propuso este referéndum consultivo, conocido como “Pacto Ético”, el pasado mes de julio, a raíz del escándalo de los Panama Papers, documentos que revelaron activos financieros de personalidades y corporaciones del mundo –incluidas ecuatorianas– escondidos en paraísos fiscales. La aprobación de esta resolución soberana significará que, en el plazo de un año contado a partir de la proclamación de los resultados definitivos de la consulta, las autoridades electas y servidores públicos que tengan capitales y bienes de cualquier naturaleza en paraísos fiscales, deberán retornarlos al país; su incumplimiento será causal de destitución. 

Con la cláusula de un año de plazo, se argumenta que la consulta no afectaría el resultado de las elecciones realizadas el mismo 19 de febrero, ya que cualquier candidato que resulte electo, y tenga bienes o capitales en paraísos fiscales, tendrá 12 meses para cumplir con el mandato popular. Por su parte, la Asamblea Nacional debe en ese mismo plazo reformar la Ley Orgánica de Servicio Público, el Código de la Democracia y las demás leyes pertinentes, a fin de adecuarlos al pronunciamiento del pueblo ecuatoriano.
La evasión fiscal en cifras
Estudios estiman que cerca de 7.6 billones de dólares están depositados en paraísos fiscales en todo el mundo, lo que implica en muchos casos una evasión de impuestos y constituye un freno para el desarrollo, particularmente de los países del Sur al restarles fondos para su impulso económico[1]. Latinoamérica es una de las regiones más afectadas por este problema, ya que pierde más del 50% de los ingresos por impuestos sobre la renta. El 10% más rico de la población latinoamericana acumuló $7 de cada $10 de la riqueza regional y la evasión tributaria suma 340 mil millones de dólares. América Latina sigue siendo la región más desigual a nivel mundial, a pesar de grandes progresos en los últimos años.
Un informe emitido en enero de 2017 por Oxfam señala que 32 millones de latinoamericanos podrían salir de la pobreza si se pagaran los impuestos de una porción del dinero de la región escondida en estas guaridas financieras. De esta manera, tanto en América Latina como en el mundo, los paraísos fiscales se han constituido como uno de los factores que aumentan la desigualdad, por el hecho de que las personas de clase media y baja pagan impuestos y financian a los países, mientras que las élites no lo hacen.
Solamente en Ecuador, de acuerdo al Servicio de Rentas Internas (SRI), existen 94 consorcios de los 200 mayores grupos económicos ecuatorianos que tienen vinculaciones con paraísos fiscales. Según datos publicados por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, de esta nación suramericana se han fugado cerca de 30 mil millones dólares, lo que equivale a casi un tercio del PIB ecuatoriano. Solo desde 2014, han salido más de 4 mil millones de dólares del país hacia paraísos fiscales, evadiendo impuestos que podrían haber cubierto, por ejemplo, el costo de la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto ocurrido en 2016.
Ecuador lleva el tema a la ONU
Ecuador ha hecho un llamado para que este tema sea tratado a nivel de la Organización de Naciones Unidas (ONU), donde impulsa la creación de un organismo intergubernamental a favor de la Justicia Fiscal Global que pueda poner fin a los paraísos fiscales. Este organismo tributario trabajaría sobre la complicada red internacional de miles de tratados tributarios y sistemas internacionales paralelos, los cuales crean agujeros en la legislación y competencia entre países y jurisdicciones para reducir tasas de impuestos, que afectan negativamente a las economías de la región. Al eliminar esta complejidad y las inconsistencias, permitiría establecer reglas democráticas claras y así dar paso a un sistema fiscal más justo e igualitario.
En septiembre de 2016, el Canciller Guillaume Long presentó esta propuesta en la Asamblea General de la ONU. En enero de este año, en su discurso de aceptación de la Presidencia del influyente grupo G77 (que hoy reúne a 134 países), Rafael Correa anunció que este tema será una prioridad de su periodo a la cabeza de esta entidad. “Insistiremos en que se prohíban los paraísos fiscales para evitar la corrupción, el lavado de dinero, la evasión de impuestos”, declaró. La propuesta fue bien recibida por el Grupo que hace mucho tiempo viene planteando el problema. Toda vez, Correa termina su periodo presidencial en Ecuador el próximo 24 de mayo, lo que significa que la continuación de esta política en el G77 dependerá del nuevo gobierno. El candidato de la derecha, el banquero Guillermo Lasso, quien mantiene buena parte de su fortuna en paraísos fiscales, se opuso rotundamente a la consulta popular, pues considera fue dirigida contra él.
El problema radica en los países desarrollados
Diversas organizaciones sociales de todo el mundo manifestaron su compromiso de trabajar junto al gobierno de Ecuador por la justicia fiscal y erradicar los paraísos fiscales durante el seminario internacional “Hacia una agenda fiscal internacional basada en los derechos humanos: Por el fin de los paraísos fiscales y por un organismo tributario intergubernamental de la ONU”, que se llevó a cabo en la ciudad de Quito entre los días 13 y 14 de febrero, y que fue organizado por la Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos (Latindadd); la Red de Justicia Fiscal LAC; la Financial Transparency Coalition y la Alianza Global por la Justicia Fiscal, junto a la Cancillería de Ecuador.
En la Declaración Final, califican de positivas las acciones internacionales del Estado ecuatoriano de promover tanto un tratado vinculante que sancione a empresas transnacionales que vulneren los derechos humanos, como la creación de un órgano intergubernamental en Naciones Unidas para abordar los aspectos fiscales.
Durante este seminario, el diputado argentino y ex ministro de economía, Axel Kicillof, recalcó que la lucha contra los paraísos fiscales no trata de oponerse a pequeños estados insulares, sino de poder operar desde los “apéndices del sistema financiero internacional que funcionan en los países centrales y usan a las guaridas fiscales como un mecanismo para hacer el trabajo sucio que necesita el sistema de especulación en su conjunto”.
Por su parte, Andrés Arauz, Ministro Coordinador de Conocimiento y Talento Humano de Ecuador, resaltó el tema de las plataformas fiscales que son utilizadas como punto de operación de las instituciones bancarias para lavar el dinero y luego reinsertarlo a las grandes economías de los países centrales del norte. “Islas Caimán no es paraíso fiscal como Suiza, sino que es usado como un tránsito donde el capital es lavado. El 99% de los bancos de Islas Caimán son bancos estadounidenses, suizos, alemanes, que mantienen operaciones en esas islas”.
Destacó que en el caso de América Latina, el 40% de la liquidez de la región está depositada en bancos panameños y el resto se encuentra en bancos que tienen una subsidiaria en Panamá.
En el caso de Ecuador, casi 6 mil millones de dólares están depositados fuera del país en paraísos fiscales, de los cuales 3 mil 200 millones están en Estados Unidos y 2 mil 467 millones en Panamá, lo demás se encuentra repartido en bancos de Alemania, Hong Kong, etc. Arauz manifestó que con los dineros ecuatorianos en esos países, se resolvería –en términos macro monetarios– más del 85% de la problemática de la fuga de capitales.
Alainet
----------
Argentina: ONG sostienen que los trabajadores pagan lo que las grandes empresas fugan

Un grupo de organizaciones reclaman que cada empresa pague los impuestos que le corresponden: "El 60 % de lo que fugan corresponde a flujos ilícitos".
 
Pablo Waisberg
 
Un grupo de redes de organizaciones que reclaman la justicia fiscal, que cada empresa pague los impuestos que le corresponde, lanzaron una campaña global para pedir que #PaguenLoJusto y denunciaron que 1,4 billones de dólares fueron transferidos desde América Latina hacia guaridas fiscales entre el 2004 y el 2013.
"Los principales beneficiarios son las grandes empresas multinacionales y los grandes perjudicados son el Estado y la gente", sostuvo Adrián Falco, coordinador de la Fundación SES, que integra la Red de Justicia Fiscal, que forma parte de la campaña.
"Por un lado, lo que no pagan las empresas, lo pagamos nosotros. Por otro, el dinero de las guaridas no es dinero estático y esa es una faceta poco explorada debido a la opacidad de estas jurisdicciones. El dinero de las guaridas, opaco, termina financiando terrorismo, campañas presidenciales, trafico de drogas, armas, personas", agregó Falco en declaraciones a El Destape.
Falco planteó un tema que también está desarrollado en el trabajo de Nicholas Shaxon sobre de dónde sale el dinero que se aloja en las guaridas fiscales: "El robo y la corrupción están adosados al sistema político pero si se analizan las corrientes de flujo financiero ilícito el 60 por ciento de es flujos comerciales ilícitos y sólo el 5 por ciento corresponde a la corrupción política".
En su libro "Las islas del tesoro", Shaxon menciona el ánalisis del presidente de Global Financial Integrity (GFI), Raymond Baker, quien calculó que dos tercios de esos fondos están conformados por transacciones comerciales que hacen las multinacionales a través de las fronteras -elusión y evasión-, un tercio proviene del crimen organizado y el 3% de la corrupción.
"Los traficantes de drogas, los terroristas y otros delincuentes usan exactamente los mismos mecanismos y subterfugios extraterritoriales de los que se valen las corporaciones: bancos pantalla, trust y empresas fantasma", completó Shaxon.
"Sin Panamá Papers nunca hubiésemos sabido que la familia Macri tenía empresas en Panamá", señaló Falco al referirse a la opacidad de esos países que funcionan como guaridas fiscales y que, en este caso, quedaron al descubierto por una filtración masiva de documentación. Sobre esa base, el diputado Darío Martínez (Frente para la Victoria) le pidió al fiscal Federico Delgado que investigue la existencia de 50 sociedades pertenecientes al Grupo Macri, que estarían radicadas en distintas guaridas fiscales.
La campaña, que puede seguirse desde web www.paguenlojusto.org tiene materiales de información sobre los niveles de evasión y los mecanismos utilizados en los distintos países. "Ese dinero, alojado en las islitas del caribe no está quieto. El ejemplo de Hernán Arbizu, de mover plata entre cuentas de un lado a otro, es la forma de financiar otra cosas", agregó Falco.