Beneficios de la seta cola de pavo para el sistema inmunitario

 

La seta cola de pavo, también llamada Trametes versicolor o Coriolus versicolor, se valora por sus propiedades medicinales. Aunque no se considera un buen comestible debido a su consistencia, desde la antigüedad se prepara en infusiones y extractos como complemento para cuidar la salud. Por lo general, crece sobre bases orgánicas como los troncos de los árboles, de los que obtiene su alimento. Además, se caracteriza por sus llamativos colores, que van desde partes marrón oscuro hasta zonas negruzcas y verdes. ¿Por qué se recomienda para el sistema inmunitario?


Por: Daniela Echeverri Castro


Propiedades de la seta cola de pavo
En la medicina tradicional china, la seta cola de pavo se considera un potente inmunomodulador. Debido a su interesante composición nutricional, los suplementos derivados de este hongo se usan como coadyuvantes contra varias enfermedades crónicas, como por ejemplo el cáncer.
Un estudio publicado en BMC Complementary Medicine and Therapies expone que Trametes versicolor concentra sustancias activas como β-glucanos, proteoglicanos y heteroglucanos. Además, es fuente de otros compuestos farmacológicos, entre los que se destacan los siguientes:
    •    Proteínas.
    •    Lecitinas.
    •    Triterpenos.
    •    Fenoles.
    •    Esteroles.
    •    Ácidos grasos.

En la actualidad, aunque sigue siendo materia de investigación, es un suplemento al que se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, antibacterianas, inmunomoduladoras, antioxidantes, antivirales y anticancerígenas. Veamos a continuación sus beneficios.
Beneficios de la seta cola de pavo para el sistema inmunitario
En países orientales, la seta cola de pavo es un remedio popular con amplio historial en la medicina natural. Su contenido en moléculas bioactivas ha sido valorado para estimular las funciones del sistema inmunitario y proteger el cuerpo frente a procesos infecciosos y enfermedades crónicas.
A día de hoy, es uno de los hongos medicinales más investigados, en especial por su potencial contra patologías como el cáncer. Y aunque no es un tratamiento de primera elección, los hallazgos lo postulan como un ingrediente prometedor para desarrollar futuras terapias.

Cola de pavo y sistema inmunitario
No son pocas las investigaciones que han corroborado las propiedades inmunomoduladoras de la seta cola de pavo. En un estudio reciente, publicado a través de International Journal of Medicinal Mushrooms, se determinó que Trametes versicolor es una fuente de productos bioactivos con potencial farmacológico y alimentario.
En concreto, aporta compuestos fenólicos, aminoácidos libres, vitaminas y ácidos grasos que resultan esenciales para modular la respuesta inmunitaria. Estos, a su vez, contribuyen a inhibir la acción de los radicales libres, moléculas asociadas con el envejecimiento y la aparición de enfermedades.
Por su parte, una investigación de la revista biomédica Oncotarget detalla que este hongo concentra polisacaropéptidos, como la krestina (PSK) y el péptido polisacárido (PSP), que estimulan el sistema inmune al activar e inhibir ciertos tipos de células inmunitarias y mediante el control de la inflamación.
En estudios de probeta, el péptido polisacárido (PSP) fue útil para incrementar la presencia de monocitos, un tipo de glóbulo blanco que resulta determinante para combatir las infecciones. Por su parte, la krestina (PSK) ayudó a activar los macrófagos, otra forma de glóbulos blancos que se encargan de proteger el cuerpo frente a toxinas y bacterias.
Inmunomodulador contra el cáncer
Sin duda, uno de los principales beneficios de la seta cola de pavo es su capacidad antitumoral. Si bien es cierto que no es una cura contra el cáncer, los hallazgos que han hecho las investigaciones son relevantes. Al parecer, estos efectos están estrechamente relacionados con su capacidad inmunomoduladora.
En un estudio de probeta divulgado en Experimental and Therapeutic Medicine se observó que la krestina (PSK) – uno de los polisacaropéptidos de la cola de pavo – ayudó a inhibir el crecimiento y la propagación de las células de cáncer de colon en humanos.
A su vez, un polisacárido llamado glucano Coriolus versicolor (CVG), que también está en este hongo, mostró potencial antitumoral al disminuir el tamaño de un tumor en un estudio en ratones. Según dicha investigación, esto tuvo lugar debido a la respuesta inmunitaria mejorada.

Un metaanálisis en Recent Patents on Inflammation & Allergy Drug Discovery concluye que la seta cola de pavo tiene beneficios en la supervivencia de pacientes con cáncer, particularmente con carcinoma de mama, colorrectal y gástrico.
Entre tanto, otro metaanálisis divulgado en Cancer Immunology, Immunotherapy sugiere que la capacidad antitumoral de esta seta es más útil cuando se usa en combinación con tratamientos convencionales como la quimioterapia.
Efectos prebióticos que mejoran la salud intestinal
El equilibrio de la microbiota intestinal desempeña un papel relevante a la hora de optimizar las funciones del sistema inmunitario. Las bacterias alojadas en el intestino interactúan con las células inmunes y son claves para la respuesta frente a la presencia de agentes patógenos o toxinas.
La seta de cola de pavo, al aportar prebióticos, resulta útil para nutrir estas bacterias. En un estudio publicado en 2014, 24 personas consumieron 3600 miligramos de PSP extraído de seta de cola de pavo por día durante 8 semanas.
Los investigadores observaron que este suplemento mejoró el equilibrio de las bacterias intestinales y detuvo el crecimiento de bacterias como E. coli y Shigella. A su vez, otro estudio encontró que los extractos de este hongo ayudaron a incrementar la presencia de bacterias beneficiosas como Bifidobacterium y Lactobacillus.

Esta seta no es comestible, por lo que sus presentaciones comerciales ya vienen formuladas para el consumo medicinal.
¿Hay otros beneficios?
Más allá de su capacidad inmunomoduladora, la seta cola de pavo y sus compuestos bioactivos aportan otros beneficios para la salud. Por ahora, las investigaciones al respecto siguen en curso y se estima que, a futuro, puede llegar a ser una opción terapéutica contra las enfermedades:
    •    En una investigación revelada por International Journal of Medicinal Mushrooms, Trametes versicolor dio resultados positivos en el tratamiento del virus del papiloma humano (VPH).
    •    Los antioxidantes de este hongo, como los flavonoides y fenoles, son coadyuvantes en el control de los niveles de inflamación.
    •    En un estudio de probeta compartido en Frontiers in Microbiology, el extracto de cola de pavo exhibió propiedades antibacterianas al inhibir el crecimiento de Staphylococcus aureus y Salmonella.
¿Cómo consumir seta cola de pavo?
En la actualidad, los extractos de seta cola de pavo se distribuyen en polvo, cápsulas o píldoras. A menudo se consumen como infusión o añadida en otras bebidas. Por sí solo no se considera comestible, como otros hongos, ya que es duro.
De cualquier modo, la dosis sugerida suele ser de 3 gramos al día por periodos que van desde 28 días a 3 años. Esto último debería determinarlo un profesional, sea médico, farmacéutico o herbolario.
Precauciones y consejos finales
La seta cola de pavo se considera segura, dado que se han descrito pocos efectos secundarios. En algunas personas puede provocar síntomas digestivos, como gases, inflamación y heces oscuras. Entre tanto, cuando se utiliza simultáneamente con tratamientos como la quimioterapia, tiende a causar náuseas, vómitos y pérdida del apetito.
Aún así, se desconoce si dichos efectos secundarios están vinculados al consumo de esta seta o a los tratamientos convencionales para el cáncer. Lo mejor es hablar con el médico antes de consumir este tipo de suplementos.
Es necesario recordar que no es una cura milagrosa contra el cáncer u otras enfermedades. A pesar que las evidencias respaldan muchos de sus efectos, no reemplaza las opciones terapéuticas convencionales que receta el profesional.


Acerca de la Autora: Daniela Echeverri Castro. Redactora profesional con más de 7 años de experiencia. Daniela Echeverri Castro ha trabajado como creadora de contenidos y editora en diferentes páginas web. Ha sido coordinadora y gestora de contenidos en diversos equipos editoriales. Asimismo, cuenta con una amplia experiencia en SEO y marketing digital. En los últimos años ha centrado su trabajo de redacción en temas de salud, nutrición y bienestar. Además, realizó el curso Nutrición y obesidad: control de sobrepeso, ofrecido por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Asimismo, ha colaborado en varios proyectos de edición y curación de textos para blogs temáticos. Desde el año 2014 es redactora en Mejor con Salud y actualmente colabora en la sección editorial del Grupo MContigo.
Fuente: Ecoportal.net

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

Ola de calor en Kuwait supera los 70º C al sol y derrite autos