El resurgir del consenso del fracking: El negacionismo

La masiva oposición al fracking en Mendoza revivió la estrategia oficialista/corporativa de búsqueda de consensos a favor del fracking. Desde comienzos de la década empresas, funcionarios, medios de comunicación y distintas fundaciones han embarrado la cancha plantando ideas falsas e imponiendo un discurso que pretende blanquear  la técnica de extracción de hidrocarburos más cuestionada en el mundo. Gobernadores negacionistas, técnicos aseguradores, simuladores divertidos y un club lleno de hombres blancos con trajes negros, son parte del cóctel de esta estrategia.

Imagen de la portada: Juego de mesa “Desafío Energético” desarrollado para promover el fracking

Por Martín Álvarez Mullally

Como era de esperar, la frontera del megaproyecto Vaca Muerta sigue avanzando. Desde el 2012 que las provincias de Neuquén y Río Negro son un laboratorio de intervenciones para lograr que la hegemonía del fracking reine. Al mismo tiempo vemos como en Mendoza hace meses que el pueblo se encuentra en estado de movilización y alerta ante el desembarco del fracking. En estas últimas semanas miles de personas expresaron su rechazo en distintos puntos de la provincia. En simultáneo, un proyecto de ley de prohibición cuenta con más de 40.000 firmas físicas y 50.000 digitales.
Casi como un dejá vú comienzan a repetirse los mecanismos de confrontación: al calor de las masivas movilizaciones emergen repentinamente las voces de “expertos”, funcionarios que presentan a la explotación como el mejor y único camino para un supuesto desarrollo. Técnicos de empresas que irrumpen la escena pública a enumerar las bondades de la actividad petrolera, lo inocuo en materia ambiental y la salvadora cantidad de puestos de trabajo. Este combo comunicacional viene de la mano de un discurso que acusa a quienes rechazan el fracking como poseedores de ideas catastrofistas y poco fundamentadas. Para los funcionarios y CEOs, la fuerza del acompañamiento popular no es otra cosa que “terrorismo ambiental”. Disciplinar, dividir, aislar, judicializar, convencer: el poder se arremanga dispuesto a dar una nueva batalla, pero queda en la sabiduría de los pueblos el resultado de tan digna contienda. Los mecanismos aplicados en la imposición del fracking al país son numerosos y  muchos están focalizados en la cabeza de playa de Vaca Muerta: las provincias de Río Negro y Neuquén. El proyecto se desarrolla con mayor intensidad desde el 2012 y hasta fines del 2015, cuando comienza a caer el precio del barril de petróleo. Momento que mayor intervención vio en la búsqueda del consenso social.
Es vieja // No es // Es buena
El fracking es una técnica experimental desarrollada durante las últimas dos décadas y sujeta a permanentes innovaciones y nuevas aplicaciones,. Pero en toda nueva instancia de debate, aparece su historia como elemento tranquilizador. “Se hace desde hace muchos años”, “se usa en Estados Unidos desde 1947”, “tiene más de 60 años”, son algunas de las frases comodín de las voces defensoras de la actividad. La estimulación hidráulica en sí puede pensarse como una técnica vieja, pero su implementación era otra: menor intensidad, otros compuestos químicos y, lo que es más importante, aplicada en formaciones convencionales. El cambio radica en el nuevo paquete tecnológico utilizado en las últimas décadas: un esquema de factoría, que utiliza millones de litros agua, toneladas de arenas de sílice y miles de litros de químicos inyectados con presión hidráulica y motores muy potentes, orientada a permitir el fluido del crudo en formaciones no convencionales, como el shale. Esta innovación tecnológica aumenta su abanico de usos desde la aplicación a gran escala en Estados Unidos y va incorporando nuevos componentes, procesos e insumos. El discurso pro fracking busca justamente  deslegitimar la criticas y amortiguar temores de lo nuevo y experimental. Negar es la estrategia que eligió Alberto Weretilneck, actual gobernador de la provincia de Río Negro. Ya en 2013 afirmaba: “No hay fracking en Río Negro”, y en 2016 todavía mantenía “Río Negro es un provincia que no hace fracking”. Esta última vez lo hizo en frente a la marea de asambleístas que le exigía respuestas ante el decreto 349/16 que permitía la exploración en las áreas Chelforó y Villa Regina, pleno Valle Medio rionegrino. El mandatario negador ha sido un férreo defensor de la convivencia. Tanto entre las actividades petrolera y frutícola, como con la población. El otro cuadro de la estrategia negacionista fue el senador Miguel Pichetto, entonces presidente del bloque del Frente para la Victoria. En 2013 repetía también que “En Río Negro no hay fracking”. En Neuquén la situación fue distinta. Una provincia con historia hidrocarburífera, extrema dependencia de la renta del enclave petrolero y un perfil nacional de productor energético. Espalda más que suficiente para confrontar críticas al fracking. El entonces gobernador Jorge Sapag afirmó repetidamente que no aceptaba de ninguna manera “la crítica negativa o la crítica destructiva o el fundamentalismo ambiental”. Otras de sus frases célebres incluyen: “No hay manera posible de hacer lugar a un fundamentalismo ambientalista que nos lleve a decir que el gas y petróleo no pueden ser extraídos por razones ideológicas.” “No vamos a aceptar que si algún país lo prohibió vengan a echar por tierra una perspectiva brillante para una República como la nuestra”. Por su parte,  la ex vicegobernadora Ana Pechen llamó al empresariado a entrar a las escuelas y “educar contra el terrorismo ambiental”.
La ex Vicegobernadora de Neuquén, Ana Pechén, en el Club del Petróleo

Una de las principales usinas de argumentos a favor del fracking es el IAPG (Instituto Argentino de Petróleo y Gas), donde se delinearon los argumentos que los funcionarios recitan; el origen del fracking es uno de ellos. El instituto está conformado por la gran mayoría de las empresas petroleras que operan en el país y es también donde perfeccionan técnicos de la actividad extractiva. Co-organizan el Club del Petroleo, con almuerzos mensuales en Puerto Madero. En cada encuentro participan gobernadores, ministros, sindicatos y periodistas; una tribuna para seducir empresas hacia una causa común. Durante el pasado lustro, el IAPG creó distintos productos para convencer al público de lo segura que es la técnica.
Los mitos de los mitos
Durante 2013 se vieron las más fuertes confrontaciones en torno al fracking. El acuerdo Chevron-YPF y su posterior tratamiento en la legislatura de la provincia de Neuquén fue el corte de cinta de la época. Al calor de las movilizaciones crecían también iniciativas para seducir a una sociedad tentada con la recuperación hidrocarburífera con manos estatales. El trauma local de la privatización -que había generado las puebladas de Cutral Co- se daba ahora una revancha. Un sector importante se abrazó al camino del extractivismo con distribución de rentas como motor de desarrollo. Que éste fuera de la mano del fracking y financiado por una de las corporaciones petroleras más cuestionadas del mundo, era solo un detalle.


Ese año el IAPG publicó el ABeCé de los hidrocarburos en reservorios no convencionales un manual que va por la cuarta edición y del cual se han impreso 60.000 ejemplares desde que salió. El gobierno de la provincia de Neuquén envió a imprimirlo por miles para que sea repartido en las escuelas. El espíritu de las “ideas técnicas” despejando “mitos ambientalistas” comenzaba a nacer como relato. El mismo año YPF publicó la web Desafíos energéticos con secciones como “Shale, mitos y verdades” que discuten las críticas a la técnica. La ofensiva comunicacional de la empresa contó con mucho apoyo y recursos que lograron ampliar su discurso con productos masivos. Hasta una edición especial de la reconocida revista National Geographic a pedido de YPF. En esa misma línea fue que se logró que la novela emitida por el canal Telefé (de mayor rating en su momento) Vecinos en Guerra adapte su guión para publicitar Vaca Muerta. “Todo se hace con petróleo, pensá que el plástico con el que se hace la mamadera que va a alimentar a tu hijo, se hace con petróleo, la energía con la que te van a hacer la ecografía o con la que está equipada la sala de parto está hecha con petróleo” le rezaba en pleno yacimiento de Loma Campana, Tomás de Las Heras a una Candela Vetrano con un embarazo mal disfrazado. La novela de Sebastián Ortega contó con un reconocido elenco que le valió medir 24.7 puntos de rating por noche, unas 850.000 personas.
El mismo año YPF le encargó a Guillermo Santos -el creador del TEG Independencia- que desarrolle junto a Tycho Brahe Juegos el Desafío Energético. Juego fabricado por la empresa Trisma y que tuvo como destino ser un obsequio empresarial, aunque también supo filtrarse a colegios. En él se deja entrever que el desafío más rentable es la producción de shale, a la inversa  de la vida real. De hecho,  todas las fichas puestas al fracking pueden llevar al camino ganador en el juego: la cuestionada técnica otorga el mayor puntaje.
El programa “Científicos, industria argentina” contaba ya con cinco Martín Fierro por su carrera en la Televisión Pública cuando Adrián Paenza, reconocido matemático y conductor durante 13 años, le dedicó un programa exclusivo a entrevistar al entonces CEO y presidente de YPF, Miguel Gallucio, quien no es un amante de los medios. Al año siguiente le dedicó un programa especial al debate sobre fracking. Un mes antes de ese programa, Paenza se había sumado como miembro del Consejo de la Fundación YPF, y desde el 2012 era parte consejero asesor.
Movilización en Mendoza contra el fracking / Martín Álvarez

A principios del 2014 un experto en Shale que responde las consultas on line fue incluido en la nueva web del IAPG Shale en Argentina. La misma está exclusivamente destinada a promover el fracking y cuenta con secciones en las que se destacan: Fracking, Vaca Muerta, Hidrocarburos No Convencionales, Sismicidad y Uso del agua.
En mayo del 2014 la Televisión Pública emitió el especial YPF: Camino a la Soberanía Energética del programa Visión Siete dedicado a Vaca Muerta. Nuevamente el discurso de la épica nacional se hizo presente en la pantalla del canal estatal.
En 2015 YPF continúa su política de inserción e impulsa museos y espacios de la Energía. Se inauguran en Neuquén, La Plata, Mendoza, Comodoro Rivadavia, Buenos Aires (Tecnópolis), Cutral Co, Catriel. Trailers móviles recorren el país, principalmente fiestas populares. Uno de los más populares es el simulador de estimulación hidráulica. Las salas cuentan con pantallas táctiles, juegos, maquetas y una sala de cine 4 D. Por ellos pasan decenas de miles de personas.
Desde el 2012, gobiernos y empresas han impulsados foros, congresos y seminarios. Las ediciones anuales del Cluster Shale, reunieron en Neuquén actores de los eslabones de la cadena de producción hidrocarburífera: pequeñas PyME en un mismo espacio con multinacional. Para los organizadores este workshop era el paso necesario para pensar la gran escala que necesita Vaca Muerta. Por su parte el IAPG mantiene una agenda permanente de formación y una sistemática presencia con la organización de la “Expo Argentina Oil & Gas Patagonia” que realiza todos los años. En ese mismo sentido, también destaca el Diario Río Negro, el de mayor tirada de la norpatagonia, que desde 2014 organiza jornadas de debate con funcionarios, empresarios y CEOs. El periódico tiene un suplemento especial sobre Energía donde la mirada corporativa empresarial tiene su amplificación en la difusión de su agenda. El vínculo entre el diario y la industria es explícito, de hecho los últimos dos editores del suplemento dejaron el diario y fueron contratados por YPF. El suplemento fue un trampolín hacia una pérdida en desarrollo periodístico a cambio de una onerosa compensación salarial. 

(1) El IAPG, es dirigido por Ernesto López Anadón, quien fuera Director General de Marketing y Desarrollo de Negocios de Gas de Repsol YPF, presidente de Mega y de la Central Dock Sud, director de Metrogas, de Refinor y de Pluspetrol Energy: un hombre de la industria. En tanto una de las vicepresidencias de la entidad, según informa en su página web, está en manos de YPF S.A., y la siguen en el directorio ESSO, PAE, MetroGas, TGN, Petrobras, Chevron, Total, Tecpetrol, Sinopec, Wintershall, Schlumberger, Halliburton, Capex, PeCom, DLS, Medanito, entre otras.

(2)   Fueron los creadores del portal Shale en Argentina donde el “experto en Shale” te responde de manera on line, “ABeCé de los hidrocarburos en reservorios no convencionales”, Expo AOG (Argentina Oil y Gas), Revista Petrotecnia, Organizadores de la Conferencia Mundial de Gas en Argentina, Organizadores de Foros, Congresos, Conferencias. Tienen sede en Houston, Estados Unidos, considerada la meca del fracking.
(3) Este punto es investigado en su tesis por Lorena Riffo, becaria doctoral de Conicet y Docente de Comunicación Social en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Universidad Nacional Comahue .

Fuente: http://www.opsur.org.ar/blog/2018/06/04/el-resurgir-del-consenso-del-fracking-el-negacionismo-parte-i/



Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

España: Este cachalote murió por una indigestión de plásticos