La Biosemiosfera Cuántica

Michael Charles Tobias y Jane Gray Morrison han vuelto a abrirse paso en un nuevo ámbito de la investigación medioambiental con su última y alucinante obra, La Biosemiosfera Cuántica. Esta compleja empresa ofrece a los lectores la oportunidad de explorar algunas de las ideas más intrincadas jamás compuestas en el panteón literario ecológico. Los autores desafían a los lectores a estirar los "límites evolutivos" de nuestra comprensión ecológica y a conectarse con un medio existente, pero nunca visto, de comunicarse con la naturaleza, en un esfuerzo científico/literario por ayudar a motivar aquellas ideas e ideales que la humanidad aún podría esgrimir para salvar a la Tierra de nosotros mismos.

Por Michael S. Bostick

Percibir el mundo cuántico, enormemente omnipresente, de los mensajes sociales subyacentes de los habitantes de la Tierra, la Biosemiosfera -una elaborada, aunque incalculable interdependencia de profundo significado que comparten las especies, las montañas, las células y las ondas de luz- es similar a entrar en una versión enormemente e intensamente viva del estanque de Walden. Para alcanzar objetivos de conservación reales y duraderos, necesitamos saber lo que sienten y piensan las criaturas de dentro y fuera del proverbial estanque. Este "lenguaje" existe en un dominio del ser que puede y debe desarrollarse en percepciones que informen de un camino hacia una administración y conciencia transformadoras.
En esta época precaria, en una época cada vez más decisiva del Antropoceno y con el último informe del IPCC augurando los resultados más graves, las insondables implicaciones para el mundo de guerras imprudentes, la continua expansión de la humanidad y el debilitamiento de la vida en la tierra, está claro que nos esperan unos "buenos tiempos", como podría reírse oscuramente mi hija. Esta honestidad de náufrago subyace a una depresión generalizada en aquellos de nosotros que lidiamos con la cruda y sombría visión de que estamos realmente arruinados global y ontológicamente, si no llegamos a algún tipo de cambio paradigmático. No sólo en nuestra forma de pensar, sino en nuestro poder inherente para delinear y erradicar nuestras formas autodestructivas. Como las plataformas de hielo se están derritiendo rápidamente, el momento de dar un giro drástico es ahora. Por tanto, necesitamos que las mentes más brillantes y los filósofos más incisivos hagan brillar la luz al final de este oscuro túnel que nosotros, y tristemente, nuestra agitada juventud, aún no hemos visto.

Michael Tobias y Jane Morrison son dos faros brillantes que, al igual que David Attenborough, se han ganado su credibilidad y su reputación invirtiendo toda su vida en la búsqueda de un camino, un sendero en el bosque de nuestra ceguera, para encontrar una vía. Sus viajes, investigaciones, trabajos heroicos y prolíficos mensajes innovadores han culminado en esta última demostración de atención inquebrantable al borde del precipicio. La amplitud y profundidad de su indagación en la cuestión de nuestra relación disociada con la naturaleza están a la altura de su análisis de la notable capacidad de nuestra especie para imaginar lo imposible.
La Biosemiosfera Cuántica nos señala la posibilidad de que nuestra arrogancia como especie pueda ser evitada y sustituida por una forma mucho más rica, innata y terrenal de relacionarnos con el mundo, cumpliendo así la promesa de lo que somos, y engendrando nuestra responsabilidad hacia la preservación y el sostenimiento de la tenue biodiversidad de este planeta.
Sin embargo, el camino a seguir depende únicamente de nuestra capacidad de ampliar e innovar más allá de la categorización científica o empírica de cada célula de sensibilidad que encontramos. Nuestro atrapamiento psicolingüístico tiene todas las características de una psicosis antrópica. En otras palabras, nuestro intratable engrandecimiento que se traduce en una obsesiva afición por nombrar, identificar y, por tanto, controlar la propia semiótica de nuestras relaciones con la vida en la Tierra. Este trágico estrechamiento, por todo lo que creemos haber conseguido, no ha hecho más que limitar los canales de comunicación de que disponemos. Esto, a su vez, nos priva de la información que necesitamos para apreciar los mensajes críticos que se nos transmiten y que no estamos escuchando. Este singular peligro de tráfico afecta al homo sapiens y, por tanto, a la inmensa mayoría de las demás especies, biomas e innumerables interconexiones.

Gregory Bateson, el filósofo/ecólogo pionero en la idea de integrar los sistemas de información y la conciencia ecológica, acuñó el término "patrones que conectan". Bateson sólo podía insinuar la notable elucidación de un paradigma medioambiental tan claro y verdaderamente empático como el que Tobias y Morrison han transmitido en su nueva obra. Los autores han creado una enorme riqueza de investigación artística, literaria, científica y ecológica, catalizando poderosamente un camino de inmersión para sintonizar con nuestra inherente pero distraída inmanencia ecopsicológica. Las complejidades no pueden ser fácilmente elaboradas en una reseña. Hay que experimentar el libro. Pero lo que está muy claro es que la comunicación etológica cuántica puede servir de base para nuestra supervivencia y nuestra capacidad de entender, descifrar e intuir las infinitas señales de la tierra, a lo Dolittle. No sólo la belleza indescriptible, sino la vulnerabilidad de los demás. El objetivo, inequívoco, pero tratado con un estilo agudo y empírico, está firmemente orientado a conjurar y sanar nuestras propensiones al olvido bruto y a la hostilidad manifiesta hacia la naturaleza.
Eso sí, este libro no es para los aprensivos. El dominio del autor de la lengua inglesa es humillante; a menudo desafía los límites de la propia erudición entrenada. La complejidad de sus observaciones, la minuciosidad de los detalles y la amplitud referencial parecen, intrínsecamente, un reflejo del punto que intentan alcanzar. La Biosemiosfera, en la que estamos inmersos, nos proporciona inconscientemente todo tipo de beneficios biológicos/éticos. Al sintonizarnos, incluso en los reinos cuánticos, podríamos ayudar a guiar e infundir un paradigma ecológico aún apenas concebido, y mucho menos habilitado por la humanidad global. Como hemos cargado a la Tierra con nuestra torpe e indiferente presencia, la oportunidad de ser, más allá de ser humanos, sigue siendo nuestra vocación.
La expresión clara de nuestra profunda asociación de la relación "Yo-Tú" (como el filósofo Martin Buber enunció tan bellamente), es la compasión.

Los autores escriben:
"La Biosemiosfera es esa misma realidad funcional y espacial intrínseca a todo organismo que acepta en su milagro continuo que es la vida. La relatividad entre las ondas y las partículas que componen sus estados cuánticos no son, de nuevo, una cuestión de efímera y desconcertante medición, sino nuestra voluntad, a pesar de las infinidades, dentro y alrededor de nosotros, de conformarnos con algunos, cualquier personaje a la vez, una compasión seria que no tiene límites."
La conciencia ecológica siempre ha consistido en encontrar formas de hacerse uno con la naturaleza, alistando nuestras mentes y corazones dentro de esa infinidad generosa de vida en la Tierra y más allá. Tobias y Morrison afirman que este es un camino disponible para todos si comprendemos el engranaje de nuestra selección natural para la bondad y la curiosidad.
El gratificante libro de Tobias y Morrison ofrece un enfoque centelleante y presenta un tratado serio aunque demoledor. Un paradigma ecológico transformador basado en una nueva metafísica teórica que nos rodea, nos habla, vive dentro de nosotros y pretende guiarnos hacia un futuro trascendente en el que cuidemos de nuestra preciosa Tierra.

Sobre Michael Charles Tobias
Presidente y director general de la Fundación Dancing Star. Ecólogo global, antropólogo, historiador, explorador, autor y cineasta. Tobias se doctoró en el Departamento de Historia de la Conciencia de la Universidad de California-Santa Cruz. Fue profesor adjunto de estudios medioambientales y profesor adjunto de inglés y humanidades en el Dartmouth College. Tobias es autor de más de 55 libros (tanto de ficción como de no ficción). Ha escrito, dirigido, producido o co-producido más de 100 películas - series de televisión, documentales y dramas, la mayoría sobre temas ambientales, culturales, sociales o científicos.
Sobre Jane Gray Morrison
Vicepresidenta ejecutiva de la Dancing Star Foundation, Morrison es una autora, cineasta y ecologista cuyo trabajo la ha llevado a decenas de países. Morrison ha producido numerosas películas para las cadenas Discovery, PBS y Turner Broadcasting (como productora principal de Voice of the Planet, una serie dramática de 10 horas basada en la historia de la vida en la Tierra). Sus otras películas incluyen una trilogía de largometrajes documentales, Mad Cowboy, No Vacancy y Hotspots, y proyectos como el cortometraje Yasuní - A Meditation on Life para la Cumbre de Río+20. Sus libros incluyen Sanctuary: Global Oases of Innocence, The Metaphysics of Protection, Bhutan: Conservación y protección del medio ambiente en el Himalaya, God's Country: El factor neozelandés, y La especie hipotética: Variables de la evolución humana.

Fuente: Resilience - 15 de junio de 2022

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Ola de calor en Kuwait supera los 70º C al sol y derrite autos

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal