Lo que la gente no entiende de este pico de inflación: alcanzando los límites energéticos

Si estás sentado en la mesa de la cocina contemplando la escalada del coste de tus facturas de la comida (y de casi todo lo demás), entonces bienvenido a lo que el escritor estadounidense James Kunstler llama "la larga emergencia". En 2005, Kunstler, famoso por su crítica a los suburbios, señaló que el apetito energético de la civilización eran insostenibles dada la disminución de la calidad de los combustibles fósiles que quedan en el mundo.

Por Andrew Nikiforuk

"Podemos estar seguros de que el precio y el suministro de los combustibles fósiles sufrirán interrupciones en el período que se avecina y que yo llamo la Larga Emergencia", aconsejaba Kunstler. "Ninguna combinación de energías alternativas nos permitirá seguir viviendo como lo hacemos, ni siquiera cerca de ello".
Para que tengamos una referencia sobre la calidad de los yacimientos petrolíferos:
Con la energía de un barril de petróleo se sacan:
-100 barriles de petróleo en Arabia Saudita
-5-6 barriles en los yacimientos de esquisto o shale
Nota de Climaterra

La inflación a la que nos enfrentamos hoy es una manifestación de esa larga emergencia que se intensifica. El elefante en la habitación es el coste creciente de todos los combustibles fósiles.
Por supuesto, eso no es lo que escuchamos de quienes intentan calmar nuestros nervios o inflamar las emociones populistas.
Los expertos culpan sobre todo a la pandemia, a la inestabilidad de las cadenas de suministro y a los grandes aumentos de la demanda. No se preocupen, nos dicen las autoridades, todo esto es temporal y transitorio.
Al mismo tiempo, los insurrectos políticos, que ahora proliferan como roedores en nuestra cultura del whack-a-mole, han culpado de la inflación a todo, desde los déficits gubernamentales hasta los impuestos sobre el carbono. Lo hacen a pesar de que la inflación ha aparecido en jurisdicciones sin déficits y sin impuestos sobre el carbono.
Pierre Poilievre, por ejemplo, ha acusado al Banco de Canadá por la alta tasa de inflación de Canadá en 30 años. En Twitter, el demagogo y aspirante a primer ministro afirma que los "déficits de impresión de dinero" han "subido el precio de los bienes".
Estas explicaciones políticas ignoran firmemente que nuestro infierno inflacionario se debe al aumento del coste del petróleo, el gas y el carbón a la vez.
Estos combustibles fósiles siguen realizando la mayor parte del trabajo en una civilización enferma que lucha con el peso de sus cifras insostenibles y su imprevisible complejidad. El geólogo de Houston Art Berman, un guía fiable de los caprichos de nuestra cultura de los combustibles fósiles, lo expresó recientemente de esta manera:
"Lo que está ocurriendo es un colapso del sistema".
Otros críticos tienen sus propios términos para lo que estamos viviendo. El analista estadounidense Nate Hagens lo llama "la gran simplificación". El geógrafo Peter Zeihan lo llama "desglobalización".
El ecologista Bill Rees lo llama "sobregiro". Y la difunta Donella Meadows lo llamó "límites del crecimiento".
La energía es la economía
La crisis, que lleva décadas gestándose, cobró fuerza a principios del año pasado cuando los precios del petróleo empezaron a subir a dos dígitos tras su espectacular caída al principio de la pandemia.
Desde abril de 2020, el coste del petróleo se ha quintuplicado. El precio del carbón, el más barato de los combustibles fósiles, ha alcanzado nuevos máximos en casi un 150%. El metano, que alimenta gran parte de la generación eléctrica, también ha alcanzado nuevos máximos mundiales. El diesel, el combustible que mueve los camiones de transporte, los tractores y la maquinaria pesada, se hadisparado.
La guerra en Ucrania, por supuesto, ha hecho subir esos precios. A pesar de la efusiva retórica sobre la "transición energética", los combustibles fósiles siguen representando el 79% de todo el gasto energético de la economía mundial.

Cada vez que el precio de esos combustibles sube, también lo hace el coste de los alimentos, la vivienda, la ropa y el transporte, las energías renovables y los coches eléctricos.
Art Berman ha subrayado repetidamente lo básico: "La energía es la economía. El dinero es un gravamen sobre la energía. La deuda es un gravamen sobre la energía futura".
Durante décadas, los economistas han predicado mayoritariamente un evangelio diferente. Sus modelos pretenden que el dinero, el trabajo o la tecnología hacen girar el mundo. Pero esta profesión ha ignorado en gran medida el papel central que desempeña la energía en el auge y la caída de las civilizaciones. Digan lo que digan los economistas, la realidad física sigue mandando. El crecimiento no se produce si no aumenta el gasto energético per cápita de los combustibles fósiles. Y punto.
Como demostraron hábilmente las crisis del petróleo de la década de 1970, el aumento de los precios del petróleo impulsa principalmente la inflación. En abril, por ejemplo, la tasa de inflación de Estados Unidos cayó del 8,5% al 8,3% cuando el precio mundial del petróleo bajó un poco, de 108 a 101 dólares.
El aumento del coste de los combustibles fósiles ilustra tanto la fragilidad como la interdependencia de una civilización que gasta mucha energía. Cuando China empezó a utilizar más gas metano para la generación de energía el año pasado, el precio del gas natural licuado empezó a subir. Cuando los precios del metano aumentaron, muchos países volvieron al carbón porque es una fuente de energía más barata.
Cuando Europa pensó que podía jubilar la energía nuclear con las renovables y pasar a depender del petróleo y el gas ruso sin problemas, la realidad se interpuso. Cuando los vientos no soplaron en el continente, se produjo una escasez generalizada de gas natural, ya que los países se apresuraron a compensar la escasez de energía eólica. Estados Unidos exportó entonces más gas fraccionado a Europa, pero eso hizo que los precios subieran en Norteamérica. Luego, el precio del diesel empezó a subir porque las refinerías utilizan el metano para producir hidrógeno con el fin de eliminar el azufre del gasóleo. Los combustibles fósiles son la casa que construyó Jack.
Añadamos ahora a este disparatado panorama años de infrainversión en la exploración de petróleo y gas, principalmente debido a las excesivas pérdidas multimillonarias del fracking (la industria inundó el mercado e hizo bajar el precio por debajo del coste de extracción), junto con dudosas afirmaciones sobre la transición energética. La escasez es ahora un problema.
Mientras tanto, el aumento del precio del petróleo afecta al coste de la cena, directa e indirectamente. Siempre que el precio del gasóleo se dispara también lo hace el coste de nuestros alimentos, muchos de los cuales viajan lejos hasta nuestras despensas. Como ha calculado el ecologista energético Vaclav Smil, se necesita el equivalente energético de cinco tazas de gasóleo (desde los fertilizantes a los herbicidas y el transporte) para poner un kilo de tomates importados en la mesa.
De hecho, vivimos en una civilización despilfarradora que considera totalmente aceptable quemar 10 calorías de combustibles, en su mayoría fósiles, para hacer una caloría de comida, y todo ello empleando a menos del 1% de la población. Antes de la colonización de la agricultura por los combustibles fósiles, la agricultura era local, pequeña, de baja energía (empleando músculo humano o animal), ineficiente y nutritiva. Ahora es global, grande, de alta energía, eficiente e insípida.
El problema inflacionario no se limita a los alimentos. La mayoría de la gente, por ejemplo, todavía no entiende que un barril de petróleo hace el trabajo equivalente a 4,5 años de trabajo humano.
En consecuencia, el consumo actual de petróleo equivale al empleo de 500.000 millones de "esclavos energéticos" de los combustibles fósiles en nuestra economía. Este vasto ejército disruptivo ha permitido el nivel de consumo global responsable del envenenamiento implacable de los océanos, la degradación de los bosques, el agotamiento de las pesquerías, la erosión de los suelos, la alteración de los ciclos de nutrientes y la desestabilización del clima.
La verdad es ésta: La civilización ha utilizado en gran medida los combustibles fósiles para destruir ecosistemas naturales robustos y sustituirlos por otros artificiales y frágiles.
Nuestra era de recursos "extremos
El aumento de los precios de la energía, por supuesto, también afecta a las condiciones materiales de la civilización.
Cuando el precio del petróleo sube, resulta más difícil y caro extraer y refinar los metales necesarios para fabricar más cosas. También aumenta el coste de producción del plástico. Y durante esta larga emergencia, por si no te has dado cuenta, nos hemos vuelto profundamente dependientes de los metales y los plásticos.
El gasto energético elevado impulsa la globalización. El norteamericano medio consumirá 1,37 millones de kilos de minerales, metales y combustibles fósiles a lo largo de su vida. La lista incluye 23,4 toneladas de cemento, 8,7 toneladas de mineral de hierro, 60 gramos de oro, 2.700 millones de litros de petróleo y siete toneladas de roca fosfórica. Ninguna de estas bondades podría aprovecharse sin el gasto de combustibles fósiles.
Por ello, el índice de precios de los metales sigue al índice de precios del crudo como un perro sigue a su dueño. También lo hace el índice de precios de los alimentos.

Aquí es donde la larga emergencia nos ha llevado hoy. La extracción de combustibles fósiles es cada vez más difícil. Por ello, los productores de petróleo necesitan precios altos para extraer de  yacimientos más difíciles, como el betún bituminoso, el shale gas y el petróleo de las profundidades marinas, lo que los expertos llaman recursos "extremos". Pero los consumidores necesitan precios bajos del petróleo para comprar bienes y servicios. Añoran los tiempos pasados en los que el petróleo era barato y abundante. Bienvenidos a la volátil economía del petróleo de hoy. Los productores de petróleo y los petroestados celebran los precios de 100 dólares por barril o más, pero la misma tendencia supone una amenaza para la economía familiar de los consumidores de a pie.
El sistema se está canibalizando a sí mismo.
Esta dinámica puede parecer novedosa, pero desde el colapso mundial de 2008, la economía y el sistema industrial existentes han luchado por crecer a medida que los combustibles fósiles se vuelven más onerosos y costosos de extraer.
La nueva realidad de unos combustibles fósiles más sucios y, a menudo, de menor calidad, ha quedado bastante enmascarada por la manipulación financiera para impulsar el crecimiento. El crédito fácil y los tipos de interés extremadamente bajos hicieron que pareciera que nada había cambiado. Es como si una máquina de vapor puesta a punto se viera obligada a funcionar con combustibles de menor calidad que producen un calor errático. Ahora el tren de la globalización se está quedando sin vías.
El actuario Gail Tverberg cree que esta situación explica una oleada de sucesos que se han producido. "La economía es un sistema autoorganizado que se comporta de forma extraña cuando no hay suficiente energía barata de los tipos adecuados a disposición del sistema. Las guerras tienden a comenzar. Las capas de gobierno pueden desaparecer. Pueden producirse extraños bloqueos, como las actuales restricciones en China".
Lo que se avecina y cómo responder
Desde cualquier punto de vista, el petróleo barato preparó el camino para la globalización masiva. No es de extrañar que un petróleo caro haga retroceder todo el espectáculo o invite a variaciones del caos. Si queremos que por fin se tenga en cuenta nuestra larga emergencia, debemos liberarnos de las narrativas dominantes de hoy en día, no sólo sobre la inflación, sino sobre el crecimiento económico y lo que realmente necesitamos para llevar una vida más sana.
Es el tipo de conversación dura, pero real, que cabría esperar que dirigieran los expertos que se autodenominan "verdes". Desgraciadamente, muchos supuestos eco-salvadores están apuntalando la larga emergencia con un pensamiento mágico que consiente el statu quo insostenible. Esto lo explicaré a continuación en el segundo de mis ensayos en dos partes.

Fuente: Resilience -  publicado originalmente por The Tyee - 9 de junio de 2022

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Ola de calor en Kuwait supera los 70º C al sol y derrite autos

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal