viernes, 13 de noviembre de 2015

Los impactos del Confort-Gate en el sector forestal chileno

Luis Astorga Schneider 

El escándalo de la colusión entre la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones, CMPC y el coloso sueco Svenska Cellulosa Aktiebolaget, SCA, (en Chile es SCA-Chile), llamado “Confort Gate” o “El Cartel del Papel” ha sido el terremoto más fuerte y de imprevisibles consecuencias que está agitando la economía y el mundo empresarial en Chile. No basta con los pedidos de perdón de Eliodoro Matte o con el retiro de la candidatura a la alcaldía de Providencia de Ruiz-Tagle, o los rasgados de vestiduras de organizaciones empresariales como la CORMA.  Su impacto va mucho más allá de los hechos que pueda investigar y sancionar SERNAC o la justicia chilena, y muestra una vez más la trágica ausencia del estado como entidad de control y sanción en Chile.

Hemos estado comprando por muchos años productos forestales a precios coludidos, hecho muy grave que erosiona la credibilidad de la mayoría de chilenos y chilenas y otras nacionalidades que habitan Chile. Esto nos hace reflexionar seriamente sobre el modelo neoliberal de mercado que nos rige porque el “Confort Gate” no es un hito aislado. Ya tuvimos la colusión de las farmacias, de los pollos y otros. Es un “deja vu” de la conducta de las grandes empresas chilenas. No sólo es el hecho de la tremenda concentración que ocurre en todos los sectores económicos, si no también la colusión para lograr una posición aún más monopólica en el mercado.
En el sector forestal esta concentración se manifiesta en las dos grandes empresas forestales: CMPC y Arauco, que manejan totalmente el mercado de la madera rolliza y han eliminado la competencia de una gran variedad de Pymes forestales, como lo ha denunciado reiteradamente PYMEMAD. No sería para sorprenderse si una investigación del SERNAC demostrara colusión en los precios que estas dos empresas han pagado a miles de medianos y pequeños productores forestales.
Esta concentración, como lo demostró el estudio del Departamento de Economía de la Universidad de Concepción: “Análisis de la cadena de producción y comercialización del sector forestal chileno” en 2011, limita seriamente el crecimiento del sector. Pero lo más grave es que esta concentración, a pesar de generar impresionantes cifras macroeconómicas en plantaciones, producción, exportaciones y utilidades de las empresas, no ha sido capaz de resolver el problema de pobreza rural de las áreas forestales, en especial, las de plantaciones (la inversión social en desarrollo local de las empresas no sube en promedio del 0,2% de sus ventas). Tampoco ha sido capaz de resolver los graves problemas ambientales y sociales causados por las plantaciones de pinos y eucaliptos, cuyo principal efecto se aprecia en la escasez de agua en todas las comunas donde predominan las plantaciones forestales.
Estos hechos y otros colaterales, que sería muy largo de mencionar en este artículo, fueron la base para que la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN), criticara el modelo forestal actual y propusiera avanzar “Hacia un Nuevo Modelo Forestal”.
Un fuerte elemento que erosiona la credibilidad en estas mega empresas, y el modelo forestal actual en general, son las hipócritas declaraciones de ética y conducta empresarial que publican ambas empresas – CMPC y SCA – en sus páginas web y que invito a revisar. También llama la atención que ambas empresas estén certificadas por el FSC (Forest Stewardship Council o Consejo de Manejo Forestal), lo cual les da acceso a mercados internacionales que no tendrían sin el sello. Esta certificación implica una conducta ética intachable, por lo que la colusión para fijar precios les podría significar perder dicho sello. La AIFBN ha sido por muchos años miembro de FSC, pero un escándalo como el “Confort Gate” sin una drástica y rápida reacción del FSC, podría erosionar seriamente su credibilidad.
Estamos en el inicio de un proceso de crítica y autocrítica de nuestros modelos de organización económica, social y política. Las ideas que vayan saliendo en el proceso de construcción de una nueva constitución servirán también de base para afirmar los pilares del nuevo modelo forestal que impulsa la AIFBN.

Luis Astorga Schneider. Ingeniero Forestal, Director Honorario de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo.
Fuente: El Ciudadano - Imagen: www.acostociudadano.com