lunes, 23 de noviembre de 2015

Varamiento de 337 ballenas en Chile, evidencia grave alteración de ecosistemas marinos.


En Chile y a nivel mundial, este sería el hallazgo de la mayor cantidad de ejemplares de cetáceos muertos en zonas costeras. Hecho se produjo hace 5 meses, pero solo hace unos días la información fue entregada a autoridades chilenas. Fiscalía y equipos especializados de la PDI comenzaron a investigar el caso.

La Fiscalía de Aysén comenzó a investigar el alarmante caso del varamiento de 337 ballenas en los canales patagónicos australes, hecho registrado por científicos en Junio pasado, pero que después de 5 meses, este 17 de noviembre, fue denunciado a la justicia. En mayo pasado ya ocurrió un hecho similar con un varamiento de unas 30 ballenas en la misma zona y cuya indagatoria la Fiscalía cerró al no encontrar acción humana causante del hecho.
En comunicación con radiodelmar.cl el Fiscal a cargo de la investigación, Pedro Poblete, afirmó que la información que tiene la Fiscalía es que hay “337 ejemplares de cetáceos, 305 cuerpos y 32 esqueletos, ubicados desde el sector del Golfo de Penas hasta la zona norte de Puerto Natales”. La información de “los científicos que registraron el hecho corresponde a un sobrevuelo realizado el 23 de junio de 2015, dijo el Fiscal.
El área donde estaban los restos de las ballenas es una extensa zona de archipiélagos y canales de unos 500 kilómetros de longitud desde el Golfo de Penas, un lugar de grandes marejadas, y continúa hacia el sur a través de canales protegidos y tranquilas aguas hasta el norte de Puerto Natales.
En Chile y a nivel mundial, este sería el hallazgo de la mayor cantidad de ejemplares de cetáceos muertos en zonas costeras. El fiscal Pedro Poblete afirmó que este “es un hecho de suma relevancia y tiene un impacto nacional y a nivel mundial”.
Eran 30 ballenas muertas, pero ahora son 300
Este hecho está vinculado al varamiento registrado en mayo de este año . En aquella ocasión los más de 30 cetaceos muertos,  fueron periciados por un grupo multidisciplinario de especialistas de universidades, ONGs y funcionarios públicos.
La expedición que investigó ese hecho fue coordinada por Sernapesca, y compuesta por científicos de las Universidades de Chile y Austral, profesionales del Instituto Antártico Chileno, la ONG internacional WWF, la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medioambiente (BIDEMA) de la PDI e investigadores del Centro Científico Huinay.
En esa ocasión dos fueron las hipótesis planteadas para explicar la masiva mortandad de ballenas: que las ballenas llegaron hasta la bahía a alimentarse y tras sufrir una desorientación, vararon en la orilla; la otra tesis postula que es es una intoxicación por comer especies contaminadas por marea roja.
El vinculo entre floraciones de algas nocivas (FAN), conocidas como mareas rojas, y las ballenas no son casos nuevos. Es más, los científicos que investigan el cementerio de ballenas fósiles halladas en en 2010 en el cerro Ballena, desierto de Atacama, también postulan que los masivos varamientos ocurridos hace millones de años se deberían al consumo de peces contaminados con algas tóxicas.

Las Fotografías son de Vreni Häussermann, directora del Centro Cientifico Huinay y que publicó el Servicio Nacional de Pesca en su sitio web.
Fuente: El Ciudadano