martes, 24 de noviembre de 2015

Un mail demostró que Exxon sabía del cambio climático hace 20 años


“La empresa de petróleo Exxon lleva casi 20 años negando prácticamente la existencia del cambio climático, pero un email del año 1981, demuestra que los directivos ya conocían el problema, aun antes que la mayoría de la gente común.”

Antecedentes La ExxonMobil es de hecho la mayor empresa petrolera de todo el mundo. Tiene prospecciones y centros de extracción de crudo y gas natural, desperdigadas por todo el planeta, muchas de las cuales han motivado investigaciones científicas y protestas de ciudadanos y activistas, por su dudoso proceder en cuanto al cuidado del Medio Ambiente. Es de público conocimiento que la compañía niega la existencia del cambio climático no solo de manera sistemática, sino que es la responsable de varios estudios orientados a demostrar que la relación del hombre con el mismo (antrópica) no es real, sino una exageración de algunos científicos. Pero recientemente se ha conocido el contenido de un mail que uno de los empleados de la firma envió en 1981. El autor del mail es Lenny Bernstein quien en esa época ejercía el cargo de “Experto en Consecuencias Climáticas” de la Exxon. El correo tenía como objetivo dar cumplida respuesta a una consulta que el Inst. de Ética Profesional elevara a la Exxon, acerca de la ética industrial referente a una determinada prospección de la empresa en Indonesia, mas precisamente la de Natuna.

El email 
En el texto, Bernstein deja claro que Exxon en 1981 estaba ya al tanto del probable impacto que esta operación podría tener en el clima. Explicó claramente que la reserva estaba constituida por CO2 en un 70% y el método usual en esos momentos para separar el gas del CO2 era liberar este segundo elemento directamente a la atmósfera". También aclara que desde el año anterior Exxon tenía la necesidad de poder calcular el potencial de las preocupaciones que se generaran en el público consumidor acerca del cambio climático y qué impacto podrían tener las mismas sobre las regulaciones que afectaría a la prospección de Natuna y a otros proyectos. El CO2 es un regulador climático a nivel global, pero también el principal gas generador del efecto invernadero y la cantidad de ese gas acumulada en Natuna, según detallaba Berstein, se convertiría con toda probabilidad, en el mayor (y único en ese momento) punto de emisión de este gas a la atmósfera, en todo el mundo. La petrolera jamás dio explicaciones acerca del porqué la mencionada reserva indonesia no llegó a desarrollarse y aunque en la actualidad Exxon pretende que ellos jamás han negado la existencia del cambio climático, lo cierto es que existen evidencias de ello, basadas en declaraciones anteriores, en las casi nulas medidas de prevención (excepto las que imponen las leyes) y en los mencionados estudios que le costaron a la empresa muchos millones de dólares. 

La realidad negada 
El mundo entero es partícipe tanto del cambio climático como del calentamiento global (que es consecuencia directa del primero), porque además que el ser humano sea el principal culpable de estos gravísimos problemas, es también el más afectado por sus consecuencias en todos los ámbitos de su vida. Hace ya muchos años que se está alertando de este problema, pero los gobiernos de muchos países y las compañías petroleras han hecho oídos sordos a las advertencias, llevados por la codicia y la ambición y sin importarles lo más mínimo las consecuencia a largo plazo de sus actos. Se denuncia, se explica, se intenta combatir por medios legales y con activismo, la agresión que la Tierra sufre por parte de las empresas que amasan ingentes fortunas con los combustibles fósiles, pero éstas se limitan a rodear sus sedes de plantas, ponerse carteles de “verde” y a seguir haciendo lo que les dé más dinero. Cuando un grupo de activistas comenzó la lucha por explicarle al mundo que existía un problema climático que podía alcanzar proporciones dantescas y afectar a todos los seres vivos, no solo nadie les creyó, sino que fueron motivo de burla y escarnio. Quizá la presión de los grupos ecologistas no fue la más indicada, pero el tiempo demostró que tenían razón, aunque aun siguen surgiendo informes “científicos” que pretenden ignorar o desvirtuar la realidad que se vive a diario: el cambio climático está aquí y no se revertirá si no se toman medidas urgentes y drásticas. 

Una reflexión final 
El viejo dicho afirma que “el dinero no lo es todo” y hechos comprobados como el cambio climático, el daño al medio Ambiente y el calentamiento global lo demuestran. El costo climático de que un puñado de empresas se enriquezca, está siendo muy alto y se pagará tarde o temprano. La ética indica que ninguna vida humana, ni animal, ni vegetal, debería tener un precio, pero aparentemente, para quienes dirigen la economía global, esta palabra no tiene el mismo significado que para quienes sufren en carne propia las consecuencias de su insensata ambición y su ausencia absoluta de escrúpulos.