viernes, 12 de agosto de 2016

Argentina: Crean polémica por un proyecto para crear un parque nacional

      Tierras donadas por el filántropo conservacionista Douglas Tompkins en Corrientes

Alfredo Zacarías

La propuesta de transformar en parque nacional a las tierras de los Esteros del Iberá que eran propiedad del fallecido filántropo estadounidense Douglas Tompkins generó una división de aguas en Corrientes. Es que se produjo una fuerte polémica entre quienes impulsan el proyecto de ley y lo ven como un paso gigante hacia el desarrollo de las comunidades que viven a su alrededor y entre quienes defienden, con argumentos políticos e intereses productivos, la posibilidad de que todo continúe como hasta ahora.
 La Reserva Iberá está compuesta de 1.300.000 hectáreas del reservorio de agua dulce y ecosistema más grande del país. De esa extensión, 553 mil hectáreas pertenecen ya al Parque Provincial Iberá y 150.000 hectáreas son propiedad de la fundación Conservation Land Trust (CLC), ahora manejada por los herederos de Tompkins, que aspira donarlas, tal como pretendía el multimillonario en vida, para que se conviertan en un Parque Nacional. La idea de CLT es que se siga trabajando en la reintroducción de especies ya extinguidas en la zona, algo que de hecho ya se lleva a cabo desde hace algunos años con el retorno, por ejemplo, del oso hormiguero gigante y del yaguareté.
Corrientes ya cuenta con el Parque Nacional Mburucuyá, de 17.600 hectáreas, que fueron donadas por el abogado y naturalista danés Troels Myndel Pedersen. La posibilidad de la creación de un segundo parque, que tendría una superficie 40 veces mayor, motivó el interés de todas las poblaciones que rodean el humedal. Pero también recibió muestras de rechazo de productores de la zona que cuentan con el aval político del Frente para la Victoria, encabezado por el senador nacional Carlos “Camau” Espínola y por el diputado provincial Martín Barrionuevo.
“La ley contempla la creación del parque nacional únicamente sobre los campos de la Fundación CLT y dos reservas nacionales, también sobre propiedades de Tompkins. Esto no llevará a Corrientes a perder territorio ni se afectarán derechos privados de productores de la zona”, aseguró el senador provincial Sergio Flinta, de la Unión Cívica Radical, quien fue el impulsor del proyecto que ya fue aprobado por unanimidad en el senado correntino, con el apoyo de los legisladores del FPV.
Sin embargo, los sectores respaldados por Espínola son críticos acérrimos del proyecto y afirman que “vulneraría derechos de pequeños productores de parajes rurales” y critican “la entrega de la soberanía de las tierras a la Nación”. Flinta, en contraposición, sostuvo que “lo único que se deja en manos de la Nación es la conservación y preservación del medio ambiente dentro del parque” y enfatizó que “ninguna tierra que no sea de CLT se tomará para el Parque Nacional”.
Mientras que la cuestión se discute en la Cámara de Diputados correntina, los intendentes de las localidades involucradas en el proyecto del parque nacional salieron en masa a apoyar la iniciativa porque la ven con buenos ojos para sus comunidades.
Cristian Gustavino, intendente de Mburucuyá, en cuya jurisdicción está el Parque Nacional Mburucuyá, aseguró: “Teníamos el mismo miedo porque (Tompkins) era un extranjero que tenía tierras en el lugar y decidía donar a una estructura del Estado nacional. Sentíamos que se venía a instalar una isla con otras tradiciones y valores, pero eso quedó atrás porque en realidad llevó al desarrollo de a la zona”.
Entre los críticos aparece Víctor Cemboraín, jefe comunal de Mercedes y propietario de una estancia en plena reserva que quedaría lindante al Parque Nacional. Cemboraín pidió la realización de un plebiscito con los pueblos lindantes al Ibera “y que se respete el resultado”.
Las ciudades que rodean el Iberá y que podrían ser beneficiadas desde el punto de vista turístico por un parque nacional son nueve y reúnen unos 90.000 habitantes. Hoy, sólo Carlos Pellegrini, en el corazón del Iberá, tiene ese beneficio: casi el 90% de su población vive del turismo.