La vida durante la era de la extinción y cómo va a cambiar

En la era en la que estamos entrando, la era de la extinción, ¿cómo será la vida? Una manera de considerarlo es lo que he comenzado a llamar la «Guerra Mundial P». Parecerá que el planeta está en guerra… contra nosotros. El ser humano dio sus primeros pasos hace unos 300.000 años. Y en general, durante ese tiempo, el planeta ha sido “hospitalario” con nosotros. Se nos presenta recompensa tras recompensa, tesoro tras tesoro. Abundan las historias de cuán rica en vida, por ejemplo, era América del Norte cuando llegaron los colonos. La vida para la especie humana hasta ahora, en este primer capítulo de su viaje, ha sido fácil.

Por Umair Haque

Eso no quiere decir que los seres humanos no hayan tenido sus luchas y conflictos. Ciertamente los han tenido. Pero a lo que nos enfrentamos ahora no se parece a nada que haya ocurrido antes en la historia de la humanidad, en todos sus 300.000 años, y ciertamente nada remotamente parecido a lo que han conocido 5.000 años de civilización. Un planeta hostil a la existencia humana. ¿Qué quiero decir con eso? No estoy «prediciendo» nada de lo anterior. Ya se puede ver como ha empezado a suceder. Desde niveles sorprendentemente altos de calor en el subcontinente indio hasta la forma en que el clima extremo se ha vuelto normal, pasando por las pandemias. Todos estos son meros comienzos de lo que sucederá durante la próxima década o tres. El planeta se va a volver hostil hacia nosotros. Y nunca, jamás, hemos experimentado algo como esto antes.
Las estaciones ya están cambiando. ¿Recuerdas cómo eran no hace tanto tiempo? Cuando era niño, hace apenas unas décadas, la primavera era delicada, el verano refrescante, el otoño vigorizante y el invierno fresco. ¿Pero ahora? La idea que teníamos de las estaciones ya ha comenzado a transformarse. Ahora, el verano es la temporada de megaincendios, el otoño y la primavera son la temporada de megainundaciones, y el invierno es la temporada de megatormentas. Y si bien eso puede parecer relativamente inocuo ahora, los humanos somos eminentemente malos para imaginar la rapidez con la que se acumula el cambio, no hay vuelta atrás.
Imagína lo intensos que serán todos estos fenómenos y estaciones dentro de una década. La tasa de cambio no es lineal. Hace menos de dos décadas, no teniamos megaincendios o megainundaciones. Ahora, son una regularidad creciente. Así que imagina temporadas enteras en las que sean la norma. ¿Qué significa eso?
Significa que el planeta está cambiando. Su biogeografía se está alterando, permanentemente. La temporada de megaincendios es la aparición de cinturones de fuego que rodean el planeta. Temporadas de megainundaciones, la de Cinturones de Inundaciones. Las megatormentas, repletas de tornados y demás, vuelven a crear zonas completamente nuevas. Todo esto comienza a reducir la masa terrestre habitable para la humanidad. Y, por supuesto, la masa de tierra disponible para nosotros y para nuestros sistemas básicos de civilización: alimentos, aire, energía, medicina, manufactura, etc.
Los humanos no somos muy buenos para apreciar el cambio si no es inmediato. Nuestro planeta ahora se está transformando, temporada tras temporada, en uno diferente. Ese cambio está ocurriendo en un abrir y cerrar de ojos en tiempo geológico, pero nosotros, los humanos, con nuestras vidas efímeras, apenas lo registramos todavía. Y sin embargo, al final de este proceso de transformación llega un planeta diferente. Uno que no es tan amable con la vida humana, con la civilización humana. Sino uno hecho de fuego, inundación, tormenta y peste. Casi suena bíblico, y así de atrás en la conciencia colectiva de la humanidad tenemos que llegar para registrar realmente la escala casi mitológica de lo que está sobre nosotros.
Este planeta, nuestro planeta, lleva décadas transformándose, del que conocemos desde hace 300,000 años, a uno diferente. Desde uno que nos ofrece inocentemente una gran cantidad de riquezas y recursos donde elegir, a los que estamos acostumbrados, hasta uno que sentiremos como si estuviera tratando activamente de eliminarnos.
La humanidad no está realmente preparada para eso. No hay nada en la experiencia humana que pueda prepararnos para eso. Hemos crecido generación tras generación con una cierta manera de sentir el planeta. Es nuestro amigo, nuestro proveedor, nuestro padre, incluso si lo damos por sentado y abusamos de él y no nos detenemos mucho a pensar en esa imagen inconsciente que tenemos de él. ¿Pero un planeta que es nuestro enemigo? ¿Ese es nuestro enemigo? Nunca, en 300.000 años, hemos pensado realmente en nuestro hogar de esa manera, porque nunca ha sido así.
Piensa por un momento en la idea que realmente tenemos sobre el planeta, y en la que hemos tenido hasta ahora. Los antiguos oraban y hacían sus ofrendas a los dioses de los mares o del cielo, con la esperanza de evitar una catástrofe. Hoy en día, todavía empleamos ese marco. “Catástrofe” significa algo anormal, algo fuera de lo común, un evento extremo. Y, sin embargo, exactamente tales eventos se están volviendo normales. ¿Qué haces cuando aplacar a los dioses no funciona? ¿Cuándo la catástrofe se convierte en una experiencia cotidiana?
Todavía no estamos captando la escala de este cambio en absoluto.
Se sentirá como si el planeta estuviera tratando de acabar con nosotros. Como si nos estuviera arrojando todo lo que tiene, desde relámpagos hasta truenos, tsunamis, incendios, pandemias y más. No solo atacarán temporada tras temporada, ya lo están haciendo, se intensificarán, hasta que sean más o menos todo lo que hay. El mundo tal como lo conocemos se invertirá. Para la mayoría de nosotros, la mayoría de nuestra progenie, un “buen día” será un evento profundamente inusual, y uno mortal será la norma.
¿Qué se siente al vivir en un planeta que es hostil a tu existencia?
Los humanos tampoco somos buenos en eso. En tratar la hostilidad con sabiduría, a través de la cooperación, la inversión y la comprensión. En cambio, tendemos a reaccionar. Con rabia, miedo y violencia. Nuestro cerebro de primate se hace cargo. Busca seguridad en la jerarquía y exige todo, desde sacrificio hasta represalias y recrudecimiento.
Se sentirá como una guerra. Un nuevo tipo de guerra. Una guerra entre nosotros y un planeta hostil.
Dudo en decir esto, porque en este momento, la forma en que pensamos sobre todo esto sigue siendo inocente, idealista y un poco, quizás, ingenua. Hablamos de “cambio climático” y “planes” y “mitigación” y demás. Pero al sentir como si el planeta estuviera tratando de matarnos, los seres humanos reaccionarán de la manera en que tienden a hacerlo cuando se sienten amenazados: con ira, miedo y violencia.
Todo el lenguaje y el pensamiento actuales quedarán obsoletos, rápidamente. En breve, lo que está en juego será muy, muy diferente. La idea ya no será que estamos tratando de lidiar con una presencia benigna cuyo «clima» está «cambiando». En cambio, es probable que las sociedades humanas reaccionen con una explosión de ira, hostilidad y brutalidad. Surgirá el sentimiento de guerra contra el planeta, y eso también es algo nuevo.
Otra forma de considerarlo, porque es un concepto bastante abstracto, es hacerlo un poco más real. Considéralo de esta manera. ¿Quién va a evitar que una ciudad como, digamos, Manhattan o Londres, queden sumergidas bajo el agua? En el Bajo Manhattan, prácticamente ya puedes sentir el agua chapoteando a través del asfalto. En este momento, no hay respuesta a esa pregunta, porque nadie tiene un plan. Y esa es exactamente la cuestión. La forma en que estamos considerando todo esto hasta ahora es que realmente no estamos considerándolo en absoluto.
Cuando llegue el momento de comenzar a salvar la civilización humana, lo que quede de ella, de un planeta hostil, que ahora parece que está tratando de acabar con nosotros, también tendremos que recurrir a la ingeniería a gran escala. Como construir diques alrededor de nuestras grandes ciudades, en un último intento desesperado por evitar que se ahoguen. O como regar nuestros últimos campos fértiles con el agua que queda. O racionar cuidadosamente esa misma agua y los alimentos que se cultiven con ella. O desarrollar rápidamente una vacuna contra la última pandemia.
¿Quién es capaz de todo eso? ¿Bajo los auspicios de quién cae? Las corporaciones no pueden hacer esa tarea, lo siento. El único actor en la sociedad que es realmente capaz de hacer algo así es el ejército. La tarea de pelear una guerra por la civilización humana contra un planeta que intenta aniquilarla recaerá naturalmente en los militares, que son la única parte en la sociedad remotamente capaz de movilizar a un millón de personas en un abrir y cerrar de ojos para construir malecones o represas o apagar megaincendios, hacer ingeniería a megaescala lo más rápido posible, o reparar las grietas en nuestros sistemas rotos y destrozados.
Los militares tendrán que hacerse cargo de la tarea de tratar desesperadamente de salvar lo que quedase de la civilización, porque, bueno, ya lo hemos postergado demasiado, ¿y parece que estamos haciendo algo para detener lo que es inminente? Por supuesto que no. Cada año, la temperatura sube. Nadie cree el absurdo de las nobles promesas climáticas y demás que todo esto se detendrá en 2 grados o que llegaremos a cero neto o lo que sea. No va a suceder, todos lo sabemos. En el último ensayo, planteé lo que tendría que pasar para que eso sucediera, que es que nuestra tasa de inversión repentinamente se duplicase o triplicase como civilización, billones invertidos en la mayor ola de inversión en la historia humana.
No hay señales de eso, y no las habrá. Hasta que sea demasiado tarde.
Lo que probablemente sucederá en este punto es que la humanidad, al menos una parte de ella, intentará, en una lucha desesperada, salvar todo lo que pueda de un planeta que ahora está tratando de eliminarla.

Eso significa algo así. Las naciones ricas movilizarán todos los recursos que tengan para defender sus ciudades más ricas y luego, si queda algo, tal vez traten de mantener a la gente. Eso significa cosas como diques alrededor de Manhattan, San Francisco, Washington DC o Londres. En Estados Unidos, probablemente signifique que gran parte del país simplemente se quede sin recursos, desde agua hasta medicamentos y energía, después de una lucha prolongada sobre quién obtiene qué, después de la cual la respuesta es: nadie.
Las naciones pobres harán lo que puedan, que probablemente no sea mucho. ¿Qué pueden hacer realmente India o Pakistán cuando la temperatura alcance los 60 grados, los ríos se hayan secado y los campos que alimentan a dos mil millones estén quemados y secos? Ahora no tienen suficiente electricidad, comida o agua. ¿Después? Uno se estremece al pensarlo. Las naciones pobres simplemente quedarán atrapadas en las fauces de la trampa de un planeta moribundo.
Sin embargo, tanto en las naciones pobres como en las ricas, las consecuencias de vivir en un planeta moribundo son, sociopolíticamente, una y la misma. El control militar se hace cargo. ¿Quién más puede coordinar cosas como el racionamiento y la aplicación de límites estrictos en el uso de recursos? ¿Quién más puede hacer un último intento desesperado de mantener vivos los sistemas destrozados durante una década más, enviando cien mil personas para arreglar las cosas aquí, apagar un incendio ahí o llevar el  último deposito de agua allá? En realidad, solo pueden hacerlo los militares. Y para las próximas generaciones, creo, su experiencia definitoria será la de un nuevo tipo de guerra. Una guerra por lo que queda de una civilización contra un planeta moribundo.
No es una guerra en el sentido habitual. No se trata de una matanza, per se, sino de supervivencia. Sobre mantener vivos los sistemas vitales de alimentos, agua, aire limpio, medicinas, suministros básicos. Durante cinco años más. Luego dos más. Luego uno más. Luego seis meses más. Luego tres meses. Y así. Imagina el esfuerzo hercúleo que se necesita. Se necesitan millones de personas para hacer todas esas cosas, para realmente tratar de luchar contra un planeta moribundo y rescatar lo que quede de una civilización.
Por supuesto, esa guerra en sí misma se verá empañada por otras más pequeñas: conflictos por los recursos. Como la guerra sangrienta y brutal de Rusia contra Ucrania, que consiste en controlar los suministros de alimentos y energía del mundo. Esta guerra tendrá varios frentes. Humanos contra el planeta, humano contra humano, humano contra virus. El Covid también nos da una pequeña muestra de cómo será la era que viene. Todos somos parte de la lucha, nos guste o no, y lamentablemente, el Covid también nos enseña que muchos preferirán simplemente darse por vencidos o incluso actuar en contra del bien común. Los seres humanos tenemos un talón de Aquiles: la cooperación. No somos muy capaces de hacerlo en el mejor de los casos, y aquí viene el peor de los tiempos.
No me gusta el marco o la palabra «guerra». El curso de acción sabio, obviamente, sería que comencemos la mayor ola de inversión en la historia de la humanidad y actuemos para prevenir las partes del Evento que podamos ahora. La extinción. En cambio, nuestros sistemas rotos aseguran que el dinero y los recursos que se podrían usar para hacerlo terminen en manos de idiotas tóxicos con cerebros de basura y vacíos de conciencia.
La mejor manera de abordarlo sería cooperar con el planeta, ahora, cada bosque, río, océano, especie, para que todos podamos tener la oportunidad de sobrevivir. Pero nosotros, los humanos, ni siquiera podemos manejar nuestras propias pequeñas diferencias a nivel tribal, entonces, ¿qué esperanza tenemos realmente de unirnos para salvar un poco de algo más grande?
Por lo tanto, se librará una guerra desesperada. Un último intento desesperado, por parte de una civilización repentinamente golpeada por lo que nunca antes había sucedido en la historia humana: la extinción. Nuestra civilización luchará para salvarse a sí misma, pero esa lucha llegará demasiado tarde.
La Guerra Mundial P, nuestra próxima guerra contra el planeta, por nuestra supervivencia, es imposible de ganar. El planeta prevalecerá. Los seres humanos nos hemos vuelto un poco arrogantes. La arrogancia está en muchos de nosotros. Imaginamos que somos más poderosos que la tierra o que el trueno. Nada de eso es cierto. Para el planeta, somos apenas motas de barro. Nuestra civilización no tiene ninguna posibilidad de soportar un planeta de cinturones de fuego, cinturones de inundación y cinturones de peste, donde elementos básicos como la comida, el agua y el aire se han convertido en lujos, uno que es profunda e infinitamente hostil a la vida humana de manera implacable y omnipresente.
Ninguna oportunidad. En un planeta así, nuestros sistemas no funcionarán. Piensa en lo derrochadores que ya son. Piensa en cómo recompensan la astucia, la violencia y la brutalidad, no la generosidad, la reciprocidad y la justicia. Considera cómo las jerarquías que aún organizan hasta el último aspecto de nuestras vidas siguen siendo básicamente las de los primates, y elevan a los más brutales, insaciables y estúpidos entre nosotros, ante quienes el resto de nosotros debemos encogernos y obedecer. O imagina cómo nuestros sistemas entregan la mayor riqueza y poder a los más explotadores entre todos nosotros.
Tales sistemas no funcionarán en un planeta hostil a la vida humana por la sencilla razón de que tales sistemas son hostiles a la vida humana. Vamos a necesitar sistemas, en cambio, que nutran, cuiden y protejan la vida, no solo la humana, sino de todo tipo, para empezar, porque, por supuesto, nuestras vidas solo existen en una red delicada y frágil de otros.
Nuestra civilización no tiene ninguna posibilidad de seguir existiendo en un planeta hostil a la vida humana. Por supuesto, hay partes de ella, de las que debemos aprender. Ciencia, arte, literatura, música. Todas las formas de la verdad que cruzan los océanos del tiempo profundo. Todas las expresiones que trasciendan la brutalidad y la violencia y la estupidez que parece impregnarnos todavía.
Dije que este era el primer capítulo de la historia de la humanidad. Lo dije en serio. En la forma que he tratado de describirlo arriba. Durante 300.000 años, los seres humanos han sobrevivido debido a una sola cosa, llegaron a dominar el planeta a través de un valor y un acto por encima de todo, la violencia
Pero el capítulo de la historia humana que trata sobre el triunfo de la violencia ha llegado a su fin. Porque no importa cuánta violencia podamos ejercer o seamos capaces de ejercer, nunca podrá derrotar, restaurar, sanar o salvar un planeta moribundo.
Ahora estamos en un punto de inflexión en la historia humana. O trascendemos a la violencia, o nos sumamos también al acontecimiento, al acontecimiento que nosotros mismos hemos creado, la extinción.
La extinción está aquí. La pregunta es si, por fin, entendemos el precio de la violencia, sus límites absolutos, después de tanto tiempo. La violencia podría llevarnos hasta un  punto: simios dominando un planeta, matando a sus primos más cercanos, explotando a todos los demás. Pero no puede llevarnos más lejos, ahora ni nunca. Aprendemos a crecer, a madurar, en la honra, el coraje, la sabiduría, la compasión, la empatía, la verdad, la bondad ahora, o la extinción, riéndose de nuestra arrogancia, también viene por nosotros.
Esa elección, y si podemos hacerla o si todo lo que somos son primates egoístas y chillones, es lo que dará forma a la historia humana para siempre.

Fuentes: eand.co/ [Credito de la imagen: Philip Spor] - Traducido por Eva Calleja https://eand.co/life-during-the-age-of-extinction-and-how-itll-change-c994b5ef5f7c

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Ola de calor en Kuwait supera los 70º C al sol y derrite autos

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal