viernes, 6 de noviembre de 2015

¡Que las abejas puedan vivir!


La industria química parece en guerra contra la naturaleza. El grupo de sustancias neonicotinoides son los pesticidas más peligrosos fabricados por los seres humanos. Además de a las plagas en la agricultura, con estos venenos se eliminan también incontables insectos polinizadores como las abejas. Por favor, pida su prohibición.
Las multinacionales químicas BASF, Bayer, Dow y Syngenta producen insecticidas neuroactivos altamente peligrosos de uso agrícola. Los llamados neonicotinoides eliminan además los insectos incluidas abejas y abejorros. También Monsanto y Dupond venden semillas tratadas con estas sustancias.
Los pesticidas no sólo matan en los campos de cultivo. Mínimas cantidades de veneno adheridas a partículas de polvo son suficientes para llevar lejos el efecto mortal de estos insecticidas. Como en abril 2008 en el Valle del Rin, Alemania. El cultivo de maíz tratado con neonicotinoides causó la muerte masiva de abejas. En España, la muerte de millones de abejas hizo titulares tras las denuncias de grupos de apicultores afectados en Girona en 2013 y Murcia en 2014.
A causa de la muerte de abejas en Europa, la Comisión Europea ha limitado fuertemente el uso de neonicotinoides clotianidina, tiametoxam e imidacloprid así como la sustancia fipronil. Las empresas BASF, Bayer y Syngenta han presentado tres demandas en contra ante el Tribunal Europeo.
Dow Chemicals ha desarrollado el nuevo insecticida sulfoxaflor, altamente venenoso. Es también un neurotóxico. A pesar de eso, la Comisión Europea autorizó en julio 2015 el uso de sulfoxaflor.
En los EEUU, apicultores y ambientalistas celebran por el contrario un triunfo jurídico. El pasado septiembre 2015, un tribunal de apelaciones de California les dio la razón prohibiendo la utlización de sulfoxaflor. La agencia norteamericana de protección ambiental no tendría que haber aprobado la sustancia, porque es altamente peligrosa para las abejas y los estudios presentados no podían demostrar su inocuidad para las abejas.
Por favor, exija la prohibición definitiva de los neonicotinoides y otros insecticidas neuroactivos como fipronil y sulfoxaflor en la Unión Europea.
Firma la petición aquí: https://www.salvalaselva.org/peticion/1022/que-las-abejas-puedan-vivir

Fuente: https://www.salvalaselva.org
--------------------------------
El veneno de abeja sirve para transportar medicación al cerebro
El veneno de abeja sirve para transportar medicación al cerebro El abanico de enfermedades que podrían beneficiarse de este vehículo-lanzadera en forma de veneno de abeja probado en el IRB van desde el Alzheimer, tumores cerebrales, esquizofrenia, infartos cerebrales, epilepsia y demencia a varios tipos de ataxias.
Científicos del Institut de Recerca Biomèdica (IRB) de Barcelona han utilizado veneno de abeja como "caballo de Troya" para hacer llegar fármacos al cerebro, ha anunciado este lunes el centro en un comunicado con motivo de la celebración del foro internacional Biomed que se celebra hasta el miércoles en Barcelona.
Hace 100 años que se sabe que el cerebro está protegido por miles y apretados capilares que forman una barrera, lo que se convierte en una barrera y al mismo tiempo un freno para hacer llegar fármacos prometedores para tratar enfermedades del sistema nervioso central.
El abanico de enfermedades que podrían beneficiarse de este vehículo-lanzadera en forma de veneno de abeja probado en el IRB van desde el Alzheimer, tumores cerebrales, esquizofrenia, infartos cerebrales, epilepsia y demencia a varios tipos de ataxias. Según ha destacado el investigador del IRB y uno de los pocos especialistas en el mundo de la búsqueda de lanzaderas, Ernest Giralt, la barrera hematoencefálica está constituida por centenares de capilares que "puestos unos tras otros medirían 600 kilómetros". "Hoy ya hemos avanzado lo suficiente como para que se hagan los primeros en
Según ha destacado el investigador del IRB y uno de los pocos especialistas en el mundo de la búsqueda de lanzaderas, Ernest Giralt, la barrera hematoencefálica está constituida por centenares de capilares que "puestos unos tras otros medirían 600 kilómetros".
"Hoy ya hemos avanzado lo suficiente como para que se hagan los primeros ensayos clínicos con vehículos lanzadera que superan la barrera, la responsable de la baja tasa de éxito en nuevas terapias", ha añadido Giralt.
El también catedrático de la Universitat de Barcelona (UB) coorganiza con el científico japonés Tetsuya Terasaka de la Universidad de Tohoku la Conferencia Barcelona Biomed 'Blood-Brain-Barrier' del IRB con el apoyo de la Fundación BBVA.
Un grupo selecto de 20 científicos expertos en química médica, biología básica y medicina de universidades, centros de investigación, hospitales y empresas biotecnológicas compartirán los avances con 150 participantes seleccionados para asistir.