El 50% de las especies se extinguirán antes de 2080

La mitad de las especies de las áreas naturales más ricas en biodiversidad del planeta podrían extinguirse en 2080 a consecuencia del cambio climático si las emisiones de gases de efecto invernadero no solo no bajan sino que siguen creciendo a "un ritmo desenfrenado", según alerta un estudio realizado por la Universidad de Anglia del Este y la Universidad James Cook encargado por WWF.

Así, las zonas más afectadas del mundo son el Amazonas, la sabana arbolada de Miombo en el sur de África, el suroeste de Australia o las islas Galápagos podrían enfrentarse a una extinción local a final del siglo si las emisiones siguen progresando e incluso, si se logra el reto del Acuerdo del Clima de París de no superar el crecimiento de la temperatura global del planeta en 2 grados centígrados, se podrían perder el 25 por ciento de las especies.
Precisamente, la ONG celebrará en 10 días, el 24 de marzo 'La Hora del Planeta', el mayor movimiento mundial contra el cambio climático y por este motivo, ha publicado este informe, que analiza el impacto del cambio climático en una 80.000 especies de plantas y animales de 35 ecorregiones, las áreas naturales del planeta con mayor biodiversidad y en las que WWF centra sus esfuerzos de conservación.
El informe se plantea varios escenarios futuros del cambio climático, desde un escenario sin que disminuyan las emisiones y donde la temperatura global aumentaría 4,5 grados centígrados hasta un aumento de 2 grados centígrados, el límite máximo de temperatura que fija el Acuerdo de París.
El estudio concluye que la sabana arbolada de Miombo, hogar de los perros salvajes africanos, el suroeste de Australia y el Amazonas son algunas de las áreas más afectadas.
El estudio concluye que la sabana arbolada de Miombo, hogar de los perros salvajes africanos, el suroeste de Australia y el Amazonas son algunas de las áreas más afectadas.
En el primer escenario, el clima de estas áreas serían "inapropiado" para muchos de los animales y plantas que allí viven y alerta de que el área mediterránea es "especialmente vulnerable" porque las temperaturas medias más elevadas y una disminución significativa de las precipitaciones tendrán "un efecto demoledor".
Mientras, señala que con un aumento de 2°C, estarían en peligro el 30 por ciento de todas las especies y con un aumento de 4,5ºC la mitad de la biodiversidad de la región podría desaparecer.
Así, el estudio afirma que para hacer frente al cambio climático, las especies necesitan moverse libremente a nuevas localizaciones y destaca que con un territorio conectado el riesgo de riesgo de extinción local disminuye del 25 por ciento al 20 por ciento y con un aumento de 2°C en la temperatura media global.
Por eso, concluye que si las especies no se pueden mover no serán capaces de sobrevivir. Sin embargo, avisa de que la mayoría de las plantas, anfibios y reptiles, como las orquídeas, las ranas y los lagartos no pueden moverse lo suficientemente rápido para adaptarse a los cambios en el clima.
Por ejemplo, en el peor escenario, hasta el 90 por ciento de anfibios, el 86 por ciento de aves y el 80 por ciento de mamíferos podrían extinguirse localmente la sabana arbolada del Miombo en África meridional y el 69 por ciento de las especies de plantas del Amazonas podría desaparecer.
Por su parte, en el suroeste de Australia, el 89 por ciento de anfibios podría extinguirse y el 60 por ciento de las especies de Madagascar están en peligro de extinción local.
Otras especies en peligro según el informe son el Funbos, los orangutanes, el leopardo de las nieves, los tigres, los osos polares o las tortugas marinas.

Fuente: http://www.ecoticias.com/naturaleza/181868/El-50-de-las-especies-se-extinguiran-antes-de-2080?utm_source=MailingList&utm_medium=email&utm_campaign=15%2F03%2F2018
----------
España: Medio millar de lobos mueren a manos de cazadores furtivos, o envenenados
El Censo del Lobo Ibérico y el Observatorio de Sostenibilidad estiman que entre 500 y 650 lobos murieron en España en 2017 por causas no naturales, entre las que se incluyen la caza furtiva, los cupos de la propia administración, los atropellos, envenenamientos u otras técnicas. Esta es una de las conclusiones del informe 'Por la convivencia del hombre y los grandes depredadores: estado de conservación del lobo en España.

Aproximación a la mortalidad no natural 2017', documento a escala nacional en el que se realiza una primera aproximación al estado de conservación y gestión de la especie y que supone una primera estimación de la mortalidad no natural del lobo durante el año pasado.
El documento revela que este número de bajas anuales es probablemente muy cercano a la tasa de reclutamiento de la especie, es decir, al número de individuos que se incorporarían anualmente a la población.
Por lo tanto, concluye que el lobo ibérico no se hallaría "en expansión", sino que "se vería imposibilitado para recolonizar sus territorios históricos meridionales y levantinos a través del Sistema Ibérico, de donde fue extinguido por el hombre en un pasado reciente o muy reciente, como es el caso de Andalucía o Extremadura".
Esta es una de las conclusiones del informe 'Por la convivencia del hombre y los grandes depredadores: estado de conservación del lobo en España.
Existe además, según el análisis, una "falta de transparencia acusada en la gestión de la especie".
Así, indica que "es muy probable que la especie siga desapareciendo de amplios territorios donde hasta hace muy poco era común, como ha sucedido desde principios de siglo", con ejemplos en Salamanca, Ávila, Guadalajara, Soria o La Rioja, donde la constante presión humana, no permite al lobo ibérico asentarse y desarrollar poblaciones maduras que son las menos conflictivas con los intereses humanos.
Contribución a la extinción del lobo ibérico
El análisis atribuye este "margen de incertidumbre" en la mortalidad del lobo a la ausencia de gestión científica, el desconocimiento de la especie y el secretismo por parte de administraciones y técnicos: presencia en territorio, tamaño de manadas, constatación de reproducción, cupos y/o controles por parte de las administraciones, inventario de lobos muertos y causa de las muertes.
No obstante, el informe destaca que en años sucesivos esta evaluación mejorará en cuanto a fuentes y fiabilidad por lo que los posibles errores se verán minimizados.
Actualmente, los controles de poblaciones de lobo se realizan de una forma aleatoria e irracional, sin tener en cuenta la jerarquía de los diferentes individuos en la manada ni su sexo o edad, lo que determina una desestructuración de las manadas que implica mayor conflictividad.
"De esta forma se está contribuyendo de una forma decisiva, continua y sistemática, a la extinción del lobo ibérico en España", advierte el informe.
Por ello, pide incrementar el estudio y la gestión científica del lobo ibérico, para poder determinar con exactitud el estado poblacional de la especie y más concretamente la tasa de mortalidad.
"Las estimaciones actuales apuntan a que son tan elevadas estas de mortalidad que se debe proteger estrictamente al lobo ibérico en toda España", alerta.
De esta manera, se favorecerían los procesos de recolonización en territorios donde ha sido recientemente extinguido, garantizando la supervivencia futura de la especie.
Asimismo, ve necesario aumentar la vigilancia y control de la especie por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, de las administraciones públicas, de los cotos de caza y asociaciones de cazadores.
En concreto, apunta que en el Sur del Duero debería extremarse la protección de la especie porque ni las poblaciones ni sus hábitats están en buen estado favorable de conservación.
Según el informe, hay comunidades autónomas como Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana o Andalucía, donde existe una "mayoría social que demanda la presencia del lobo en los ecosistemas ibéricos", por lo que ve "muy necesario" que las administraciones públicas acaten la normativa europea y permitan que el lobo recolonice sus territorios históricos.
Del mismo modo, aboga por implementar iniciativas que permitan garantizar el flujo de especies a través de los llamados 'corredores biológicos' seguros, como el proyecto 'Pan European Green Corridor' (Corredor Verde Pan-Europeo), que permite interconectar desde Rumanía todos los países de la Europa Meridional hasta la zona más noroccidental de Galicia.
En el mismo sentido, reclama minimizar el impacto que causan las infraestructuras lineales que fragmentan el territorio, desarrollando pasos de fauna adecuados para cada especie y entorno.

Fuente: http://www.ecoticias.com/naturaleza/181869/Medio-millar-de-lobos-mueren-a-manos-de-cazadores-furtivos-o-envenenados?utm_source=MailingList&utm_medium=email&utm_campaign=15%2F03%2F2018

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento