Entre 50 y 300 especies se extinguen diariamente en el mundo

Los científicos reconocen que hay cerca de 13 millones de especies, aunque las estimaciones varían entre 3 y 100 millones. Para 2050 se calcula 40% de pérdida de biodiversidad original en América.  Hace 25 años, 196 países, refrendaron en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro un compromiso con el planeta.
 
Aunque usted no lo crea la diversidad biológica también tiene su día internacional. Se celebra todos los 22 de mayo, para conmemorar (desde diciembre de 2000 a pedido de la Asamblea General de las Naciones Unidas) la aprobación de un convenio de diversidad biológica que entró en vigor en 1993, por 196 países, cuya acta final se refrenda en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro.
En la misma se acuerda aumentar la comprensión y la conciencia sobre las variedad de especies y genética que brinda la naturaleza, para garantizar su existencia y desarrollo. Y se entiende la biodiversidad como la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos los ecosistemas terrestres, marinos, acuáticos, así como los complejos procesos ecológicos de los que estos forman parte, y la genética (diversidad dentro de cada especie). Son la amplia variedad de plantas, animales y microorganismos existentes en el planeta.
Tres son los objetivos principales que se mantienen en la lucha: la conservación de la diversidad biológica, la utilización sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos. Además, de promover medidas que conduzcan a un futuro sostenible.
¿Por qué? Pues simple: se estima que cada día se extinguen entre 50 y 300 especies y, aunque esto forma parte del curso natural de la Tierra, el hombre ha acelerado el ritmo de destrucción. De hecho, no sólo están desapareciendo especies valiosas sino también ecosistemas enteros.
Según el portal naturahoy.com, hasta la fecha, se han identificado unos 1,75 millones de especies (la mayoría criaturas pequeñas, como insectos). Además, los científicos reconocen que hay cerca de 13 millones de especies, aunque las estimaciones varían entre 3 y 100 millones.
Casi 600 científicos de más de 100 países publicaron a inicios de abril de este año un informe sobre el estado de la biodiversidad en el planeta. El mismo fue realizado por el Panel Científico-Normativo Intergubernamental para la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES, por sus siglas en inglés) e incluye advertencias sobre los “serios peligros” que la degradación del planeta implica para los humanos.
Según una entrevista que hizo el portal sostenibilidad.semana.com a María Elena Zaccagnini, argentina y una de las líderes de un estudio internacional sobre el estado de la biodiversidad en el planeta,  “estamos en tendencias decrecientes de muchos, sino todos los grandes grupos de plantas y animales, y de deterioro de sus hábitats. De modo que es un resultado posible, y si no se toman medidas para revertir estas tendencias, es posible pensar o anticipar muchas extinciones de especies y grupos para un siglo por venir”.
Zaccagini indicó, asimismo, que estamos frente a riesgos de disponibilidad del agua, “y eso trae problemas de seguridad en la salud y el bienestar. Por lo tanto, habrá que incentivar el uso de tecnologías limpias, y formas de acceso al agua de calidad para sostener a la población humana y la biodiversidad que también necesita de agua de calidad y en cantidad adecuada”.
De hecho, indicó que en América más del 50% de la población tiene problemas de seguridad de agua, desde 1960 se ha disminuido en 50% las fuentes renovables de agua dulce, 72% y 66% respectivamente de los bosques secos tropicales de Centroamérica y el Caribe se han convertido en paisajes dominados por humanos en los últimos 500 años, la huella ecológica de los humanos en América ha aumentado entre 200% y 300% desde 1960 y para 2050 se calcula 40% de pérdida de biodiversidad original en las Américas.
Ante esto, a través de planes, en diferentes países buscan impulsar medidas efectivas y urgentes para detener la pérdida de diversidad biológica para que en 2020 los ecosistemas tengan capacidad de recuperación y sigan suministrando servicios esenciales. La idea es asegurar la variedad de la vida del planeta y contribuir al bienestar humano y a la erradicación de la pobreza.
En esta edición el tema a abordar es “25 años defendiendo la biodiversidad“, de acuerdo con la ONU.

Leer en: JGD https://www.elciudadano.cl/mundo/entre-50-y-300-especies-se-extinguen-en-el-mundo/05/22/#ixzz5GL8OJDlA
---------------
El anfibio más grande del mundo está en peligro de extinción por ser un manjar en China
Salamandra gigante china (.)
 
La salamandra china gigante (Andrias davidianus) es el anfibio más grande del mundo. Puede llegar a medir 1,8 metros y pesar alrededor de 64 kilos y es una especie endémica de los riachuelos de las zonas boscosas y montañosas del este de China. Por desgracia, este animal increíble se enfrentan a la extinción inminente por culpa de la caza furtiva ilegal, que los vende como alimento de lujo, según ha alertado un estudio publicado en la revista Current Biology.
Para los chinos este animal es un símbolo de longevidad, dado que puede vivir hasta 200 años y la especie lleva 350 millones de años sobre la faz de la Tierra. Se ha usarlo tradicionalmente como componente en la medicina tradicional china. Pero, además es un ingrediente de lujo en su país natal, y algunos ejemplares pueden llegar a venderse por 1.200 euros o pagar en un restaurante hasta 780 dólares por un plato elaborado con carne de este animal. Esta demanda humana ha devastado las poblaciones silvestres, dejándolas en peligro crítico.
”La sobreexplotación de estos increíbles animales para el consumo humano ha tenido un efecto catastrófico en su número de ejemplares en la naturaleza en un lapso de tiempo sorprendentemente corto”, ha indicado Samuel Turvey, de la Sociedad Zoológica de Londres y uno de los investigadores del estudio. “A menos que se pongan en práctica medidas de conservación coordinadas de manera urgente, el futuro del anfibio más grande del mundo está en grave peligro”, ha alertado.
Para evaluar el estado de estas poblaciones silvestres, un equipo internacional de investigadores realizó la encuesta más exhaustiva de poblaciones silvestres hasta la fecha. Durante tres años los científicos llevaron a cabo 2.872 entrevistas y varios estudios de campo en China, sobre todo cerca de ríos, el hábitat predilecto de este anfibio.
Reintroducción bienintencionada pero peligrosa
Los resultados revelan algunas sorpresas. Por un lado, la genética sugiere que lo que antes se pensaba que era una única especie en realidad podría ser cinco especies. Y como se desconocía este detalle científico, los esfuerzos de conservación no tuvieron en cuenta las diferencias de los animales.
"La cría y posterior liberación de las salamandras en la naturaleza para conservarlas las está perjudicando, ya que no se toman en cuenta sus diferencias genéticas, lo que conduce a una homogeneización genética de la especie".
El estudio alerta que la cría y posterior liberación de las salamandras en la naturaleza para conservarlas las está perjudicando, ya que no se toman en cuenta sus diferencias genéticas, lo que conduce a una “homogeneización genética de la especie”.
”No nos sorprendió descubrir más de una especie, como sugirió un estudio anterior, pero el grado de diversidad —tal vez hasta ocho especies— descubierto por los análisis nos dejó sorprendidos”, ha dicho Jing Che, del Instituto Kunming de Zoología de la Academia China de Ciencias. El estudio lamenta que se reintroduzcan en la naturaleza modelos “híbridos” aunque sea parte de políticas de conservación bien intencionadas.
A menos que se pongan en práctica medidas de conservación coordinadas de manera urgente, el futuro del anfibio más grande del mundo está en grave peligro
Samuel Turvey (Sociedad Zoológica de Londres y uno de los investigadores del estudio)
Pero no toda la esperanza está perdida. Los investigadores dicen que el último trabajo podría modificar los programas chinos de liberación cautiva, centrándose en la conservación de linajes genéticos. El gran número de salamandras gigantes en granjas, las cuales muchas de ella probablemente se capturaron recientemente de la naturaleza, aún pueden contener algunas de estas líneas genéticas originales, señala Turvey.
Los investigadores del estudio creen que para una conservación exitosa, la caza furtiva también debe detenerse: una tarea masiva que requerirá una acción gubernamental eficiente. Debe castigarse su captura y los ejemplares capturados en estado salvaje deben ser devueltos apropiadamente a su entorno. “No tiene sentido la reintroducción de animales a la naturaleza si van a ser cazados de inmediato”, agrega Turvey.

Fuente: La Vanguardia-Natural

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia