Más de la mitad de los jóvenes tienen una relación de dependencia con los móviles

Los resultados de una investigación llevada adelante en Europa apuntan a que un 57,5% de los menores de 18 años experimentan problemas asociados al uso y abuso de los smartphones. El estudio ha incidido además en la relación entre la utilización excesiva de las tecnologías de la información y la comunicación de la población general y los síntomas de estrés, dificultades para realizar tareas complejas, como el pensamiento abstracto, la autoconciencia y la planificación.  La generalización de los teléfonos inteligentes ha supuesto un cambio de paradigma.

El uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) se ha generalizado en todo el mundo, aportando enormes beneficios, pero también riesgos importantes. El mal uso de estos dispositivos y aplicaciones se relaciona con problemas de salud mental y fallos de comportamiento en actividades de la vida diaria.
En total, han sido encuestadas 1.276 personas de 80 países, residentes en España o países hispanohablantes
El estudio publicado recientemente en la revista Adicciones ofrece resultados sobre estos problemas por primera vez en la población general. Los investigadores han administrado diferentes cuestionarios en todos los grupos de edad y en distintos entornos geográficos y culturales. En total, han sido encuestadas 1.276 personas de 80 países diferentes, todas ellas residentes en España o países hispanohablantes.
“Los seres humanos han ido asimilando a gran velocidad todos estos avances, sin tener tiempo para hacerlo de una forma racional. Algunas poblaciones son especialmente vulnerables, como los niños y adolescentes, o los adultos con problemas psicológicos”, señala Gloria Rojo, terapeuta ocupacional e investigadora de la URJC.
Estrés y dificultades para realizar tareas complejas
En este sentido, el estudio se ha centrado también en la relación entre el abuso de las TIC y los síntomas de estrés o dificultades para realizar tareas complejas, como el pensamiento abstracto, la autoconciencia y la planificación (destrezas desarrolladas en la corteza prefrontal del cerebro humano). “Los resultados muestran una estrecha relación entre problemas con el uso de todos los dispositivos o recursos explorados y síntomas de mal funcionamiento prefrontal en la vida diaria, riesgo de mala salud mental y estrés percibido”, añade Gloria Rojo.
Entre los principales datos que ofrece esta investigación destaca que un 57,5% de los encuestados menores de 18 años presentan un uso problemático del móvil (un 7,9% de dependencia). A esta cifra le siguen un 45,1% en el uso problemático de internet (8,6% de dependencia), un 39% en la mensajería instantánea (10,7%), un 25,3% en redes sociales (6,1%) y un 10,9% en videojuegos (1,9%). A raíz de estos resultados, la investigadora de la URJC sugiere que es necesario “reconsiderar la relación que los seres humanos establecen con estas tecnologías y las consecuencias que un mal uso puede acarrear”. Además, a través de los sucesivos grupos de edad estos datos se mantienen bastante estables, siendo más altos en estudiantes universitarios.
Respecto a las diferencias por sexo, los hombres obtienen puntuaciones más altas en las escalas de ‘Internet’ y ‘videojuegos’ y las mujeres más en ‘móvil’, ‘mensajería instantánea’ y ‘redes sociales’. Los varones presentan también más síntomas prefrontales en general y las mujeres en problemas de control emocional.
Algunas poblaciones son especialmente vulnerables a los efectos negativos de las TIC, como niños, adolescentes y adultos con problemas psicológicos
Para llevar a cabo este trabajo, el grupo de investigación CAD-4 ha contado con la participación anónima y voluntaria de los encuestados. El equipo está compuesto por científicos del Instituto de Adicciones de Madrid Salud (Ayuntamiento de Madrid), de la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad Francisco de Vitoria y la Universidad Rey Juan Carlos.
Desarrollo incesante de aplicaciones
La aparición de las TIC se puede describir a partir de dos hitos importantes: la disponibilidad de internet en los hogares a finales del siglo XX y la aparición de los teléfonos móviles inteligentes o smartphones a mediados de la década pasada. “La incorporación de estas tecnologías y el desarrollo incesante de aplicaciones ha permitido llevar en una mano una enciclopedia, toda la música, comunicación inmediata con cualquier lugar del mundo e infinidad de juegos, entre otras muchas cosas”, subraya Gloria Rojo.
Con el objetivo de investigar y proporcionar atención psicológica a quienes han perdido el control en el uso deiInternet o los móviles, el Plan Nacional sobre Drogas ha incorporado esta problemática entre sus competencias. La investigadora de la URJC valora positivamente esta acción y añade que “se requieren políticas educativas que desarrollen estrategias de control personal desde tempranas edades, puesto que el uso de las TIC se inicia cada vez más pronto, cuando los niños ni siquiera cuentan con capacidad cerebral para controlar su comportamiento”.

Referencia bibliográfica
Pedrero-Pérez, E. J., de León, J. M. R. S., Rojo-Mota, G., Llanero-Luque, M., Pedrero-Aguilar, J., Morales-Alonso, S. y Puerta-García, C . "Problematic use of Internet, video games, mobile phones, instant messaging and social networks using MULTICAGE-TIC". Adicciones, 30(1), 19-32. doi: 10.20882/adicciones.806.
Fuente: URJC - Imagenes: ‪diariodeavisos.elespanol.com‬ - ‪Diario Público‬







Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

España: Este cachalote murió por una indigestión de plásticos