La “huella humana” ha degradado un tercio de las áreas protegidas del mundo

La "huella humana" como la construcción de carreteras, el pasto y la urbanización, entre otras, afecta a un tercio de las áreas protegidas del mundo, casi 6 millones de kilómetros cuadrados, según un estudio publicado por la revista especializada "Science".
 
El informe, dirigido por Kendall Jones, de la Universidad de Queensland en Australia, denuncia la intensa presión humana que sufre esta presuntamente superficie protegida, equivalente al doble del tamaño de Alaska (EEUU).
“Una red de áreas protegidas bien administrada es esencial para salvar especies. Si permitimos que se degrade esta red, no hay duda de que las pérdidas de biodiversidad se verán exacerbadas”, señala Jones.
El estudio es un control del cumplimiento de los compromisos adquiridos bajo el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), firmado en 1992 con el objetivo de detener la pérdida de biodiversidad a través de la creación de áreas protegidas.
Desde ese año, la extensión global de los lugares protegidos se ha duplicado aproximadamente, ya que estas zonas cubren ahora más del 15 % del área terrestre, pero se ha demostrado que el reconocimiento bajo esta denominación no es suficiente para impedir la acción humana agresiva.
La huella humana
Aunque los objetivos de gestión difieren, desde áreas estrictas de conservación de la biodiversidad hasta zonas que permiten ciertas actividades humanas y la extracción sostenible de recursos, el objetivo principal de todas las zonas protegidas es conservar la naturaleza.
La investigación, titulada “Huella humana”, determinó que el 32,8 por ciento de la tierra protegida está “altamente” degradada.
En lo que se refiere a las áreas protegidas creadas antes de que el CDB fuera ratificado en 1992, el 55 por ciento ha experimentado aumentos de presión humana desde entonces.
“Los gobiernos afirman que estos lugares están protegidos por el bien de la naturaleza, cuando en realidad no lo están. Esta es una de las principales razones por las que la biodiversidad aún está en declive catastrófico“, apuntan los investigadores en su artículo.
Las áreas protegidas más impactadas se encontraron en Asia, Europa y África, en lugares con poblaciones humanas “masivas”, según el estudio.
Para Jones y su equipo, es “crucial” que los países reconozcan los logros de conservación que se pueden conseguir mejorando y restaurando áreas protegidas degradadas, al tiempo que se respetan las necesidades de la población local.
El alto nivel de blindaje funciona
Las áreas con más blindaje, como el Madidi boliviano, tienen tasas más bajas de presión humana.
EFE/Ian Kellett/WCS

A pesar de que la tónica del informe es negativa, los autores destacan que las áreas protegidas con objetivos estrictos, es decir con niveles altos de blindaje, están sujetas a tasas considerablemente más bajas de presión humana.
Algunas de estas zonas protegidas menos impactadas incluyen el Santuario de Vida Silvestre Keo Seima en Camboya, el Parque Nacional Madidi en Bolivia y la Reserva de la Biosfera Yasuní en Ecuador, lugares donde la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre (WCS, en sus siglas en inglés) ha realizado considerables inversiones de conservación y, por lo tanto, ha logrado evitar la degradación.
“Sabemos que las áreas protegidas funcionan: cuando están bien financiadas, bien administradas y bien ubicadas, son extremadamente eficaces para detener las amenazas que causan la pérdida de biodiversidad y garantizar las especies al borde de la extinción”, apunta el también profesor de la Universidad de Queensland James Watson, coautor del estudio.

Fuente: EFEverde

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

El espejismo de "reciclar" plástico

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno