Las moscas macho encuentran la eyaculación placentera

Un estudio publicado en Current Biology muestra que la naturaleza gratificante de la eyaculación se conserva entre los animales, desde las moscas a los mamíferos. Esto añade evidencia de que manipular la experiencia sexual en las moscas afecta a su interés en la ingesta de alcohol, dicen los investigadores.

"El apareamiento exitoso es naturalmente gratificante para las moscas macho y aumenta los niveles de un pequeño péptido en el cerebro llamado Neuropéptido F", explica Galit Shohat-Ophir, de la Universidad Bar-Ilan, en Israel. "Las moscas macho que están privadas sexualmente tienen una mayor motivación por consumir alcohol como una recompensa alternativa", añade.
Shohat-Ophir, junto con el autor principal del estudio Shir Zer-Krispil y sus colegas, en colaboración con el Campos de Investigación Janelia del Instituto Médico Howard Hughes, en Estados Unidos, llegaron a estas conclusiones al aprovechar las herramientas optogenéticas. Estas herramientas permiten a los científicos manipular genéticamente moscas de la fruta de manera que es posible activar neuronas particulares con luz.
En sus estudios, utilizaron moscas en las que las neuronas que expresaban el neuropéptido corazonina (CRZ) podían encenderse "con" la exposición a la luz roja. La evidencia anterior muestra que las neuronas CRZ en el abdomen de la mosca disparan la liberación de esperma y fluido seminal. Al examinar las moscas de esta manera, los investigadores pudieron explorar las recompensas asociadas con la eyaculación además de otros aspectos de un encuentro sexual.
Un estudio publicado en Current Biology muestra que la naturaleza gratificante de la eyaculación se conserva entre los animales, desde las moscas a los mamíferos.
"Queríamos saber qué parte del proceso de apareamiento implica el valor gratificante para las moscas --dice Shohat-Ophir--. ¿Las acciones que los machos realizan durante el cortejo? ¿Las feromonas de una hembra? ¿El último paso del apareamiento, que es la liberación de esperma y líquido seminal?".
Para descubrir si la eyaculación produjo una respuesta placentera inmediata, los investigadores utilizaron un campo en el que un lado emitió una luz roja para activar la activación optogenética de las neuronas CRZ y rastrearon dónde optaron por pasar su tiempo los machos. Esos experimentos mostraron que las moscas mostraron una fuerte preferencia por la luz roja, lo que implica que la eyaculación en sí misma es una experiencia gratificante.
Entonces, entrenaron a las moscas para asociar la luz roja y la eyaculación con un olor particular y luego evaluaron si las moscas preferían el aroma que les recordaba a esa experiencia pasada de eyaculación. Y lo hicieron. Después de unos días de activación repetida de las neuronas CRZ, los machos de la mosca de la fruta tenían altos niveles de neuropéptido F en sus cerebros, similar a los machos que realmente se aparearon con sus parejas femeninas.
Cuando a esos machos se les dio la opción de elegir entre comida líquida y comida líquida enriquecida con alcohol, preferían la comida sin alcohol. Por el contrario, las moscas de control y los machos manipulados que no están expuestos a la luz roja prefieren el alcohol.
Principios de procesamiento de la recompensa conservados en los animales
"Los principios por los cuales el cerebro procesa la recompensa están extremadamente conservados en todos los animales. Es una maquinaria realmente básica todos los días que ayuda a los animales a sobrevivir --destaca Shohat-Ophir--. Las drogas usan los mismos sistemas en el cerebro que se utilizan para procesar recompensas naturales.
Esto nos permite utilizar organismos modelo simples para estudiar aspectos de la adicción a las drogas, incluida la interacción entre recompensas naturales y de drogas y la conexión entre la experiencia y los mecanismos que subyacen al riesgo de desarrollar adicción a las drogas".
Los investigadores dicen que continuarán explorando cómo la información sobre la eyaculación o el apareamiento exitoso llega al cerebro. También quieren usar sus hallazgos para comprender mejor el riesgo de una persona de desarrollar una adicción, señalando que el riesgo de adicción está influenciado por una combinación de mecanismos moleculares y neuronales que influyen en la probabilidad de progresar desde la exposición inicial al fármaco al uso repetido.

Por: ECOticias.com / Red / Agencias

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia