La mejor vacuna es reducir los residuos

La aparición de la COVID-19 ha producido una revitalización de los productos de un solo uso, especialmente los destinados a la protección personal contra la pandemia, como mascarillas quirúrgicas o guantes de plástico. Estos objetos, han traspasado los ámbitos donde se utilizaban, sanitario y asistencial, para ser usados por un gran porcentaje de la población en su vida cotidiana. Son productos con una vida útil que dura minutos o, como mucho, horas, y que se fabrican a partir de materiales no biodegradables, procedentes en su mayoría del petróleo. Actualmente, su reciclaje es nulo.

Por: Ecologistas en Acción

En consecuencia, estos objetos de usar y tirar tienen tres posibles destinos: su cremación en las incineradoras de residuos municipales, su deposición en vertederos, o, en el peor de los casos, su dispersión por el medio, terrestre en primera instancia, pero con bastantes posibilidades de llegar a ríos y mares.

Esta dispersión de mascarillas y guantes por los diferentes ecosistemas, que se calcula pueden permanecer allí hasta 400 años, dispersa un subproducto procedente de su degradación, que se infiltra en el interior de los cuerpos de los seres vivos: los microplásticos. Estos se han encontrado en los aparatos digestivos de los animales y hasta en la sangre de los seres humanos.
En estos tiempos de obligatoriedad de llevar boca y nariz tapadas, podemos hacer un cálculo aproximado de cuántas mascarillas quirúrgicas se consumen por cada millón de habitantes y qué cantidad de materiales (polipropileno) se necesitan para producirlas y, una vez desechadas, cuántas toneladas de recursos se quemarán, se verterán o acabarán dispersas por todos los rincones del globo.
#LaMejorVacuna
A corto plazo, mientras dure la pandemia, es imprescindible eliminar las mascarillas quirúrgicas de las calles. Hay una alternativa reutilizable que ofrece una protección equivalente: las mascarillas de tela homologadas.
Un escenario pospandemia se tiene que caracterizar por la desaparición de los productos de un solo uso, que inaugure una nueva relación de la humanidad con los recursos, con un firme decrecimiento de su consumo, y priorizando la reutilización y el reciclaje. Esta nueva economía modificaría esencialmente la concepción de lo que se considera residuo y, en consecuencia, de su volumen, características y toxicidad.

Fuentes: Ecologistas en acción https://www.ecologistasenaccion.org/167371/la-mejor-vacuna-es-reducir-residuos/+

 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

ARGENTINA: Aguas de nadie. Buscan ponerle un freno global a la depredación en los océanos