Recuerda Chernóbil

Ecologistas en Acción recuerda el accidente de Chernóbil (Ucrania, 26 de abril de 1986) con la campaña “Desenchufa la energía nuclear”, en la que participan organizaciones ecologistas y sociales, así como comercializadoras de electricidad 100 % renovable, para poner fin al uso de la energía nuclear por la vía de que los consumidores y las consumidoras no usen electricidad de procedencia nuclear.

 
El accidente de Chernóbil puso de manifiesto el enorme riesgo de mantener las centrales nucleares en funcionamiento y mostró que los efectos de un posible accidente superan las fronteras y se extienden a varios países. De hecho, la nube radiactiva recorrió la mayor parte de Europa y afectó principalmente a Bielorrusia y Rusia, además de Ucrania. El número de víctimas de la radiación, especialmente entre los liquidadores que lucharon contra el accidente, se acerca a 200.000 según la Academia de Ciencias Rusa. La situación de riesgo en la central se había incrementado por el mal estado del sarcófago que se construyó de forma apresurada tras el accidente y que sufrió derrumbes en 2014 y 2015. Dado el estado del núcleo del reactor que se encuentra fundido y no puede desmantelarse, se ha instalado un nuevo sarcófago de dimensiones colosales fabricado por la compañía francesa Areva, que de esta manera también se beneficiaría de la catástrofe.
La única forma de evitar futuros accidentes como los de Chernóbil o Fukushima es proceder al cierre escalonado de centrales nucleares lo antes posible. Para ello proponemos a la ciudadanía que tome las medidas que permitan acometer este cierre procediendo a “desenchufarse” de la energía nuclear.
La propuesta de esta campaña es que los usuarios y usuarias acometan las medidas que permitan disminuir el consumo doméstico. Estas son medidas de ahorro y eficiencia sencillas como la mejora del aislamiento de las viviendas, la instalación de dobles vidrios en las ventanas, el uso de luz natural siempre que sea posible y la incorporación de ledes en la iluminación, la instalación gradual de electrodomésticos eficientes cuando los antiguos se vayan estropeando y, finalmente y de forma general, la asunción de unos hábitos de consumo austeros.
Además de tomar estas medidas proponen el cambio de las comercializadoras de electricidad convencionales por las comercializadoras que venden energía de origen renovable certificada.
    •    Nivel 1: Te proponemos reducir tu consumo durante un día.
    •    Nivel 2: Reduce tu consumo de forma permanente.
    •    Nivel 3: Cámbiate a una comercializadora 100 % renovable.
    •    Nivel 4: Produce tu propia energía.

Fuentes: Ecologistas en acción https://www.ecologistasenaccion.org/26486/recuerda-chernobil/
-------
Después del accidente nuclear, Chernóbil se convirtió en un refugio de vida silvestre

Hace 35 años, la Organización de Naciones Unidas "reconoció" la muerte de 31 trabajadores de la planta nuclear. Más de 100 mil fallecidos se registraron de manera posterior, a causa de cánceres provocados por la explosión. Asentamientos humanos, como la ciudad de Prípiat, son hoy pueblos fantasma. Después de la explosión de Chernóbil en 1986, la actividad humana paró de súbito en esa zona de Ucrania. Hoy, es un santuario de 2 mil 400 kilómetros cuadrados destinado para especies en peligro de extinción.

Por: Andrea Fischer

¿Qué pasó en 1986?
Uno de los estandartes de la carrera científica de la Unión Soviética durante la Guerra Fría fue la tecnología nuclear. Por esta razón, la URSS empleó gran parte de su fuerza económica en desarrollar y establecer plantas nucleares que generasen energía de vanguardia, con la promesa de que sería más limpia que las alternativas fósiles.
A pesar de eso, a raíz de un descuido en los niveles de los reactores nucleares, uno de ellos sufrió una explosión masiva en abril de 1986. Como consecuencia, la detonación emitió 400 veces más radiación que una bomba atómica que devastó Hiroshima.
A partir de entonces, el país ha realizado campañas de limpieza exhaustivas. Para evitar más daños a la vida humana, desde finales de los 80, se creó una zona restringida alrededor de la planta con cerca de 2 mil 400 metros cuadrados. Por lo cual, cerca de 350 mil personas han sido evacuadas de las cercanías de Chernóbil. Lo más probable es que nunca regresen.
Te sugerimos: Descubren nuevas especies y otras que se creían extintas en un bosque de niebla en Bolivia
¿Qué pasa con la vida silvestre en Chernobyl a 35 años del accidente nuclear?

Foto: Sergei SUPINSKY / AFP

A pesar de que los trabajos de limpieza empezaron inmediatamente después del accidente, hoy en día los niveles de radiación son todavía muy peligrosos para la vida humana. Aunque no existen números claros sobre las consecuencias en la salud de las personas afectadas, hay registros de diversos tipos de cánceres decantados de la contaminación nuclear.
Sin embargo, el éxodo tan rápido de las poblaciones humanas dio pie a que la naturaleza recuperara el territorio. Con los años, la vegetación resurgió sobre los edificios abandonados. Muy pronto, Chernóbil se convirtió en una reserva ecológica para caballos, aves, bisontes, osos, linces y roedores salvajes que fueron clasificados como amenazados durante el siglo XX.
Quizá el caso más icónico es el de los caballos de Przewalski, una especie salvaje que había reducido sus poblaciones significativamente en Asia. Anteriormente ampliamente distribuidos en el desierto de Gobi en China, durante la segunda mitad del siglo pasado fueron cazados hasta la extinción. Hoy, lenta y paradójicamente vuelven a poblar las inmediaciones de Chernóbil.
El condicionante de la contaminación nuclear ha mantenido fuera a los seres humanos. Con la excepción de algunos turistas que buscan el morbo de presenciar lo que quedó, el estado no permite la entrada a la zona afectada. Hasta hoy, el registro es que el área quede inhabitable para los seres humanos durante siglos. Por esto, se espera que Chernóbil permanezca como reserva natural en el largo plazo.

Foto de portada: : Getty Images


 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

ARGENTINA: Aguas de nadie. Buscan ponerle un freno global a la depredación en los océanos