Réquiem por una especie

A veces, enfrentarse a la verdad es demasiado duro. Cuando los hechos son angustiosos, es más fácil reformularlos o ignorarlos. En todo el mundo, sólo unos pocos se han enfrentado realmente a los hechos del calentamiento global. Aparte de los "negacionistas" del clima, la mayoría de la gente no descree de lo que los científicos del clima han estado diciendo sobre las calamidades que se espera que nos ocurran. Pero aceptar intelectualmente no es lo mismo que aceptar emocionalmente la posibilidad de que el mundo tal y como lo conocemos se dirija hacia un horrible final. Lo mismo ocurre con nuestra propia muerte; todos "aceptamos" que vamos a morir, pero sólo cuando la muerte es inminente nos enfrentamos al verdadero significado de nuestra mortalidad.

Por Clive Hamilton-

En los últimos cinco años, casi todos los avances de la ciencia del clima han pintado un panorama más inquietante del futuro. La conclusión reticente de los más eminentes científicos del clima es que el mundo se encamina ahora hacia un futuro muy desagradable y que es demasiado tarde para detenerlo.

Tras la fachada de distanciamiento científico, los propios científicos del clima muestran ahora un estado de ánimo de pánico apenas reprimido. Nadie está dispuesto a decir públicamente lo que la ciencia del clima nos dice: que ya no podemos evitar un calentamiento global que, en este siglo, traerá consigo un mundo radicalmente transformado y mucho más hostil para la supervivencia y el florecimiento de la vida.
Réquiem por una especie es un libro sobre las fragilidades de la especie humana, la perversidad de nuestras instituciones y las disposiciones psicológicas que nos han llevado por un camino autodestructivo.
Ya no se trata de una expectativa de lo que podría suceder si no actuamos pronto; esto sucederá, incluso con la evaluación más optimista de cómo podría responder el mundo.
La conferencia de Copenhague de diciembre de 2009 fue la última esperanza para que la humanidad se alejara del abismo. Pero un compromiso vinculante de las principales naciones contaminantes para cambiar sus economías inmediatamente hacia una senda de rápida reducción de las emisiones resultó demasiado difícil. A la luz de la feroz urgencia de actuar, en la conferencia de Copenhague se tuvo la sensación de que estábamos asistiendo no tanto a la creación de la historia, sino a su final.

Algunos científicos del clima se sienten culpables de no haber dado la voz de alarma antes, para que pudiéramos haber actuado a tiempo. Pero no es culpa suya. Como sostengo en Réquiem por una especie, a pesar de nuestras pretensiones de racionalidad, los hechos científicos luchan contra fuerzas más poderosas.
Aparte de los factores institucionales que han impedido una actuación temprana -el poder de la industria, el auge de la política del dinero y la inercia burocrática-, nunca hemos creído realmente las funestas advertencias de los científicos. El optimismo irracional es una de las mayores virtudes de la humanidad y una de sus debilidades más peligrosas.
Primo Levi cita un viejo adagio alemán que resume nuestra resistencia psicológica a las advertencias científicas: "Las cosas cuya existencia no son moralmente posibles no pueden existir".
En el pasado, las advertencias medioambientales han adoptado a menudo un tono apocalíptico, y es de esperar que el público las reciba con cierto hastío. Sin embargo, el cambio climático es único entre las amenazas medioambientales porque sus riesgos han sido sistemáticamente subestimados tanto por los activistas como, hasta hace muy poco, por la mayoría de los científicos.
Los defensores del medio ambiente, personas naturalmente optimistas, han tardado en aceptar todas las implicaciones de la ciencia y se preocupan por inmovilizar al público con demasiado miedo. Ahora que el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero supera los peores escenarios de hace unos años y que se espera que pronto pasemos por puntos de inflexión que desencadenen cambios irreversibles en el clima, es evidente que las Casandras -los pesimistas del calentamiento global- están demostrando tener razón y las Pollyannas -los optimistas- están equivocados.
En el mito griego, Apolo concedió a Casandra el don de la profecía, pero cuando no le devolvió su amor, Apolo lanzó una maldición para que sus profecías no fueran creadas. Creo que los científicos del clima, que llevan dos décadas lanzando advertencias sobre el calentamiento global y sus impactos, deben sentirse a veces como Casandras maldecidas por Apolo, y nunca mejor dicho.
El optimismo irracional es una de las mayores virtudes de la humanidad y una de sus debilidades más peligrosas.

A lo largo de los años se han publicado numerosos libros e informes en los que se explica lo ominoso que parece el futuro y el poco tiempo que nos queda para actuar. Réquiem por una especie trata de por qué hemos ignorado esas advertencias. Es un libro sobre las debilidades de la especie humana, la perversidad de nuestras instituciones y las disposiciones psicológicas que nos han llevado por un camino autodestructivo.
Trata de nuestras extrañas obsesiones, de nuestra afición a evitar los hechos y, sobre todo, de nuestra arrogancia. Es la historia de una batalla en nuestro interior entre las fuerzas que deberían haber hecho que protegiéramos la Tierra -nuestra capacidad de razonar y nuestra conexión con la Naturaleza- y las que al final han vencido -nuestra codicia, materialismo y alienación de la Naturaleza-. Y trata de las consecuencias de estos fracasos en el siglo XXI.
Durante algunos años pude ver intelectualmente que la brecha entre las acciones exigidas por la ciencia y lo que nuestras instituciones políticas podían ofrecer era grande y probablemente insuperable, pero emocionalmente no podía aceptar lo que esto significaba realmente para el futuro del mundo. No fue hasta septiembre de 2008, tras leer varios libros, informes y artículos científicos nuevos, cuando me permití finalmente hacer el cambio y admitir que simplemente no vamos a actuar con nada parecido a la urgencia requerida.
La determinación de la humanidad de transformar el planeta para su propio beneficio material se está volviendo contra nosotros de la manera más espectacular, de modo que la crisis climática es ahora para la especie humana una crisis existencial.
Por un lado, sentí alivio: alivio por admitir por fin lo que mi cerebro racional me había estado diciendo; alivio por no tener que seguir gastando energía en falsas esperanzas; y alivio por poder soltar algo de rabia contra los políticos, los empresarios y los "escépticos" del clima que son en gran parte responsables de retrasar la acción contra el calentamiento global hasta que fue demasiado tarde.
Aceptar la realidad del cambio climático no significa que no debamos hacer nada. Reducir las emisiones globales de forma rápida y profunda puede al menos retrasar algunos de los peores efectos del calentamiento. Pero tarde o temprano debemos enfrentarnos a la verdad y tratar de entender por qué hemos permitido la situación a la que ahora nos enfrentamos. Aparte de la necesidad de entender cómo hemos llegado a este punto, la principal justificación del libro es que al exponer lo que nos espera podemos prepararnos mejor para ello.
Sin duda se me acusará de catastrofista. Las profecías catastrofistas siempre han sido de dos tipos. Algunas, como las de los cultos catastrofistas, se han basado en la creencia en una "verdad" revelada por una fuerza sobrenatural o en los delirios de un líder carismático. Tarde o temprano, los hechos se imponen y se demuestra que la profecía es errónea.
El empeño de la humanidad en transformar el planeta para su propio beneficio material se está volviendo contra nosotros de la manera más espectacular, de modo que la crisis climática es ahora para la especie humana una crisis existencial.
El segundo tipo se basa en la posibilidad de una catástrofe real, pero cuya probabilidad es exagerada. Las comunidades de supervivientes surgieron durante la Guerra Fría porque quienes se unieron a ellas estaban convencidos de que estallaría una guerra nuclear que llevaría al fin de la civilización. La probabilidad de que eso ocurra es real, pero la mayoría de la gente cree que es menor que la esperada por los supervivientes y estos últimos fueron acusados legítimamente de agoreros.
Hasta hace poco, el calentamiento global catastrófico entraba en esta última categoría, y cualquiera que predijera el fin de la civilización moderna era posiblemente culpable de exagerar los riesgos conocidos porque las proyecciones de calentamiento predominantes indicaban que había una buena posibilidad de que una acción temprana pudiera evitar un cambio climático peligroso.
Pero en los últimos años, las predicciones de los científicos sobre el cambio climático se han vuelto mucho más seguras y alarmantes, y ahora se esperan cambios mayores e irreversibles antes. Tras una década de escasa acción real, incluso con una evaluación muy optimista de la probabilidad de que el mundo tome las medidas necesarias y en ausencia de las llamadas incógnitas desconocidas, el cambio climático catastrófico es ahora prácticamente seguro.
Los "Pollyannas del Clima" adoptan la misma táctica que los catastrofistas, pero al revés: en lugar de tomar un riesgo muy pequeño de desastre y exagerarlo, toman un riesgo muy alto de desastre y lo minimizan.
En estas circunstancias, negarse a aceptar que nos enfrentamos a un futuro muy desagradable resulta perverso. La negación requiere una lectura errónea de la ciencia, una visión romántica de la capacidad de respuesta de las instituciones políticas o la fe en la intervención divina. Los "pollyannas" del clima adoptan la misma táctica que los catastrofistas, pero al revés: en lugar de tomar un riesgo muy pequeño de desastre y exagerarlo, toman un riesgo muy alto de desastre y lo minimizan.
Por supuesto, la razón más inmediata de "nuestro" fracaso en la lucha contra el calentamiento global ha sido el ejercicio sostenido, y a menudo despiadado, del poder político por parte de las corporaciones que pueden perder con el cambio a sistemas energéticos bajos en carbono. La historia de la influencia del lobby del carbono ha sido contada por varios autores y periodistas. Todos podemos ver lo que ha estado sucediendo.
Lo que resulta más desconcertante es por qué hemos permitido que esta gente impida que nuestros gobiernos actúen contra el calentamiento global. Podríamos haber rodeado los parlamentos, ocupado las centrales eléctricas de carbón y cerrado los CDB exigiendo que nuestros representantes aprobaran leyes fuertes para proteger el futuro de nuestros hijos. Pero no lo hicimos.
¿Por qué?

Clive Hamilton - Profesor de Ética Pública Charles Sturt - Universidad Nacional de Australia
Clive Hamilton es profesor de ética pública en el Centro de Filosofía Aplicada y Ética Pública de la Universidad Nacional de Australia. Ha ocupado puestos académicos de visita en la Universidad de Yale, la Universidad de Cambridge y la Universidad de Oxford. El profesor Hamilton ha publicado sobre una amplia gama de temas, pero es más conocido por sus libros, algunos de los cuales han sido éxitos de ventas. Su último libro, titulado Requiem for a Species: Por qué nos resistimos a la verdad sobre el cambio climático, fue publicado por Earthscan y Allen & Unwin en 2010. Su nuevo libro, Earthmasters: The dawn of the age of climate engineering, fue publicado por Yale University Press y Allen & Unwin en febrero de 2013.
Fuente: United Nations University - Universidad Nacional de Australia -

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

ARGENTINA: Aguas de nadie. Buscan ponerle un freno global a la depredación en los océanos