Enormes regiones están agotando sus recursos de agua potable

El verano pasado en el Hemisferio Norte fue uno de los más calurosos registrados en Europa, con temperaturas récord que enviaron a millones de personas en todo el continente a buscar refugio del calor. Este verano, advierten los expertos, no será diferente como resultado del cambio climático, incluso después de meses de bloqueo en todo el mundo, redujo las emisiones de carbono en un 17% en comparación con el año pasado.
 
Sin embargo, no son solo las olas de calor prolongadas las que deberían preocuparnos. Sino que éstas deberían agotar las fuentes de agua dulce. Se espera que gran parte de Francia, por ejemplo, sufra sequías prolongadas entre ahora y septiembre.
La escasez de agua no se limitará a Europa, por supuesto. En gran parte de África y Asia, donde las fuentes de agua dulce ya son escasas, las sequías extremas empeorarán las cosas para cientos de millones de personas en los próximos años.
Según las Naciones Unidas, alrededor de 800 millones de personas carecen incluso de acceso básico al agua potable en todo el mundo, mientras que al menos 2 mil millones de personas necesitan depender de fuentes de agua gravemente contaminadas, que propagan diarrea, cólera, disentería, fiebre tifoidea y otras enfermedades potencialmente mortales.
«Se estima que el agua potable contaminada causa 485,000 muertes por diarrea cada año», señala la ONU. De estas muertes, más de 360,000 son niños menores de 5 años. «Para 2025, la mitad de la población mundial vivirá en áreas con escasez de agua», agrega la ONU. «En los países menos adelantados, el 22% de las instalaciones de atención médica no tienen servicio de agua, el 21% no cuenta con servicios de saneamiento y el 22% no tiene servicio de gestión de desechos».
Peor aún, la actual pandemia de Covid-19 se suma a problemas de salud ya graves en comunidades sin fuentes adecuadas de agua dulce. En febrero de este año, los investigadores sugirieron que el nuevo coronavirus que causa la enfermedad de Covid-19 también podría propagarse en la orina y las heces humanas.
Se recomienda lavarse las manos regularmente como una forma efectiva de detener la transmisión del virus, pero en comunidades donde el agua dulce es escasa o está muy contaminada, o ambas cosas, incluso una forma de higiene tan básica está literalmente fuera del alcance de la mayoría de las personas.
Una solución al problema de la escasez de agua es el agua embotellada, ya que proporciona una fuente segura de agua para beber y otros usos. Sin embargo, esto solo puede ser una alternativa temporal y sabemos de los problemas ambientales que causan los envases de plástico. Una solución verdaderamente a largo plazo requiere nuevos enfoques para hacer frente a la escasez aguda de agua.
Algunas compañías están trabajando en esas soluciones al avanzar hacia botellas 100% reciclables, reutilizables o compostables, posibles gracias a innovaciones como los plásticos biodegradables. Avantium, una compañía bioquímica en los Países Bajos, es para quienes buscan producir en masa botellas a base de plantas que se descomponen naturalmente en un año. El proyecto está respaldado por Coca-Cola y Danone y podría ser un gran paso hacia la disminución de la contaminación plástica, particularmente los microplásticos, y reducir la dependencia de los combustibles fósiles.
Las crecientes presiones sobre los recursos de agua potable también significan que se necesita procesar más agua del océano para que esté disponible como agua potable. Por lo tanto, convertir el agua de mar en agua dulce a través de la desalinización impulsada por energías renovables como la energía solar y eólica probablemente se expandirá en escala. Si se realiza de forma sostenible, la desalinización puede garantizar una gran cantidad de agua dulce durante todo el año, incluso en paisajes resecos, como ya es el caso en Arabia Saudita, el mayor productor de agua desalinizada.
Además, las empresas, incluidas las agrícolas, pueden hacer su parte mejorando sus prácticas de gestión del agua dulce para desperdiciar mucho menos agua innecesariamente. Hacerlo a menudo debería comenzar evaluando los riesgos para el suministro de agua, incluidas las sequías prolongadas, con herramientas tecnológicas efectivas». La evaluación corporativa del riesgo del agua es el primer paso para la administración del agua y, de hecho, es el más importante», subraya Tom Williams, director de Water en El Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible.
La crisis del coronavirus está empujando a la sociedad a ser más sostenible y a las empresas a cambiar sus formas. El agua, quizás el recurso más importante, no debería excluirse de esta transformación.

Artículo en inglés: https://www.sustainability-times.com/environmental-protection/climate-change-and-covid-19-increase-pressure-on-potable-water-resources/ -  Imagenes: Josep Monter Martinez en Pixabay

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

ARGENTINA: Aguas de nadie. Buscan ponerle un freno global a la depredación en los océanos