Una minoría de ricos es responsable de gran parte del daño al clima que provoca la aviación

Hay un patrón que se repite en todo el mundo: quienes realizan viajes frecuentes en avión son también quienes tienen las rentas más altas. Según un estudio publicado este miércoles por la ONG inglesa de acción climática Possible. El estudio Estatus de élite: desigualdades globales en vuelos arroja datos como los siguientes: en Estados Unidos, solo el 12% de las personas realiza el 66% de los vuelos que se producen; en Francia, el 2% de las personas toma la mitad de los vuelos. En China, el 5% de los hogares coge el 40% de los vuelos del país. En la India, solo el 1% toma el 45% de los vuelos. Esta tendencia se repite en países como Canadá o Países Bajos. También en Reino Unido, donde solo el 15% de la población toma el 70% del total de vuelos.

Por Alba Mareca

En noviembre del año pasado, un estudio publicado en la revista Global Environmental Change ya apuntaba a que solo el 1% de la población mundial fue responsable en 2018 de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de la aviación. Según la misma investigación, las aerolíneas emitieron en ese año mil millones de toneladas de CO2 y se beneficiaron de un subsidio de 84 mil millones de euros al no pagar por el daño climático que causaron.
Más allá de los vuelos frecuentes, los hábitos de consumo de la gente rica ya han sido señalados en numerosas ocasiones por sus consecuencias para el clima. Según un informe reciente de Oxfam Intermón, el 10% más rico de la población europea lastra la reducción de emisiones en la UE y es responsable de un tercio de ellas.
Un impuesto para quienes viajan en avión de manera frecuente
Por eso, desde la ONG Possible consideran urgente actuar al respecto. En el caso de la aviación, proponen la implantación de un impuesto para viajeros frecuentes: «Un impuesto progresivo que aumenta a medida que alguien realiza más vuelos o recorre distancias mayores cada año», explican en su estudio. «Esto significa que las personas que ahorran para unas vacaciones anuales o para visitar a su familia no se verán afectadas injustamente, pero la mayoría que vuela varias veces al año pagará más. Esto nos permitirá abordar el cambio climático de una manera justa», añaden.
La aviación representa alrededor del 2% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, el impacto de este sector es del doble si se tienen en cuenta otros factores más allá de las emisiones de CO2.
Las restricciones asociadas a la crisis sanitaria provocada por la pandemia han reducido considerablemente los vuelos en el último año, trastocando un sector que no ha parado de crecer en los últimos años, con su correspondiente aumento en el impacto que su actividad tiene en el calentamiento global. En España, Air Europa fue la primera empresa rescatada por la crisis del COVID-19 al recibir una ayuda de 475 millones de euros en la que el Gobierno no contempla condiciones climáticas ni medioambientales.
Según una de las últimas encuestas climáticas realizadas por el Banco Europeo de Inversiones sobre hábitos individuales frente al cambio climático, lo más fácil para el 40% de la población europea sería dejar de volar. Lo piensa también el 43% de la población de China y el 38% de los estadounidenses. Lo prefieren a dejar de utilizar el coche o a abandonar el consumo de carne.

Fuentes: La marea climática [Foto: Un avión en Miami (Estados Unidos). EDUARDO VELAZCO / UNSPLASH] -  https://www.climatica.lamarea.com/una-minoria-de-ricos-es-responsable-de-gran-parte-del-dano-al-clima-que-provoca-la-aviacion/

 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

ARGENTINA: Aguas de nadie. Buscan ponerle un freno global a la depredación en los océanos