China: el gobierno admite los problemas creados por la presa de las Tres Gargantas





La presa de Tres Gargantas, el mayor proyecto hidroeléctrico del mundo, situado en el curso del río Yangtzé a orillas de la ciudad de Yichang, en el centro de China, ha provocado una serie de problemas geológicos, medioambientales y económicos que el Consejo de Estado ha tenido que admitir. Con pocos años de existencia, la situación actual provocada por la presa requiere una acción para frenar la contaminación, los riesgos contra los desastres naturales y mejorar el nivel de vida de los 1,4 millones de personas que fueron reubicados.
Aunque la transparencia que ha mostrado el gobierno chino en este asunto no deja de sorprender, hace ya algún tiempo que los problemas medioambientales relacionados con la gigantesca presa son de conocimiento público. En agosto del año pasado, por ejemplo, supimos que una capa de basura de unos 60 centímetros de grosor se acumula sobre un área de más de 50 mil metros cuadrados alrededor de la infraestructura, tan compacta que, de acuerdo con People’s Daily, en algunas zonas la gente puede caminar sobre ella.
Sobre esos 1,4 millones de personas que fueron forzados a abandonar sus hogares debido a la presa, cuya calidad de vida el gobierno ahora admite que debe mejorar, gira la película de Sanxia haoren Naturaleza muerta, de 2006. Una hermosa parte de las riberas del río Yangtzé fue inundada para crear un embalse para la presa, provocando un impresionante flujo migratorio cuyas consecuencias, por lo que se ve ahora, no fueron calculadas en toda su extensión.
Citado por The Guardian, el comunicado emitido por el gobierno chino sobre la situación actual con la presa señala que es necesario fortalecer la protección ecológica y controlar la contaminación en el área del embalse, así como prever y controlar los desastres geológicos. Precisamente, entre las críticas relacionadas con el medio ambiente que generó el proyecto de esta presa desde su concepción, están la erosión y la sedimentación. Actualmente, 80% de la tierra de la zona está experimentando erosión, lo que ha causado que alrededor de 40 millones de toneladas de sedimentos se depositen en el Yangtzé anualmente.
Además, el gobierno ha reconocido que el llenado del embalse ha incrementado la frecuencia de los terremotos, aunque negó que tuviera algo que ver con el sismo que sacudió el noroeste de Sichuan el 12 de mayo de 2008 y que mató a 87 mil personas. Y como señala el periódico inglés, un informe detallado publicado el año pasado por el Ministerio de Protección del Medio Ambiente halló contaminación generalizada de cobre zinc, plomo y amonio en los afluentes y lagos del Yangtzé.


Vía | www.guardian.co.uk

Fotografía | International Rivers

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques